Hoy se ha emitido en Antena 3 la final de Mask Singer y lo cierto es que teníamos muchas ganas de conocer quién estaba detrás de las máscaras que quedaban pendientes… El primero en quitársela ha sido Cuervo, con el que nos hemos quedado boquiabiertos al saber quién era el personaje que se encontraba debajo de ella.

Jorge Lorenzo ha aparecido en el plató de Mask Singer debajo del disfraz de cuervo: «No soy Velencoso, pero… No hay prisa por encontrar la cuerva. Siempre he cantado bastante bien, cuando iba de viaje a Japón me iba de karaoka y me llevaba algunos miembros del equipo y cantábamos. Con los fans, en las fiestas que hago con ellos igual. Si me aparece una oportunidad para cantar, la aprovecho».

Otra de las máscaras que más quebraderos de cabeza le han dado a los miembros del jurado es la del camaleón. Javier Calvo, Malú y José Mota apostaban por Dabiz Muñoz, mientras que Javier Ambrossi estaba completamente seguro de que sería Maxi Iglesias.

Finalmente, todo el público que se ha quedado muy sorprendido porque se trataba de Toni Cantó: «No habéis dado una». Con lo que nos hemos quedado asombrados es con el mensaje que le ha mandado a Malú y es que parece ser que hace unos días estuvo con Albert Rivera: «Estuve hace unas semanas y no dije ni pio». El actor ha confesado que: «Me lo he pasado genial y me hacía mucha ilusión cantar, lo he disfrutado y he alucinado con ir pasando cada eliminatoria».

Por si fueran pocas las sorpresas que nos quedaban por dar, Genoveva Casanova ha sido la siguiente en quitarse la máscara de caniche y aparecer en Mask Singer dejando completamente sorprendidos a todos los miembros del jurado: «Fue rarísimo porque no pensé que fuera a llegar al tercer episodio, pero la verdad que el equipo fue increíble, me dieron clases».

Y por último, debajo de Catrina se encontraba la gran Paz Vega, la cual si que nos ha dejado impresionados al verla debajo del disfraz que más ha dado que pensar a todos los espectadores del programa. La actriz ha confesado que: «A mi me daba mucho miedo porque mi oz era muy reconocible, he jugado a la catrina mexicana. Ha sido de las cosas más divertidas y más raras que he hecho en mi vida».