Si en la primera edición de La Isla de las Tentaciones el ya famoso y desgarrador grito de Estefanía revolucionó las redes, la sociedad y pasó de ser un nombre propio a convertirse en un sello de identidad del reality, en una segunda edición que está atropellando las barreras de la ética y congregando en cada hoguera a casi tres millones de espectadores de media, el nivel de sus momentazos, lejos de flojear, han superado las expectativas.

De la inexplicable fuga de Melyssa, con su respectivo «¡Tom Brusse, eres un desgraciado!» al ansia de prender fuego a un peluche infantil llamado Rosito. El surrealismo, sumado a la tensión, la pasión y el humor característicos de la pura telerrealidad han provocado una serie de situaciones que, convertidas en virales, ya son sello de identidad de la segunda parte del novato formato.

Los consejos de la Santa Yun

Si hay un personaje al que se ha ensalzado y cogido un especial cariño en redes sociales, sin necesidad de ser protagonista ni favorita en el reality, ese ha sido el de Yun, una peculiar mujer de origen chino que se define a ella misma como «una falsa china» por no saber hablar el idioma.

Sus ocurrencias, consejos y su extraña personalidad han empujado a los usuarios de las redes a crear un meme dedicado a la soltera en el que su rostro aparece en una estampita religiosa.

Una de las frases que ha provocado más reacciones cargadas de humor en Twitter fue la que esta dedicó a Ángel, probablemente el chico más inocente de la casa, cuando estaba preocupado por cómo se encontraba su novia, Inma, en la otra Villa.

El chico, en busca de consuelo y apoyo, se decidió a hablar con ella y la tentadora, lejos de dar su punto de vista o argumentar un razonamiento, prefirió decir: «Yo creo que… métete en el cuarto y piensa».

Rosito a la hoguera

Nunca un peluche había desatado tantas pasiones encontradas como Rosito. Un pequeño oso suave, blandito y de color rosa ha conseguido ser tendencia en España tras convertirse en una víctima colateral de los ataques de ira de Pablo.

Y es que, el novio de Mayka, tras ver las imágenes de su chica con Óscar, pronunció muy convencido la siguiente frase: “Como se líe con Óscar, lo quemaré…” 

La amenaza llegó a oídos de la dueña del juguete en una de las hogueras y esta suplicó a la organización que se garantizase su protección de la siguiente forma: “Por favor, si el peluche puede salir de ahí, que lo saquen. No quiero que le pase nada”.

A partir de ese momento, los memes, las bromas y los montajes con Rosito como protagonista no han cesado en redes.

¡Tom Brusse, eres un desgraciado!

Tras una hoguera en la que Melyssa pudo ver a su novio desatado y muy cariñoso con las chicas de la casa, la joven diseñadora entró en un bucle de lamento y celos que apenas le permitía salir de la cama. Esta melancolía fue precisamente la que empujó a la chica a escaparse de la casa en mitad de la noche con el objetivo de llegar a la villa en la que se encuentran los chicos para decir a su pareja todo lo que pensaba de sus actitudes.

Un camino en el que, según ella, estuvo guiada por su abuelo y que acabó a gritos: «¡Tom Brusse, eres un desgraciado! He visto todo que lo sepas. Nunca más me vas a ver en tu vida. Eres un desgraciado. He visto cómo te lamían el cuello. He visto cómo te tirabas encima de Sandra. Y me da igual porque eres un desgraciado de mierda», reprochó a Tom.

Este decidió responder con un «es solo un juego Melyssa, yo solo te quiero a ti» mientras sus compañeros lanzaban frases de respaldo a la teoría de su amigo.

Patry Guimeras y su ‘borde’ petición

Patricia Guimeras fue coronada en Twitter como la reina de la bordería y la soberbia tras su primera hoguera en La isla de las tentaciones 2. En esta, la cubana pudo ver las primeras imágenes de su novio, Alessando Livi en Villa Montaña, y no le hicieron mucha gracia, más bien todo lo contrario.

De hecho, abandonó la hoguera totalmente histérica y pidiendo una hoguera de confrontación con Alessandro. Sandra Barneda, ejerciendo su función de conductora preguntó a Guimeras su opinión sobre las imágenes de su novio y esta respondió: «¿Hay alguna otra imagen?»

De nuevo, la presentadora le pidió que contestara y esta dijo: «Solo voy a decir que quiero una hoguera de confrontación con Alessandro». «Ha pasado el límite que yo no quería que pasara. El de faltarme el respeto. Que baile, que se lo pase bien, me da igual. Pero ciertos comentarios no los voy a permitir. En resumen: que quiero una hoguera con Alessandro», exigía.

Ante esta rebeldía Sandra quiso hacer entrar en razón a la nueva pero fue imposible ya que esta insistía con el mismo tema: «Voy a ser clara otra vez: quiero una hoguera con Alessandro».

La presentadora, ya cansada de sus exigencias en la que era la primera de las hogueras para esta pareja zanjó la conversación con unas palabras que han sido ‘versionadas’ en memes para dar humor a este tenso momento: «Y yo te respondo claramente que tendrás que esperar».

Melodie, la amiga de España

Otro de los momentos clave de esta edición está protagonizado por Melodie. En este caso no es por el humor o el surrealismo, sino por protagonizar una escena de sororidad en la que, mientras Melyssa se encuentra hundida tras ver la infidelidad y faltas de respeto de Tom, su amiga le regala una serie de frases que intentan abrirla los ojos y levantar su autoestima.

Melyssa decía que se quería morir y que necesitaba hablar con Tom, Melodie le recordó que ya había hablado con él, y le preguntó si había servido de algo: «No te puedes hundir por un tío así, por un tío que te ha hecho eso a la mínima de cambio. Que no le dejabas ser él… claro, porque él quería ser un cerdo» comenzó. 

«Menos mal que has venido aquí. No ha servido de una mierda que fueras, porque no le importas una mierda. Abre los ojos, tía, por favor, que no te merece un tío así»; «No tienes que ponerte a pensar en lo bien que te trataba ni en que no vas a encontrar a nadie como el. Ese es el tema, que no encuentres nunca a nadie más como él. Era todo fingido»

Tras este ‘discurso’ de ánimo, las redes y los platós se llenaron de aplausos hacia esta chica, que en ese momento representó y puso voz a lo que muchos espectadores querrían haber transmitido a Melyssa desde sus casas.