Política

Unidas Podemos quiere sentar a Juan Carlos I en una comisión de investigación y pide al PSOE que lo secunde

El Rey Emérito, Juan Carlos I. EP

Los partidos independentistas y soberanistas con representación en el Congreso de los Diputados han anunciado que volverán a pedir la creación de una comisión de investigación sobre el presunto cobro de comisiones ilegales por parte del Rey Juan Carlos I. Una iniciativa que ya se ha presentado sin éxito en ocasiones anteriores, vetada siempre con los votos de PSOE y PP. Y aunque el primer anuncio parecía no contar con el respaldo del socio de coalición de Pedro Sánchez, Unidas Podemos, esta formación ha anunciado que su deseo es sentar al Rey Emérito en esa comisión, al margen de la deriva judicial del caso, por entender que la inviolabilidad del jefe del Estado, además de ser «impropio de una Constitución moderna y democrática en ningún caso puede alcanzar casos graves de corrupción», según ha explicado en rueda de prensa Gerardo Pisarello, secretario primero de la Mesa del Congreso.

Tras puntualizar que «la propia Casa Real ha reconocido en parte» los supuestos delitos por los que se investiga al Rey Emérito, al retirarle la asignación anual y anunciar Felipe VI que renuncia a cualquier herencia proveniente de los fondos en cuestión, defiende Unidas Podemos que «no hay causa para la opacidad. No se entendería que el Congreso de los Diputados no pueda establecer la responsabilidades políticas que se derivan de estos hechos».

«Hablamos de hechos graves que tendrían consecuencias sobre el presente -ha proseguido Pisarello- . Un jefe de Estado no puede cobrar comisiones ni cuando lo es ni cuando deja de serlo. En un democracia sana y moderna estamos convencidos que no cabe usar la institución más alta del Estado para enriquecimiento personal». El dirigente de Unidas Podemos ha dejado claras sus intenciones al defender que «no es posible que no pueda llamar a comparecer a alguien que ha sido jefe de Estado y ha adoptado decisiones que no contaban con el refrendo político del Gobierno. Llamarlo a comparecer para que dé explicaciones sobre una situación política es irrebatible en términos jurídicos y que la propia sociedad no entenderá que se hiciera de forma clara». En este sentido, ha pedido que se «reinterprete» el artículo 56.3 sobre la inviolabilidad del Rey por no ser «carta blanca para delinquir».

Intentarán convencer al PSOE «hasta el último momento»

Asimismo, ha confirmado la intención de Unidas Podemos de intentar convencer al PSOE «hasta el último momento», para que se sume a la propuesta de una comisión de investigación. Y aunque se felicitan en Unidas Podemos de que los socialistas «están siendo respetuosos con la actuación judicial», entienden que esta situación va más allá «de una posición de partido».

Poco antes, ERC, Junts per Catalunya, la CUP, PNV, BNG, MasPaís, Compromís y EH Bildu, anunciaron que volverán a registrar este miércoles la petición de creación de una comisión de investigación «relativa a la trama vinculada a las presuntas ilegalidades cometidas por miembros de la Casa Real y las influencias políticas, diplomáticas y comerciales con Arabia Saudí» según han avanzado estos grupos en un comunicado conjunto.

Alegan en su exposición de motivos que el debate vuelve a ser pertinente después de que la Fiscalía anticorrupción haya detectado indicios delictivos en la conducta del rey emérito. Tras las conclusiones de la Fiscalía anticorrupción, la Fiscalía del Tribunal Supremo ha anunciado que investigará si Juan Carlos I cometió fraude fiscal y blanqueo de capitales al ocultar presuntamente las comisiones percibidas por mediar en la adjudicación de la construcción del AVE a La Meca a un grupo de empresas españolas.

Las pesquisas del ministerio público se centrarán en los hechos ocurridos a partir de junio de 2014, fecha en que el monarca perdió la inviolabilidad al abdicar y ceder la Corona a su hijo.

Amenazas a Corinna

Los partidos independentistas se refieren además a las «múltiples declaraciones de Corinna zu Sayn-Wittgenstein» ex «amiga especial» del rey emérito, «afirmando categóricamente que habría recibido presiones e incluso amenazas graves por parte de los servicios secretos del Estado y la Casa Real, supuestamente para confiscar documentación comprometedora para el rey emérito.

La ex amante de Juan Carlos I, que ha denunciado los cobros de Juan Carlos I y reconocido que el rey emérito le donó «por su afecto especial» 65 de los 90 millones supuestamente obtenidos con esas comisiones ilegales, culpa ahora al ex jefe del Estado de ser conocedor de la campaña de acoso, difamación y persecución contra su persona y su familia.

El pasado 30 de marzo el Congreso vetó una propuesta similar con los votos en contra de PSOE, PP y Vox. La Mesa del Congrso, que preside la socialista Meritxell Batet, rechazó entonces la propuesta registrada por ERC, JxCat, PNV, Más Pais, BNG, Compromís y Bildu diez días antes.

Unidas Podemos votó entonces a favor de permitir el debate sobre la creación de la comisión de investigación, pero los tres partidos mayoritarios se apoyaron en los informes de los letrados de la cámara para rechazarlo. Los letrados alegaban que la Cámara no puede controlar al Rey, porque su inviolabilidad está recogida en la Constitución, pero ese argumento ha sido rebatido ahora por la Fiscalía del Supremo al aceptar investigar su conducta a partir del momento de su abdicación.

Comentar ()