El lehendakari Iñigo Urkullu estudia convocar elecciones autonómicas en julio, para lo que el próximo jueves convocará una Mesa de Partidos donde lo propondrá y contemplará dar por finalizada la declaración de Emergencia Sanitaria para proceder a la convocatoria de los comicios. Al inicio de la epidemia la situación obligó a aplazar la celebración de las elecciones previstas para el pasado 5 de abril. El aplazamiento se aprobó el pasado 16 de marzo y se acordó que la nueva fecha se acordaría de común acuerdo con las formaciones políticas.

Urkullu, que comparece esta mañana ante la Diputacion Permanente del Parlamento Vasco ha asegurado que las hipotesis de las autoridades sanitarias apuntan a que la tasa de contagio en julio sería la más baja y que en otoño «cuando aún no habrá vacuna» se eleva el riesgo de un rebrote. Ha señalado que la profundidad y dimensión de la crisis sanitaria exige tener un Gobierno «en plenitud de funciones» y un Parlamento «plenamente constituido». Un proceso para el que el periodo estival se antoja el más adecuado para afrontar el inicio del próximo curso político con las instituciones constituidas.

Durante su intervención Urkullu ha hecho un repaso de la gestion de la crisis sanitaria hecha por su Gobierno y que ha asegurado que ha sido acertada pese a la presión y circunstancias en las que se ha tenido que abordar: «No ha habido caos, ni enfermos entubados en los pasillos, ni colapsos en las urgencias, ni en las UCIs, ni hospitales de campaña». Ha asegurado que la respuesta dada dede el inicio de la epidemia en el País Vasco, uno de los primeros focos en España, «ha sido seria, de calidad y eficiente» en un contexto «de máxima adversidad».

Urkullu ha alertado de la necesidad de «mentalizarse» para un largo periodo de convivencia con el virus, «tenemos que estar preparados». Ha subrayado que la reducción de las tasas de contagio, y la reducción de la carga asistencial en la red sanitaria permite empezar a pensar en la fase de desescalada. Ha apuntado que plantea que a mediados de mayo se puedan dar más pasos para adoptar medidas de retorno a «una nueva normalidad».

En este punto propondrá una vuelta presencial a las clases presenciales para los alumnos de 4 de la ESO y de Bachillerato. También contempla la apertura de pequeños comercios con limitaciones -a excepción de bares y restaurantes- o la recuperación progresiva de la actividad productiva y la construcción. Urkullu considera que también deberían comenzar a contemplarse la apertura de teatros, museos y la celebración de eventos deportivos y de ocio siempre con limitaciones de aforo y con medidas de seguridad para evitar contagios.

Durante su intervención ha anunciado que ha propuesto a las instituciones vascas que una vez se estabilice la situación se pueda organizar «un solemne acto de despedida social e institucional» dirigido a las víctimas de la pandemia: «Un acto para expresar la solidaridad con todas las familias que no han podido despedir, comohubieran deseadom a sus seres queridos».

También se ha comprometido a reforzar la relación con los partidos políticos a dar explicaciones. Ha señalado que se ampliará la política de comunicación por parte de los responsables del Gobierno. Ha apuntado que el próximo 8 de mayo colverá a comparecer a petición propia ante la Diputación Permanente de la Cámara.