El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha denunciado la actitud «xenófoba» de quienes asocian los rebrotes de coronavirus con la inmigración irregular.

«Adolece de realidad, de verdad, me preocupa porque solo pueden tener una voluntad xenófoba que debemos combatir, combatimos el virus y también tenemos que combatir esos discursos de odio que subyacen a algunos comentarios al respecto», ha señalado durante la rueda de prensa de este lunes para presentar la campaña de verano de tráfico.

Según ha asegurado el ministro, todas las medidas de seguridad y sanitarias se adoptan respecto a todas las llegadas irregulares por vía marítima, tal y como se hace con el conjunto de inmigrantes irregulares que vienen a España.

De hecho, recuerda que se hacen los oportunos test y análisis de coronavirus y, cuando hay un positivo, se toman las medidas necesarias y precisas para garantizar el aislamiento conforme a la normativa.

El ministro también ha recalcado que, a día de hoy, hay un 30% menos de inmigración irregular respecto al año pasado y que el año pasado se redujo un 50% respecto a 2018.

Último rebrote en Lugo

Este lunes se ha producido el último rebrote, seis personas más han dado positivo por COVID-19 en A Mariña, por lo que el brote que afecta a esta comarca costera de Lugo se eleva a 28 casos según las últimas pruebas realizadas hasta esta mañana, ha informado la Consellería de Sanidad.

El primer caso de infección por COVID-19 se detectó hace casi una semana, la tarde del pasado martes, día 23, en el municipio de Xove.

A partir de esta confirmación inicial se hizo un rastreo y se analizaron todos los contactos de las personas que se han ido viendo afectadas, por lo que hasta el momento, mediante las pruebas realizadas, la Plataforma de Vigilancia y Control Epidemiológico y los Servicios de Medicina Preventiva y Salud Pública del Sergas han detectado 28 casos activos.

Según la Consellería de Sanidad, una vez que se detectó el primer caso se puso en marcha «de forma inmediata» el protocolo de seguimiento y se realizaron las pruebas PCR «a todos los contactos estrechos» de las personas que han dado positivo, una tarea que continúa.