Política

El PSOE, contra la teoría queer (y contra Podemos): "El sexo es un hecho biológico"

Los socialistas han publicado un argumentario en el que critican al activismo queer por poner "en riesgo el propio concepto jurídico" de mujer

La vicepresidenta Carmen Calvo. ep

El PSOE ha elaborado un argumentario en el que reivindica que el sujeto político del feminismo son las mujeres, al tiempo que rechaza el derecho «a la autodeterminación sexual» así como las denominadas teorías y activismo ‘queer’ que, a su juicio, «desdibuja a las mujeres como sujeto político y jurídico, poniendo en riesgo los derechos, las políticas públicas de igualdad entre mujeres y hombres y los logros del movimiento feminista».

El documento, titulado ‘Argumentos contra las teorías que niegan la realidad de las mujeres’, consta de 4 páginas y ha sido enviado a cuadros y militantes socialistas y difundido en redes sociales. Su difusión en redes sociales tiene lugar un día después de la aprobación en el Consejo de Ministros del proyecto de Ley de Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia, presentada por la Vicepresidencia social de Pablo Iglesias.

El texto de la ley, entre otras cosas, establece que «los niños, niñas y adolescentes tendrán derecho a que su orientación sexual e identidad de género, sentida o expresada, sea respetada en todos los entornos de vida». Desde Unidas Podemos, socio de Gobierno del PSOE, han expresado su apoyo a la ‘autodeterminación de género’ en iniciativas parlamentarias presentadas en el pasado en el Congreso, como la Ley Trans o la Ley LGTBI.

En el argumentario difundido este miércoles, en el que no se hace alusión directa a Unidas Podemos, los socialistas defienden que «el sexo es un hecho biológico y el género una construcción social». Así, reivindican el sexo como el elemento de identidad, frente a esa libre determinación del género.

«El sexo con el que nacen las mujeres determina su lugar en el mundo, a partir del mismo se construye y delimita el espacio que ocupan y cómo lo hacen. Determina los derechos y el grado de ciudadanía con el que cuentan, y en los casos más extremos, incluso que sean agredidas, vejadas o asesinadas», sostiene el PSOE.

«A las mujeres las matan por nacer mujeres, a las niñas les mutilan los genitales, por nacer mujeres las asignan socialmente la responsabilidad de los cuidados, por nacer mujeres las casan forzosamente y las cercenan la voluntad individual, por nacer mujeres las niegan el derecho al voto, las impiden acceder a recursos y sufren los índices más altos de pobreza o precariedad», insisten.

Y es en esa «desigualdad estructural que supone el sexo» en la que se «se basa la discriminación, la violencia machista y la ausencia de reconocimiento pleno de la ciudadanía de las mujeres y niñas». Según subrayan, el sexo con el que nacen «determina su lugar en el mundo, a partir del mismo se construye y se delimita el espacio que ocupan y cómo lo hacen».

Así pues, destacan que el feminismo lucha por la igualdad de derechos de mujeres y hombres» y » por la ciudadanía plena de las mujeres y por su emancipación». «El sujeto político del feminismo son las mujeres», apuntalan las socialistas, que expresan que defenderán «los posicionamientos feministas» y los trasladarán «a las iniciativas legislativas durante el periodo de tramitación parlamentario».

Uso «interesado» del concepto de «género»

Por su parte, apuntalan que «el género es la construcción social del sexo biológico con el que se nace», es decir, el conjunto roles sociales y culturales, de tareas, estereotipos que se asignan a los hombres y las mujeres de manera diferenciada y que configura expectativas y oportunidades».

Desde el PSOE denuncian que en los últimos tiempos «se está generado una utilización interesada» por parte del activismo queer de los términos de identidad sexual e identidad de género que, a su juicio, están poniendo «en riesgo el propio concepto jurídico y sujeto político ‘mujer'».

El PSOE defiende en el documento su compromiso «incuestionable» con el movimiento transexual

«Es importante diferenciar entre su uso como condición de no discriminación y garantía del libre desarrollo de la personalidad y la dignidad de las persona, y el alcance jurídico del uso interesado que de dichos conceptos realizan determinados colectivos que se sienten agredidos por la palabra ‘mujer’ y que incluso pretenden su eliminación, negando la realidad de las mujeres», apuntan las socialistas.

En el documento, el PSOE expresa su «compromiso con las personas transexuales y la lucha por la consecución de sus derechos es incuestionable». «Hacemos propias sus reivindicaciones a favor de la plena consideración de sus derechos de ciudadanía y de no discriminación», señalan.

Al respecto, insisten en que «no se trata de cuestionar» si una persona se siente hombre o mujer, independientemente de su sexo biológico o el aspecto físico que quiera manifestar, «sino cómo se traslada un sentimiento y su expresión al ordenamiento jurídico y qué implicaciones tiene hacerlo».

La autodeterminación sexual, sin razón «jurídica»

En esta línea, las socialistas se muestran contrarias a que «los sentimientos, expresiones y manifestaciones de la voluntad de la persona» tengan «automáticamente efectos jurídicos plenos». «El denominado «derecho a la libre determinación de la identidad sexual» o «derecho a la autodeterminación sexual» carece de racionalidad jurídica», aseveran.

Tal y como afirman desde el PSOE, «para contar con efectos jurídicos plenos, tiene que darse una ‘situación estable de transexualidad’ debidamente acreditada». «Si basta con que un hombre exprese en un momento determinado que se siente mujer -añade- ¿Podría un hombre maltratador señalar que se siente mujer y por tanto no poder ser juzgado por este delito?».

Coincidiendo con el lanzamiento de este argumentario, la Alianza Contra el Borrado de las Mujeres, una plataforma formada por una amplia red de organizaciones feministas, ha denunciado las «graves carencias» en el proyecto de Ley de Protección Integral de la Infancia y la Adolescencia frente a la Violencia. Tal y como argumenta esta red feminista, el texto de esta norma «ignora las violencias sexuales específicas» que sufren las niñas por el hecho de ser mujeres y «excluye la perspectiva de género».

«En la misma línea de la extrema derecha»

La Plataforma Trans ha expresado su indignación por el «alto contenido transfobico» de dicho documento interno. «Se enmarca en la misma línea ideológica de la extrema derecha, negando la legitimidad de las personas trans como mujeres y hombres de pleno derecho, desde la misma visión reduccionista y genitalista defendida por la organización ultra católica Hazte Oír que provoco un amplio rechazo social con la puesta en marcha de los autobuses transfóbicos», ha señalado la plataforma de colevctivos trans.

Para la Plataforma, el argumentario tiene una posición «patologizante del hecho trans», algo que, según sostiene, ya está «superado en múltiples legislaciones de todo el mundo y en comunidades autónomas como Andalucía, Madrid, Valencia, Aragón, Canarias, con leyes trans autonómicas basadas en la libre determinación de la identidad sexual y que, tal y como recuerda, contaron en todos los casos con el apoyo del PSOE.

Comentar ()