El pacto de Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos ha generado varias dudas. Una de ellas es la relativa a cómo compatibilizarán ambas fuerzas políticas, dentro del Consejo de Ministros, sus diferentes perspectivas sobre economía, dado que, a priori, las visiones de Nadia Calviño y de Pablo Iglesias parecen muy distintas en esta materia.

Durante los últimos días, han sido varios medios los que han advertido del ‘giro bajista’ que sufrió el Ibex-35 en sus primeras sesiones tras el anuncio del pacto, que, en realidad, ha deparado un ajuste de alrededor del 1% en la última semana.

Entre las reacciones que han provocado estas informaciones se encuentra la de Eduardo Garzón, hermano del coordinador general de Izquierda Unida, Alberto Garzón, y profesor ayudante de Economía en la Universidad Autónoma de Madrid. “Antes de leer estos mensajes alarmistas, recordad que sólo el 11% de los españoles tiene acciones que cotizan en bolsa y que, además, son fundamentalmente los más pudientes”, escribió en Twitter.

¿Hay motivos para el alarmismo entre las grandes empresas? Dentro del programa electoral de Unidas Podemos se incluyen algunas medidas que podrían provocar modificaciones en el tejido productivo y en algunas de las principales variables macroeconómicas.

Empresa pública de energía

Entre ellas, se encuentra la que defiende la creación de una empresa pública de energía “para llevar a cabo la transición ecológica, luchar contra el cambio climático y bajar la factura de la luz”. Esta compañía se haría con el control de las centrales hidroeléctricas de energía cuando sus concesiones caducaran.

Dentro de las promesas electorales de la formación liderada por Pablo Iglesias también hay varias relacionadas con la descarbonización de la economía. Entre ellas, se incluye la que implicaría cerrar las centrales de carbón antes de 2025 y las nucleares en 2024, así como la que apuesta por acabar con el fracking y por crear un impuesto a las grandes empresas por contaminar.

Con respecto a las compañías del oligopolio eléctrico, la cuarta fuerza política del país considera necesario eliminar sus privilegios y devolver poder a las pymes y “a quienes pagan la luz”, por lo que cambiaría la subasta eléctrica para primar las energías renovables sobre el resto e incentivaría la compra de instalaciones renovables ciudadanas, entre otras medidas.

Dentro del apartado del programa destinado a ‘enverdecer’ el tejido productivo y el transporte, también hay medidas para potenciar el vehículo eléctrico, así como para declarar el taxi como un servicio público de interés general y establecer un requisito de 2 horas para la pre-contratación de los servicios de transporte de Uber o Cabify. Dentro del terreno de la movilidad, Unidas Podemos también defiende la necesidad de frenar la renovación de las concesiones de autopistas a grandes corporaciones.

Marco laboral

En el marco laboral, Unidas Podemos pretende derogar la Reforma Laboral de Mariano Rajoy. Por cierto, al contrario que Nadia Calviño, que prefiere aprobar un nuevo Estatuto de los Trabajadores. El partido liderado por Pablo Iglesias propone diversas medidas de igualdad en las Administraciones públicas y las empresas; así como implantar una jornada de 34 horas semanales.

Asimismo, quiere ampliar el sistema de permisos por nacimiento y cuidado de menores para que, en caso de nacimiento de un hijo o de una hija, adopción, guarda con fines de adopción y acogimiento, estos sean iguales, intransferibles y remunerados al 100 % de la base reguladora para cada progenitor.

Entre las medidas socioeconómicas que pretende impulsar el partido se encuentra una que parece difícil, a priori, como es la de instaurar una Vicepresidencia de Feminismos y Economía de los Cuidados. También otra de Digitalización y Nueva Economía.

Terreno financiero

En materia financiera, Unidas Podemos quiere impedir la privatización de Bankia, entre otras cosas, para “introducir parámetros de justicia en el mercado de las hipotecas y atender las funciones sociales de la banca que otras entidades descuidan, como cajeros en la España vaciada o inversiones en vivienda social”.

También apuesta por recuperar los 60.000 millones de euros de rescate bancario y por crear un banco de inversión para la transición ecológica con recursos públicos.

El programa de Podemos incluye la promesa de poner coto a la denominada ‘economía colaborativa’, y no sólo en lo que respecta al transporte urbano en vehículo privado. Su filosofía es “garantizar un marco justo para la nueva economía con el fin de evitar que los buitres tomen la tecnología para llevarnos a un pasado sin derechos laborales en una economía uberizada”.

En el terreno legislativo, el partido morado pretende reforzar las leyes antimonopolio, con la modificación de determinados elementos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) y el aumento del importe de las multas a cárteles y oligopolios.