Política | Tribunales

El abogado expulsado de Podemos admite que la licitación de la obra de la sede fue "falsa"

José Manuel Calvente denunció al ‘número 2’ del partido las “graves interferencias” de la gerente para “ocultar la falsa licitación” de la reforma de sus instalaciones en Madrid / Presupuestó los trabajos en 649.936 euros y los adjudicó por el doble

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en su escaño del Congreso de los Diputados.

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, en su escaño del Congreso de los Diputados. EFE

José Manuel Calvente, abogado expulsado de Podemos, reconoció en un documento confidencial enviado hace ocho meses al número dos del partido la «falsa licitación» de las obras de la sede principal del partido en Madrid y la presión que había sufrido desde la gerencia de la formación para tapar esta presunta irregularidad.

El 23 de octubre de 2019, Calvente respondió con un escrito de 17 páginas al burofax recibido dos días antes y en el que el secretario de Organización de Podemos, Alberto Rodríguez, le acusaba de incumplir su petición de información sobre procesos judiciales de terceras personas y de «desobediencia intencional a la organización», lo que constituía una supuesta negligencia grave. La responsable de cumplimiento normativo del partido, Mónica Carmona, fue destinataria también de aquella extensa contestación.

El letrado y responsable de Protección de Datos de Podemos interpretó aquel burofax de Rodríguez, que había sustituido a Pablo Echenique en la Secretaría de Organización en junio de ese año, como la «culminación» de un proceso de «hostigamiento» y «acoso laboral» motivado -entre otras razones- por su negativa a «aceptar irregularidades legales».

Extracto del escrito en el que José Manuel Calvente reconoce la «falsa licitación de las obras de la sede».

Una de las anomalías que Calvente cita de forma expresa en su escrito es la licitación de los trabajos de acondicionamiento de la sede principal del partido en Madrid, ubicada en el número 18 de la calle Francisco Villaespesa (distrito de Ciudad Lineal). Según el abogado, la gerente de Podemos, Rocío Val, había realizado «graves interferencias» en su trabajo por «pretender lanzar con prisas la web de licitaciones sin avisos legales para ocultar la falsa licitación de las obras de la sede».

Podemos sacó a licitación la obra por 649.936 € y la adjudicó por 1,36 millones sin aclarar el motivo del desfase

A finales de mayo de 2019, Podemos incluyó en la sección ‘Perfil del contratante’ de su web la información relativa a las ‘Obras de reforma y acondicionamiento de edificio con cambio de uso a dotacional’. Se trataba de la actuación con la que la formación que dirige Pablo Iglesias pretendía adaptar a sus necesidades el edificio que meses antes había comprado como sede central en Madrid -en una parcela de 662,27 metros cuadrados y una superficie construida de 2.179,07- y que hasta entonces tenía uso industrial.

La adjudicación de los trabajos se hizo con una celeridad extraordinaria. Según se detalla en dicho expediente, las empresas interesadas en hacerse con alguno de los seis bloques en los que se dividió la obra tenían de plazo hasta el 30 de mayo de 2019 (jueves) para presentar las ofertas. Los encargos se resolvieron el 3 de junio (lunes), formalizándose los contratos justo al día siguiente.

No es, sin embargo, el elemento más llamativo. La licitación salió por un importe de 649.936,68 euros y se adjudicaron por 1.361.055 euros (un 109 % más), como informó Libertad Digital. El desglose ofrecido arroja otra cifra: 1.194.257,49 euros, tampoco coincidente con la de 1.361.055 euros aun en el caso de que se hubiera reseñado sin haberle repercutido el 10 % de IVA. En ese caso ascendería a 1.313.683,19 euros.

Información publicada por Podemos en relación a las obras de su sede de Madrid.

En el documento colgado en la web, el partido no explica a qué obedecía el importante desfase registrado entre el importe con que pretendió encargar las obras de reforma y el montante final de la adjudicación. Quizá a ello se refería José Manuel Calvente cuando se refería a la «falsa licitación» en el escrito enviado a Alberto Rodríguez en octubre de 2019.

Normas internas de contratación

En marzo de 2018, Podemos aprobó sus Normas Internas de Contratación en las que asumía la Ley de Contratos del Sector Público como normativa aplicable «a los contratos de obras, servicios y suministros» que la formación firmase a partir de ese momento.

En su artículo 321.2.a), la citada ley establece que los contratos o servicios con valor superior a los 40.000 euros se adjudicarán siguiendo cuatro reglas: el anuncio de licitación se publicará en el perfil de contratante de la entidad, el plazo de presentación de ofertas deberá contar con el margen «razonablemente necesario» para que puedan prepararse (10 días como mínimo), el encargo recaerá en la «mejor oferta» y la selección del contratista debía motivarse. Las obras de remodelación de la sede de Podemos superaban dicho importe, por lo que quedaba obligada a cumplir los citados requisitos.

Las fuentes consultadas por este periódico han asegurado que el asunto de la licitación de la obra de la sede madrileña generaba una gran «preocupación» en la dirección de Podemos. No ha trascendido qué medidas adoptó el actual número dos del partido después de que, por medio del escrito de Calvente, tuviera conocimiento de las presuntas irregularidades.

Comentar ()