Es una de las mujeres de moda de la política española en los últimos días. Su nombre tal vez a muchos aún no les suene mucho, pero esta zaragozana, de 42 años, ocupa desde hace una semana la Secretaría General del quinto partido de este país a nivel nacional. Figuraba como número dos de la candidatura en la que Inés Arrimadas barrió en el último Congreso naranja a su único oponente, Francisco Igea, y es ya, de facto, su mano derecha.

Mujer extraordinariamente preparada, Ingeniera de Caminos, Marina Bravo ha trabajado casi toda su vida en el sector privado y solo en los últimos cinco años, cuando aún se necesitaba mucha valentía para hacerlo, decidió dar un paso al frente en Cataluña y ayudar a la entonces portavoz en el parlament y al resto de sus compañeros a plantar cara al extremismo independentista. Discreta, eficaz, trabajadora… así la definen sus compañeros y colaboradores.

Yo añadiría algo más: es pragmática e inspiradora y con una gran personalidad. Y está orgullosa de formar parte de la dirección de un partido que está completamente integrada por mujeres en sus escalafones más altos. Hoy les presento a Marina Bravo.

Pregunta.- Es inevitable, señora Bravo, comenzar por la gravísima crisis de salud pública que afronta el mundo entero por el llamado Coronavirus, o ‘Covid 19’. Como nueva Secretaria General de Ciudadanos y número dos de este partido, ¿qué opinión tiene de las medidas adoptadas hasta al momento por el Ejecutivo?

Respuesta.- Esta semana hemos tenido una reunión con nuestros consejeros, tanto de Economía porque se va a ver muy afectada, como de Salud, y estamos en contacto permanente con nuestros vicepresidentes precisamente conocer con detalle la situación de cada CC.AA. Hay mucha desorientación en la ciudadanía y el virus nos lleva días de ventaja. La tensión en nuestro sistema sanitario va a crecer muy rápidamente y hay que adelantarse. En el Gobierno de Sánchez se han dado pasos en falso desde el principio, incluso desde dentro de la misma coalición: desde Empleo se daban unas indicaciones que luego desde Sanidad se contradecían, se han autorizado manifestaciones multitudinarias… 

Cada Comunidad Autónoma ha tenido que ir tomando decisiones según su criterio o los casos que contabilizaba, mientras la ciudadanía se desplazaba de una a otra sin control. Hace falta unidad política y acción coordinada. Seguramente se debería haber actuado antes y mejor, pero es una cuestión suficientemente seria y de suficiente relevancia como para que todos los partidos nos centremos ahora en trabajar conjuntamente y apoyemos a este Gobierno en las medidas que se deban tomar, que es lo que estamos haciendo. 

Tenemos los ejemplos de otros países, como Italia, desde donde nos advierten para que no cometamos los mismos errores. Hay que recuperar el tiempo perdido

La declaración de Estado de Alarma, que ya habíamos pedido porque nos parecía muy necesaria, es un avance, pero no podemos esperar más en adoptar medidas contundentes. Tenemos los ejemplos de otros países, como Italia, desde donde nos advierten para que no cometamos los mismos errores. Hay que recuperar el tiempo perdido.

P.- Ustedes han demostrado un notable sentido de Estado y han propuesto un buen número de medidas, de cara a poder consensuarlas con el gobierno y con el resto de las formaciones políticas. Inés Arrimadas se ha ofrecido incluso a apoyar unos Presupuestos Generales de emergencia nacional.

R.- Nos encontramos en una situación de emergencia, e igual que apoyamos la aplicación de medidas contundentes cuanto antes, apoyamos también la tramitación de unos presupuestos que permitan hacer frente a la situación sanitaria y económica de una forma realista y sensata. Necesitamos medidas eficaces para paliar los efectos de esta crisis y facilitar la continuación de la actividad y el empleo, para reforzar urgentemente los recursos y equipamientos sanitarios y ayudar a las familias que se vean afectadas por la situación.

Desde el principio propusimos medidas a nivel europeo con el equipo de Luis Garicano. Hablamos de flexibilizar las restricciones que ahora mismo tienen los Estados para que puedan hacer frente a esta situación excepcional. Pero deberán hacerlo de una forma responsable, con medidas como el aplazamiento de las cuotas de Seguridad Social o de autónomos para quienes hayan visto afectada su actividad por el coronavirus. La provisión de financiación a través del BEI será fundamental para paliar los problemas de liquidez de las Pymes. Además, proponemos un Fondo de Protección para el Empleo, financiado a través del presupuesto de la unión, que permita afrontar el reparto de las cargas de trabajo para evitar reducciones de plantilla por la caída de la demanda o la paralización de la actividad por las restricciones de movimiento o la falta de suministros.

P.- Vayamos a su proceso de primarias, del que ha salido una nueva dirección y un renovado proyecto político. ¿Esperaban un resultado tan contundente a favor de la candidatura de la ya flamante presidenta?

R.- Inés Arrimadas es una líder indiscutible. Para cualquiera que considere el futuro de Ciudadanos, no solo desde el punto de vista interno sino mirando hacia afuera, su liderazgo es incuestionable. La verdad es que sí, esperábamos un buen resultado.

P.- El debate al que asistimos durante el proceso de primarias (entre Arrimadas e Igea) fue una experiencia muy positiva. Yo, que soy muy amigo de los debates, aprecié mucha la altura, educación y claridad de ideas no exenta de una sana confrontación de dos proyectos diferentes. ¿Está de acuerdo?

R.- Fue un debate en el que se pudo visualizar esa confrontación de ideas. Eran dos proyectos claramente diferentes y dos tipos de liderazgo distintos también. Así se visualizó. El proyecto de Inés Arrimadas para el partido tiene mucho que ver con su proyecto para España y así se puso de manifiesto.

Para cualquiera que considere el futuro de Cs, no solo desde el punto de vista interno sino mirando hacia afuera, el liderazgo de Arrimadas es incuestionable

P.- ¿Qué Ciudadanos sale de estas primarias? Porque mucha gente, al menos buena parte de la que se fue, alguna inquietud tendrá y seguro que hay muchos que podrían volver, pero tienen muchas dudas. Hay más de un millón de personas que les abandonaron el 10 de noviembre pasado. ¿Qué Ciudadanos pueden esperar a partir de ahora?

R.- A todas estas personas, a las que invitamos a volver a acercarse al proyecto o a votarnos lo que hay que explicarles es que Ciudadanos es un partido necesario en España en este momento de polarización en el que es imprescindible ocupar espacio de centro para no dejar más hueco a los extremos. Debemos explicar muy bien, y tal vez hasta ahora no lo hayamos hecho suficientemente, que Ciudadanos es un partido muy útil a la hora de tender puentes en la consecución de algunas de las reformas que tienen que ver con los grandes problemas del país. En todo aquello en lo que sean precisos acuerdos más amplios, no de un solo color, allí está Ciudadanos para ayudar a conformarlos. Hay por tanto dos partes: la que tiene que ver con ese espacio de centro liberal de progreso muy diferenciado de los espacios que ahora hay en el espectro político, sobre todo de los extremismos, y la utilidad de Ciudadanos, por otro lado, en cuanto a poder buscar acuerdos en torno a unas reformas que son muy necesarias para este país.  Si somos capaces de explicar bien todo esto a las personas que confiaron en nosotros, seguramente podremos recuperar el espacio y el poder perdido.

P.- ¿Siente vértigo al ocupar el sitio que dejó vacante José Manuel Villegas?

R.- Por supuesto. El vértigo es un buen mecanismo para protegerse de las caídas, pero también tengo muchas ganas y mucha ilusión. Villegas era mucho Villegas, aunque la forma de trabajar en esta nueva etapa será mucho más en equipo y de manera más colegiada. Bajo la Secretaría General habrá dos vicesecretarías muy potentes y una vicesecretaría adjunta y las decisiones serán más transversales y colegiadas, como digo. Será un reto que afronto con mucha ilusión.

P.- Siempre se dijo que la época de Albert Rivera se caracterizó por un enorme ‘hiperliderazgo’. ¿Vamos a ver un proyecto diferente en cuanto a procesos de decisión o Inés Arrimadas repetirá el modelo del señor Rivera?

R.- Es una nueva etapa. El liderazgo es importante; que alguien esté al mando y que asuma las responsabilidades. Es necesario contar con un liderazgo fuerte, pero evidentemente como digo es una etapa nueva, con muchos cambios y uno de ellos va a ser el de una dirección más transversal que permita que todas las opiniones sean tenidas en cuenta de forma más fluida. Es más, le diré que Ciudadanos siempre ha sido un partido muy abierto. Yo llegué aquí sin haber tenido contacto previo con cargo alguno del partido sino por mi carrera profesional, como miembro de la sociedad civil. Esa faceta es otra de las que queremos seguir potenciando a través de redes de expertos. Hay mucha gente que se acerca a Ciudadanos con ganas de colaborar y aportar su granito de arena para mejorar este país y en esta nueva etapa tenemos que aprovecharlo mucho más. 

P.- ¿Quién es Marina Bravo? ¿Cuál es su pasado antes de aterrizar en este edificio naranja?

R.- Nací en Zaragoza y cuando tenía 18 años fui a estudiar a Barcelona. Me quedé allí porque es una ciudad que me encanta y en la que siempre he sido feliz. Estudié Ingeniería de Caminos y cuando terminé mis estudios me dediqué algún tiempo a la investigación y después trabajé en una constructora, para finalmente acabar trabajando en ADIF. Mi entrada en Ciudadanos vino por ahí, por el lado profesional. En aquella época, cualquier problema que tuviera que ver con las infraestructuras, era utilizado por el nacionalismo para generar descontento y atraer a la ciudadanía a su causa. Cualquier problema con peajes, con retrasos en cercanías… cualquier cosa, tuviera o no relación con la gestión del Gobierno de España, era instrumentalizado. En aquel momento, Ciudadanos en Cataluña buscaba una persona que pudiera rebatir cuestiones que el nacionalismo trataba de vender y que estaban basadas, o en medias verdades o en mentiras, y así acabé acercándome a Ciudadanos. 

Villegas era mucho Villegas, aunque la forma de trabajar en esta nueva etapa será mucho más en equipo y de manera más colegiada

Aquí sigo, después de aquello. En 2017 ya formaba parte del grupo parlamentario, desde el que viví aquellos momentos tan intensos en septiembre y octubre, y aunque ya lo sabía volví a tener la certeza de que estaba en el sitio correcto. A partir de aquel momento me involucré aún más y me hice cargo de la Secretaría de Programas en Cataluña. En 2019 la asumí también a nivel nacional tras la marcha de Toni Roldán y eso me permitió aún más acercarme a la dirección del proyecto. 

P.- Llega usted a este puesto de responsabilidad tras los resultados electorales más bajos de Ciudadanos. Se han hecho autocríticas importantes, pero debo volver a preguntar, en su opinión, qué falló en todo aquel período y de qué palancas disponen para volver a levantar el vuelo.

R.- Fallaron cosas, evidentemente. De ahí aquel resultado. Lo que vendíamos, la utilidad del centro, no lo supimos explicar. Tampoco el resto de partidos, puesto que no se llegó a acuerdos. Cuando no se vio aquella utilidad de Ciudadanos como centro, nos dieron de lado. Las palancas para recuperarnos tienen que ir en esa línea; demostrar esa utilidad de nuestro partido. Las políticas que defendía Toni Roldán son las mismas que hemos mantenido en el programa político desde que yo estoy en la Secretaría, no han cambiado, pero tenemos que explicar mucho mejor que estamos en ese espacio de centro liberal y reformista. 

En cualquier caso, cuando yo llegué a este partido en 2015, era una fuerza solo radicada en Cataluña. Y hacerte de Ciudadanos en Cataluña no era por ocupar un sillón o llegar a una Consejería sino por defender la libertad y unos derechos que están amenazados, además de defender un futuro mejor para tus hijos en Cataluña. Desde aquellos tiempos en los que muy pocos compañeros debatían en un café sobre si presentarse o no a las elecciones hemos llegado hoy a tener cuatro gobiernos autonómicos muy potentes que son un maravilloso escaparate para demostrar nuestra utilidad y demostrar los cambios que podemos llegar a hacer. Es cierto que son gobiernos de coalición, pero en todos tenemos las Consejerías de Políticas Sociales en las que podemos demostrar todas nuestras propuestas y también potentes Consejerías económicas… mucho margen de actuación. Si hace unos años les hubieran contado esto a mis compañeros del Parlament no se lo hubieran creído. 

P.- ¿Parte del castigo del 10 ha venido por considerarles a ustedes muleta del PP en Comunidades y Ayuntamientos? Hay gente que no ha entendido este apoyo total a las políticas del PP.

R.- Todos los acuerdos se han adoptado en base a unas medidas de Gobierno y a unas políticas compartidas, no solo con el PP; estamos en 400 gobiernos de los que 100 son compartidos con socialistas. Es verdad que deberíamos visualizarlo mucho más. Tenemos un PSOE que se ha polarizado mucho, que ha pactado con nacionalistas y que hace difícil que nos podamos acercar a él y eso no ha ayudado a que la visión de la ciudadanía sobre nosotros sea tan de centro como debería ser, pero es que se han ido mucho al extremo. Cosas que debemos hacer son las que estamos empezando a hacer: apoyaremos al PSOE en aquellas medidas y políticas de progreso y reformistas, como la Ley de Eutanasia u otras con las que estamos de acuerdo y eso se debe visualizar. Insisto en que es difícil cuando tenemos delante esa ‘Mesa de Diálogo’… nos lo ponen muy difícil. Es un PSOE además que se sienta con separatistas y populistas a negociar y a nosotros nos pide que le apoyemos a cambio de nada. 

P.- Han configurado ustedes una dirección muy femenina. ¡La foto es maravillosamente femenina!

R.- Sí. Inés presidenta, yo misma Secretaria General, Melisa Rodríguez como portavoz y Lorena Roldán como adjunta además de muchas otras mujeres. 

Fallaron cosas, evidentemente. De ahí aquel resultado. Lo que vendíamos, la utilidad del centro, no lo supimos explicar

P.- Pienso en Islandia, que es mi país ‘fetiche’. ¿Ha sido una decisión estratégica o medida en cuanto a las capacidades directivas de las mujeres elegidas?

R.- Cuando llegué al parlament, Inés Arrimadas promovió a varias mujeres de forma natural a la dirección del grupo parlamentario. La igualdad en Ciudadanos es algo que llevamos en nuestro ADN. No se trata de poner a una mujer por serlo, pero sabiendo de lo que somos capaces las mujeres, es más fácil que Inés visualice a otra mujer en un cargo de poder o de liderazgo de los que a veces son descartadas por los tópicos de que, ‘tal vez no se sepa imponer’, ‘tal vez un hombre sea más apto para discutir con el resto de líderes de otros partidos’… frente a ese tipo de descartes aquí las mujeres si pueden llegar a todos los puestos de responsabilidad.

P.- Vimos de nuevo, en la manifestación del pasado 8-M, el talante intolerante y antidemocrático de algunos grupúsculos contra las mujeres de Ciudadanos. Usted estaba al lado de Villacís y otras dirigentes de su partido. ¿Cómo vivieron ese inaceptable escrache?

R.- No es aceptable y da pena el hecho de que haya un grupo de mujeres que piensen que otras mujeres tienen que estar excluidas de esa lucha por la igualdad, cuando esto no tiene ningún sentido porque en esa lucha tenemos que estar todos y todas, el conjunto de la sociedad. No tiene fundamento y la propia pregunta y mi respuesta anterior da muestra del compromiso de Ciudadanos en este aspecto. Este sectarismo en este tipo de manifestaciones resulta absurdo. 

P.- ¿Cómo valora, en general, aparte de lo comentado acerca de la crisis del ‘Covid 19’, el trabajo del Gobierno de coalición del PSOE y Podemos en estas primeras semanas?

R.- Es preocupante. No es un gobierno que esté trabajando unido… tiene diferentes líneas de trabajo y enfoques y muchos conflictos; se ha visto en muchas cuestiones una abierta confrontación, no solo respecto a la crisis del ‘Covid 19’ sino a la Ley sobre Libertad Sexual u otras materias. En el terreno económico estamos asistiendo a medidas populistas, inducidas también por Podemos, que están arrastrando al PSOE.   

Vox nos ha apoyado, pero no a costa de concesiones sino todo lo contrario. Esto habrá que explicarlo mejor y de hecho nos está generando muchos conflictos

P.- Hay gente que ve a Inés Arrimadas como futura presidenta del Gobierno y otros que pronostican una futura absorción de Ciudadanos por parte del Partido Popular. ¿Cómo ve ese doble análisis? 

R.- Tenemos posiciones y espacios políticos muy diferentes respecto a muchas cuestiones con el PP. No solo respecto, por ejemplo, a la gestación subrogada, que es la clásica que ponemos encima de la mesa, sino en cuanto a otras políticas de regeneración. El PP ya ha gobernado, con mayoría absoluta, y es un partido conservador frente a uno de progreso como nosotros. Ha demostrado además que no es capaz de hacer muchas de las reformas que defendemos, ni en materia de empleo, ni en educación, ni en regeneración en cuanto a independencia del poder judicial… en todo ello tenemos un espacio propio que no dejaremos vacío y que el PP no podría cubrir. 

P.- ¿Qué opina personalmente de Vox?

R.- Ya he dicho que nuestro espacio es de centro y que nuestra voluntad es alejarnos siempre de los extremismos de uno y otro signo. 

P.- Pero les apoyan a ustedes para gobernar.

R.- Vox está en el polo opuesto a Ciudadanos. Eso es evidente. No se me ocurre un partido que esté más alejado de nosotros en múltiples cuestiones: europeísmo frente a proteccionismo, derechos sociales, violencia machista, cuestión esta última en la que Vox ya sabemos que opina… 

P.- Sí, hay una diferencia brutal, pero gobiernan gracias a ellos.

R.- Vox nos ha apoyado, pero no a costa de concesiones sino todo lo contrario. Gobernamos en Andalucía, pero precisamente allí en igualdad se está invirtiendo más que nunca, o en defensa de los derechos LGTBi o en millones de cuestiones. Esto habrá que explicarlo mejor y de hecho nos está generando muchos conflictos, como se ve en el Ayuntamiento y en la Comunidad de Madrid. Esperamos, eso sí, que nos apoyen en la aprobación de los próximos Presupuestos de la Comunidad de Madrid porque siempre serán mejores (los que presentan PP y Ciudadanos) que los que se presentarían por parte de un gobierno de otro signo. Sin ceder un milímetro en avances de todos los derechos sociales. 

P.- ¿Por qué Inés Arrimadas le ha elegido a usted?

R.- ¡Eso se lo tendría que preguntar a ella! (risas)… Pero es cierto que hemos compartido ya muchos momentos en el Parlamento de Cataluña y sin duda ha pensado que puedo ser de utilidad en este nuevo proyecto.