El PSC ha suspendido de militancia al alcalde de Badalona, Àlex Pastor, y le ha pedido que deje sus cargos públicos después de que los Mossos d’Esquadra le hayan detenido por atentado a la autoridad tras ser interceptado en un control para garantizar el cumplimiento del confinamiento por el coronavirus.

«Con independencia de la valoración positiva que nos merece su gestión al frente del Ayuntamiento de Badalona, consideramos que los hechos acontecidos hoy son incompatibles con la militancia socialista y el ejercicio de cualquier cargo público», ha anunciado el PSC poco después de que se conociera la noticia.

Según han informado a Efe fuentes policiales, el alcalde de Badalona ha sido arrestado después de que los agentes pararan su vehículo en un control en Barcelona, en pleno confinamiento, porque circulaba con un vehículo haciendo eses.

El alcalde se ha encarado con los agentes, a los que, según algunos testigos, ha insistido en recordarles que era el alcalde de Badalona, y se ha negado a someterse a la prueba de alcoholemia, pese a que presentaba signos evidentes de encontrarse bajo los síntomas del alcohol, según las fuentes.

Xavier García Albiol, cuya lista ganó las últimas elecciones municipales, ha anunciado que comenzarán «conversaciones» para presentar una moción de censura contra Pastor

El aluvión de críticas en las redes sociales no se ha hecho esperar y, en un mensaje en Twitter, la exalcaldesa y concejala de Guanyem Badalona en Comú Dolors Sabater se ha ofrecido para «liderar un nuevo gobierno».

Ha vuelto a lanzar así su propuesta de ejecutivo de «concentración» con las principales fuerzas políticas a excepción del PPC para que la ciudad cuente con un «nuevo liderazgo».

Desde filas populares, Xavier García Albiol, cuya lista ganó las últimas elecciones municipales, ha anunciado que a partir de mañana comenzarán «conversaciones» para presentar una moción de censura contra Pastor, que ha sido inmediatamente suspendido de militancia por la dirección del PSC, que le ha exigido también que deje sus cargos públicos.

Por su parte, el edil de ERC Oriol Lladó ha exigido «seriedad, proyecto amplio y capacidad de generar consensos» para que Badalona «recupere la gobernabilidad» porque, a su juicio, el tablero político de la ciudad vuelve a estar en suspenso, como ocurrió hasta minutos antes del pleno de investidura el pasado junio.

«Los faroles no funcionarán en este caso», ha advertido a los socialistas.

Finalmente, la primera teniente de alcalde y líder de En Comú Podem, Aïda Llauradó, ha exigido la dimisión de Pastor, a quien ha urgido a «responsabilizarse de sus acciones», se ha dicho «asolada» por los «graves hechos» y ha asegurado que buscarán «las vías para restablecer los puentes de confianza con el pleno municipal».