El Consejo de Garantías Estatutarias (CGE) -el constitucional catalán- ha dado hoy vía libre a los presupuestos de la Generalitat para 2020, que podría aprobarse definitivamente en un pleno previsto para el 27 de abril. Las cuentas, ya pactadas con los comunes, suponen un aumento del gasto de 3.000 millones de euros respecto a los presupuestos prorrogados de 2017, pero no incorporan medidas específicas para responder a la crisis sanitaria y económica provocada por el Covid-19.

El vicepresidente de la Generalitat y dirigente de ERC, Pere Aragonès, ha urgido poco después a aprobar los Presupuestos del Govern que han rechazado todos los grupos de la oposición por desfasados, tras el estallido de la crisis del coronavirus. De hecho, una de las criticas recurrentes de la oposición al Govern ha sido por su negativa a aprobar medidas económicas excepcionales ante la crisis, más allá de la moratoria de algunas tasas, fiándolo todo a una futura reforma de los presupuestos.

Aragonés ha insistido hoy en que los presupuestos son la mejor herramienta para «poner en marcha un plan de choque para la reconstrucción económica y social», tras recriminar a Cs que haya retrasado la aprobación de las cuentas con el recurso ante el Consell de Garanties.

El grupo de Cs planteo el recurso ante el CGE el pasado 18 de marzo, agotando el plazo para ello, con el argumento de que las cuentas elaboradas por Aragonés no recogen la incidencia de la crisis sanitaria en las arcas autonómicas. El Govern ha cifrado en 1.800 millones de euros el sobrecoste sanitario de la gestión del Covid-19, que no está contemplado en estos presupuestos.