El Gobierno vasco plantea que el uso de las mascarillas sean obligatorias en el transporte público y procederá a instalar controles de toma de temperatura a los pasajeros. La medida que contempla fija en 37 grados la temperatura corporal máxima para poder viajar en cualquier modalidad de transporte público. La tercera de las medidas aprobadas hoy por la Autoridad del Transporte en Euskadi establece que las estaciones de autobús, ferrocarril, tranvía y metro deberán instalar dispensadores de gel hidroalcohólico.

Los requisitos con los que se quiere dar un nuevo paso hacia una cada vez mayor actividad económica y social, deben ser ahora oficializados «a través de la orden correspondiente del Gobierno», ha asegurado la consejera de Transportes y Desarrollo Económico, Arantza Tapia. Ha apuntado que con el uso obligatorio de la mascarilla se pretende compensar las limitaciones que determinadas modalidades de transporte tienen para asegurar el distanciamiento social. Destaca la complejidad que existe en particular en el tren, metro y tranvía.

En los útlimos días el Ejecutivo vasco ha detectado un incremento del 4% en el uso del tranporte público, por lo que urge a adoptar este tipo de medidas para asegurar un retorno a cierta normalidad con garantías suficientes. Además, junto a ello Tapia ha afirmado que con la extensión de las mascarillas como elementos de protección se podría estudiar ampliar el aforo limitado del 30% que existe en servicios como los de autobús. Hasta ahora el uso de la mascarilla no es obligatoria en el transporte público pero sí está muy extendida, en especial tras el reparto masivo de las mismas con el regreso a cierta actividad económica no esencial.

Menos de 37 grados

La toma de temperatura, otra de las medias que se comenzará a aplicar, no será por ahora de modo generalizado sino a través de unidades móviles de técnicos que de modo aleatorio se instalarán en distintos medios de transporte. A las personas a las que se les detecte una temperatura corporal superior a los 37 grados se les prohibirá acceder al medio de transporte público y además se remitirá su caso al Servicio Vasco de Salud para su seguimiento.

La consejera de Desarrollo Económico también ha informado hoy de que la totalildad de la plantilla de las cofradías pesqueras vascas, tanto de altura como de bajura, serán sometidas a tests PCR antes de retormar su actividad. Por ahora más de medio millar de pescadores y trabajadores de lonjas pesqueras pertenecienites a la flota de bajura guipuzcoana -un total de 545 trabajadores de Gestaria, Pasaia y Hondarribia- han sido sometidos a pruebas. En el 100% de los casos el resultado ha sido negativo, por lo que la mayor parte ya se ha hecho a la mar dentro de la campaña de la anchoa ahora en marcha. En los proximos días también será sometida a estos controles la flota vizcaína.

Junto a ellos, el plan de actuación para este importante sector económico vasco contempla incluir en los test para detectar el Covid-19 a los barcos de altura que en unas semanas comenzarán la campaña del atún, así como las embarcaciones que tras largas campañas regresen a la costa vasca. Tapia ha justificado que se priorice a estos profesionales por la características de las condiciones de trabajo de un barco y la necesidad de iniciar ya la campaña de pesca.

«Parten con ventaja»

La actividad económica en Euskadi ha registrado hoy un paso significativo que es la apertura parcial de la actividad de la planta de Mercedes en Vitoria. La factoría de automóviles es en la actualidad la mayor fábrica del País Vasco.

Esta tarde Tapia mantendrá una reunion con los distintos clusteres económicos vascos para analizar cuál es la situación y prevision para los próximos meses. Ha reconocido que la información que tiene apunta hacia una reducción de pedidos y contratos en amplios sectores y que las previsiones de cara al cierre de este año y gran parte del ejercicio 2021 no son positivas. Ha apuntado que a esa dificultad se suma la de tener que competir en un mercado en el que los países que ya han comenzado con la desescalada y regreso a cierta normalidad económica «parten con ventaja».