El programa de televisión estadounidense The Ellen DeGeneres Show está siendo actualmente investigado, después de que se conocieran varios testimonios que denuncian una cultura laboral «tóxica», acoso profesional y racismo en el equipo. El espacio que presenta la cómica Ellen DeGeneres desde 2003 es uno de los más exitosos de la pequeña pantalla. Además, gran parte del resto del mundo consume el contenido de este programa, gracias a la importante influencia en la cultura de masas debido a los invitados que acoge.

Sin embargo, desde el pasado mes de julio, su presentadora está en el punto de mira en relación a esas acusaciones. Ahora, estas quejas estarían en parte fundamentadas no solo por los testimonios de las víctimas, sino por una publicación en Twitter que se ha hecho viral. Ellen DeGeneres escribió en la red social, en junio de 2009, aparentemente, como una broma, que había hecho llorar a alguien que trabajaba en su programa. «Hice llorar como un bebé a uno de mis empleados en el programa de hoy. Honestamente, se sintió bien», escribió.