Las reacciones políticas a la detención de Carles Puigdemont en Italia han sido casi inmediatas. El expresidente de la Generalitat de Cataluña era detenido por las autoridades italianas este jueves en Cerdeña. La detención se producía en respuesta a la orden de busca y captura internacional emitida por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, instructor de la causa del ‘procés’.

Inés Arrimadas, exlíder de la oposición en Cataluña y actual líder de Ciudadanos ha afirmado que la detención de Puigdemont «es una buena noticia para todos los demócratas» en su perfil de Twitter. «Espero que pueda ser trasladado a España y responder por sus acciones. Nadie debe tener impunidad ni estar por encima de la ley», ha añadido. 

Por su parte, el líder del Partido Popular, Pablo Casado ha señalado en la misma red social que «Puigdemont debe ser juzgado en España por su golpe a la legalidad constitucional, y Sánchez debe comprometerse a respetar la sentencia de la Justicia sin indultos a cambio de permanecer en el poder».

A ambas se han sumado también las de Cayetana Álvarez de Toledo, el senador por el Grupo Parlamentario Popular en el Senado por Almería y presidente del Comité de Derechos y Garantías del Partido Popular, Rafael Hernando o el líder de Vox, Santiago Abascal que «espera que la justicia le siente en el banquillo y condene sus crímenes antes de que el gobierno le vuelva a poner en la calle».

Por su parte desde Podemos, el presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, ha subrayado que la detención es «incomprensible» y que a su juicio se trata de un «arresto ilegal».

También el juez y consejero de Presidencia, Justicia e Interior de la Comunidad de Madrid, Enrique López, ha puntualizado que «la detención de Puigdemont en suelo italiano es una excelente noticia y ha confiado en que «se aplique la orden de detención europea en su verdadero espíritu para que pueda ser juzgado en España».

Al otro lado, los independentistas han reaccionado con indignación a la detención. El presidente de Esquerra Republicana, Oriol Junqueras, ha dicho en su cuenta de Twitter que solo hay una fórmula para detener la represión incesante del Estado: «amnistía, autodeterminación e independencia. Todo el apoyo, presidente».

En la misma línea se ha manifestado el president de la Generalitat, Pere Aragonès, que ha mostrado su apoyo a Carles Puigdemont ante la detención y ha rechazado las medidas represivas contra el independentismo. «Ante la persecución y represión judicial, la más enérgica condena. Se ha de frenar. La amnistía es el único camino. La autodeterminación, la única solución. «A tu lado, presidente Puigdemont».