Política

El juez dice que Iglesias obstaculizó la investigación sobre el robo de la tarjeta de su exasesora

García Castellón confirma que el vicepresidente Pablo Iglesias no es perjudicado en el 'caso Villarejo' y descarta su teoría de que la "policía patriótica" durante el Gobierno de Rajoy estuvo tras la sustracción de la tarjeta móvil a Dina Bousselham

El vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, comparece ante la Comisión de Derechos Sociales y Políticas Integrales de la Discapacidad del Congreso. EP

El juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón confirma la retirada de la condición de víctima al vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, en el caso Villarejo por el robo de una tarjeta móvil en noviembre de 2015 a su exasesora en el Parlamento Europeo, Dina Bousselham.

El instructor ve «debilitada» la posibilidad de que el comisario investigado José Manuel Villarejo estuviera detrás del robo del dispositivo a Bousselham. Descarta la versión de que la sustracción estuvo dentro de una trama de la «policía patriótica» durante el Gobierno de Rajoy para perjudicar a Podemos, como sostuvo Iglesias en sede judicial cuando declaró como testigo, y afea al vicepresidente quedarse con la tarjeta móvil de su «compañera de partido» durante meses y no se la entregara. De ahí que rechace el recurso de reforma del líder de Podemos contra la decisión de dejar de considerarle como perjudicado.

Manuel García Castellón dice que «la omisión de Pablo Iglesias Turrión tuvo influencia en la investigación de los hechos que Dina Bousselham pretendía esclarecer», puesto que ella denunció el robo de su móvil ante la policía. El juez afea a Iglesias su actuación, más aún tras «observar el contenido de la tarjeta, teniendo en cuenta el carácter particularmente degradante y vejatorio que el hecho tenía para Dina Busselham, su compañera de partido, en la medida que la tarjeta almacenaba fotografías, documentos y otros archivos de su esfera más íntima que habían acabado en manos de un medio de comunicación». En su auto, expone que la propia Dina declaró en sede judicial que Pablo Iglesias sabía lo que había dentro de la tarjeta porque él mismo se lo dijo. «Es probable -concluye el juez- que este último apunte pueda ser la clave para entender no sólo por qué Pablo Iglesias Turrión no devolvió la tarjeta a la señora Bousselham, sino lo más relevante; el estado en que se la devolvió».

Las diligencias revelaron un escenario diferente

En su auto, el juez explica que a pesar de que al inicio de la investigación se ofreció a Iglesias figurar como perjudicado en la pieza Dina, «las diligencias de investigación revelaron un escenario diferente». Ese escenario sitúa ahora al vicepresidente del Gobierno más cerca de que el juez proponga que se le investigue.

Iglesias sostuvo durante su declaración que el robo formó parte de una conspiración de «las más altas esferas» del Gobierno de Rajoy para desprestigiar a Podemos. Así, según el juez, Iglesias expuso que el robo pudo ser una «actuación de la Policía patriótica» para desprestigiar a su partido en julio de 2016, cuando las encuestas le situaban como segunda fuerza política, y que se trató de una actuación desestabilizadora más de las denominadas cloacas del Estado, como la filtración del informe PISA. Iglesias dijo que no le extrañó ver publicados mensajes que podía contener el móvil de Bousselham en Okdiario, a cuyo director vincula con Villarejo en distintas denuncias judiciales. Asimismo, afirmó que el robo «no pudo ser obra de un delincuente común».

El juez, sin embargo, aclara que «es importante dejar claro que el Sr. Iglesias nunca fue llamado en este procedimiento en condición de perjudicado por ninguna cuestión relacionada con el llamado informe PISA, ni por ninguna otra publicación en medios de comunicación ajena a las imágenes procedentes del teléfono de Dina Bousselham».

Concluye que «la investigación no ha permitido concluir, sin lugar a duda, que la fuente del medio digital Okdiario juese el investigado Sr. Villarejo» y que los archivos encontrados en los registros en casa del comisario sobre Dina no tienen por qué provenir de la tarjeta del móvil robado, puesto que fueron creados posteriormente y existe una segunda tarjeta.

Reprocha a Iglesias que no entregara la tarjeta a Dina Bousselham a pesar de haber manifestado en el juzgado preocupación por el robo y atribuirlo a una campaña de desprestigio hacia sí mismo: «Esta pasividad resulta incoherente con las manifestaciones realizadas en sede judicial por el Sr. Iglesias y confirman (de nuevo) que no puede ser tenido por perjudicado en ningún caso, puesto que, si la publicación de la noticia en OK Diario le pareció muy coherente con el hecho de que la sustracción de la tarjeta fue
un encargo profesional, entonces, ¿Por qué no hizo nada?», concluye el juez.

Comentar ()