La Generalitat destinará 140 millones de euros a una paga extra para todo el personal sanitario de red pública y las residencias de ancianos que ha hecho frente a la epidemia de Covid-19. Así lo han anunciado hoy en una nutrida rueda de prensa el vicepresidente Pere Aragonés, la portavoz Mertixell Budó y la consellera de Salut, Alba Vergés.

Las gratificaciones, para todo el personal que trabaja en sanidad, irán de los 350 a los 1.300 ueros en una única paga a recibir este agosto, en función de la categoría profesional y la exposición a la enfermedad. Los trabajadores de residencias recibirán una paga estándar de 900 euros.

El Departamento ha establecido tres franjas de para tarifar la presencial que van de menos del 50%, entre el 50 y el 80% y más del 80% de exposición a Covid, ha explicado Vergés, quien ha asegurado que han sido las propias organizaciones sanitarias las que han pedido «un margen» para calibrar el esfuerzo de los diferentes profesionales.

Estas pagas supondrán un desembolso de unos 126 millones de euros en el sistema sanitario, a los que se sumarán otros 14 millones destinados a compensar al personal de las residencias, ha explicado Vergés. En esta paga están incluidos todos los trabajadores del Sistema público de salud, es decir, centros públicos y concertados. Pero no los privados que durante los meses del estado de alarma han estado bajo mando de la Conselleria para cubrir las necesidades de la sanidad pública.

Paga adicional dos años más

Vergés ha anunciado además que en los próximos dos años los sanitarios recibirán otra paga adicional que supondrá un coste de unos 40 millones de euro anuales para la sanidad catalana. Una paga que todavía debe definirse ocn los sindicatos, y que Vergés ha justificado porque «tendrán que mantener el esfuerzo» frente a la pandemia y para recuperar toda la actividad asistencial pospuesta.

Esta partida, no contemplada en los presupuestos de la Generalitat, saldrá de los ingresos extraordinarios prometidos por el Gobierno para financiar los gastos generados por la pandemia, además del mayor margen déficit que la Generalitat reclama para afrontar los costes de la pandemia, ha explicado Aragonés. El Gobierno ha prometido un fondo extraordinario de 16.000 millones de los que 5.000 deben destinarse al sobrecoste sanitario derivado de la pandemia.

Fondo estatal

Aragonés cuenta con los ingresos derivados de ese fondo y con incrementar la deuda de la Generalitat para «ampliar el presupuesto» para 2020 aprobado hace paneas un mes en el Parlament. El vicepresidente económico ha asegurado que «cumplirán» el compromiso de pagar este año el 50% de la paga extra de 2013 que todavía tenían pendiente los funcionarios catalanes, ya prevista en los presupuestos, pero ha desligado las medidas anunciadas hoy con el 5% de rebaja del sueldo del personal sanitario pendiente de recuperar.

Desde 2016 los presupuestos han contemplado «aumentos de salarios compensan en parte ese 5%» ha argumentado Aragonés, quien ha advertido además que «la medida que adoptó el Estado debe corregirla el Estado, hay q abordarla en el marco de una revisión de la financiación de la sanidad, es momento de abordar cuestiones estructurales del sistema».