Un juzgado de Vitoria se ha rectificado a sí mismo y ha reconsiderado la orden que dictó el pasado día 30 de marzo para que de manera urgente, en el plazo de 24 horas, el Gobierno dotara a todos los agentes de la Ertzaintza de medidas de protección suficientes contra el coronavirus. Ahora, tras el recurso de reposición interpuesto por el Gobierno vasco, el Juzgado de lo Social número 3 de Vitoria acepta los argumentos del Departamento de Seguridad contra esas medidas cautelares. En la resolución se apunta que dadas las condiciones del mercado sería «ilusorio» y de «imposible materialización» tal medida en un sólo día.

El Ejecutivo ha informado de que el juez dictó la medida, tras la denuncia del sindicato EUSPEL, sin conocer las acciones de protección adoptadas, los equipos de protección suministrados, los operativos de limpieza llevados a cabo y los esfuerzos aplicados «con las restricciones del mercado existentes», informa el Ejecutivo.

La Administración recuerda que este caso pone de manifiesto las condiciones en las que se encuentra el mercado con una gran escasez de material y «la voraz especulación e incluso por comportamientos desleales entre Estados soberanos que aún hace más dificultosa la provisión». Ante ello, el juez entiende que «no resulta razonable o proporcionado» la exigencia que él mismo hizo y se limita a reclamar las medidas de proteción «en el menor tiempo posible y siempre que sea posible». El departamento destaca que en la resolución del recurso se subraya que la consejería actuó con «diligencia» al establecer turnos de limpieza de las instalaciones y entregar material de protección «además de la preparación de otro lote para su inmediata puesta a disposición y la previsión de otro suministro».

Recuerda también que la Audiencia Nacional ha emitido tres autos este miércoles en los que se rechaza con argumentos similares ordenar al Ministerio de Interior la entrega inmediata de equipos de protección individual y test de detección de la enfermedad».