Una quincena de marroquíes que se encontraban atrapados en Ceuta desde el cierre de fronteras por el estado de alarma ha tratado de escapar a su país a nado desde el pasado viernes, aunque siete de ellos fueron interceptados por la Guardia Civil antes de que lo consiguieran.

Según han informado a Efe fuentes del instituto armado, desde el pasado viernes se tiene constancia de que al menos unas quince personas han intentado regresar a su país nadando desde el espigón ceutí más próximo a la frontera.

La Guardia Civil ha conseguido interceptar a 7 personas que intentaban alcanzar las costas marroquíes.

Las fuentes han asegurado que se desconoce si más marroquíes han logrado esta travesía con éxito, destacando que al llegar a su país son confinados en un local situado en la población fronteriza de Castillejos (Marruecos) para pasar la cuarentena obligatoria.

Desde el 25 de mayo, cuando Marruecos aceptó el regreso de 37 marroquíes que estaban en Ceuta, no se ha vuelto a producir ninguna repatriación por la frontera ceutí, ya que este proceso permanece paralizado.

La Delegación del Gobierno ha informado a Efe que está a la espera de que Marruecos autorice que se vuelva a abrir el llamado «pasillo humanitario» para retomar este proceso que ya ha permitido la vuelta a Marruecos de 285 nacionales que estaban en la ciudad ceutí.