La crisis sanitaria del coronavirus está afectando a la economía del país de una forma rápida y devastadora. A la gran lista de empresas que llevan semanas sumándose a los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) para intentar sobrevivir a estos meses se suman también los grupos de comunicación. Los medios viven un momento atípico, con datos históricos de audiencia pero con una caída brusca de la inversión publicitaria.

El pasado 1 de abril el Gobierno publicaba en el BOE una «compensación temporal» de 15 millones de euros para aportar mayor liquidez a las televisiones nacionales al considerar que «prestan un servicio esencial mientras están sufriendo una caída de sus ingresos». Se olvidó, sin embargo, de la radio y la prensa escrita que, tanto impresa como en su versión digital, pasa por una situación preocupante que ha llevado a grupos como Vocento, Unidad Editorial, Prensa Ibérica, Godó o Henneo a negociar con sus comités de trabajadores ceses temporales para aliviar sus cuentas.

Son los dueños de las grandes cabeceras españolas. De El Mundo, Marca, ABC, El Periódico de Catalunya, La Vanguardia o 20minutos. Cada uno se encuentra ahora mismo analizando cómo y cuándo realizarán estos ERTEs y cuadrando con sus trabajadores el número de personas afectadas.

Ante esta situación, y en un comunicado que les engloba a todos, los comités de empresa de estos grupos y de algunos más, se han dirigido al Gobierno «para exigir que el sector de la prensa, en tanto que ejerce una labor considerada servicio esencial por los decretos aprobados, reciba una aportación pública para poder seguir prestando este servicio en condiciones de calidad ante la situación económica a la que se están viendo abocadas las empresas y que muchas de ellas pretenden aprovechar para imponer ERTE absolutamente desproporcionados».

A lo que añaden que «la hibernación de la economía ha provocado una caída de las campañas publicitarias, el principal sustento de la prensa escrita y la online. La venta en quioscos y las suscripciones de las ediciones de papel también se han reducido. La respuesta de la mayoría de editores ha sido plantear ERTEs de una dimensión que impedirá la continuidad en la prestación de este servicio esencial en las condiciones que diferencian a los grandes medios de otros donde la desinformación y los bulos encuentran terreno abonado».

Prensa Ibérica y Vocento, los primeros

ERTEs que afectan a grandes cabeceras y a una gran suma de trabajadores. El primero en dar el paso fue Prensa Ibérica, que incluye El Periódico de Catalunya, Diario de Córdoba, Sport y Diario de Mallorca, entre otros. El pasado 23 de abril la empresa mandó un comunicado a sus trabajadores en el que les informaba que «la dirección de El Periódico de Catalunya tiene la intención de iniciar un Expediente de Regulación Temporal de Empleo de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19″.

Las negociaciones entre el comité y la empresa se han ido alargando, sin llegar a un acuerdo, al jueves 2 de abril. Ese día el primero comunicaba a los trabajadores que, tras una nueva reunión de la mesa negociadora, la compañía «no se ha movido del planteamiento del 50% de reducción (de horas y de salario) hasta el 31 de julio», algo que afectaría al total de la plantilla de la empresa y que se sumaría al 13% que ya habían reducido en el anterior ERTE.

Una situación similar a la del diario ABC, aunque el grupo Vocento, que fue el segundo en dar a conocer esta medida, ya ha llegado a un acuerdo con el comité de empresa, según el cual se verán afectados 38 trabajadores, que reducirán su jornada y su salario en un 40%. «Este ERTE afecta a los trabajadores de las áreas comercial y de gestión y a la alta dirección. Será efectivo desde el 1 de abril y se prolongará hasta el 31 de mayo», aseguraba en un comunicado este mismo comité el pasado 31 de abril. La redacción quedaba a salvo al considerar que su trabajo en estos momento es esencial. Al margen del caso de ABC, que también se ha visto afectado por una bajada de la publicidad programática, Vocento se ve algo aliviado por la suscripciones de sus periódicos regionales, según han asegurado fuentes del Grupo a este periódico.

Unidad Editorial

En Unidad Editorial, que se ha sumado más tarde que el resto de grupos, se encuentran con varios frentes abiertos. Mientras El Mundo marca un récord de usuarios únicos en marzo, un 100% más que el mes anterior, y va sumando suscriptores, la publicidad programática huye de sus contenidos. «No aparece en ninguna noticia o artículo que contenga la palabra coronavirus, que ahora mismo son la mayoría. Aunque mantenemos la campañas y los branded content (contenido patrocinado), la programática ha bajado un 50%», aseguran desde este medio. Por otro lado, se encuentra el diario Marca, ahora sin capacidad de generar muchos contenidos debido a la suspensión de las competiciones deportivas aunque, según las misma fuentes, su caída publicitaria no ha sido tan brusca «ya que su temática se aleja de la crisis sanitaria».

En este grupo los comités de cada cabecera están actuando por separado y este viernes se encontraban reunidos intentando llegar a un acuerdo con la empresa. Un día antes, el comité de El Mundo envió este comunicado a los trabajadores del medio: «La empresa nos ha comunicado que la próxima semana hará oficial la decisión de llevar a cabo un ERTE para intentar paliar la sangría económica por el desplome de la publicidad, la caída de venta de ejemplares en quiosco, así como la pérdida de otras fuentes de ingresos. Esta medida tiene como objetivo la viabilidad de la empresa y salvar los puestos de trabajo», aseguraban al tiempo que añadían que los representantes de los trabajadores están completamente en contra de esta medida.

También en plena negociación se encuentra el Grupo Henneo, en el que, según señalaron fuentes internas a El Confidencial Digital, tanto la publicidad como difusión y venta de ejemplares de sus principales cabeceras han sufrido una gran caída. En este caso, el ERTE que preparan afectaría a todos los trabajadores, es decir, no se haría distinción por departamentos y se verían afectados desde directivos hasta personal de la redacción, aunque este dependerá de cada cabecera. Porque, según explica la misma fuente, los medios que engloba esta empresa, Heraldo de Aragón, 20minutos, o LaInformación.com, como en el caso de Unidad Editorial, negociarán de forma distinta los expedientes de regulación.

También el Grupo Godó, editor de medios como La Vanguardia, está estudiando un ERTE de reducción del 25% de jornada y sueldo de todos los trabajadores del grupo, tal y como informa VozPopuli.

Prisa

Por su parte, el Grupo Prisa, que engloba El País, Cinco Días y la Cadena Ser ha descartado llevar a cabo un ERTE aunque el pasado martes 31 de marzo envió un comunicado a sus trabajadores, firmado por Manuel Mirat, consejero delegado de la compañía, en el que les pedía «un sacrificio ante el daño económico» que está sufriendo la empresa. De esta forma, el Consejo de Administración de Prisa aprobó una «reducción de un 20% de la compensación a los consejeros no ejecutivos y la rebaja de en torno a un 35% de la retribución del Consejero Delegado y la Alta Dirección», además de «suprimir todos los gastos no esenciales para la publicación».

Unas medidas parecidas a las que ha tomado eldiario.es. El medio digital dirigido por Ignacio Escolar ha decidido paliar la sangría económica reduciendo el sueldo de los jefes de la secciones y así intentar que la crisis no afecte a los redactores. La bajada de salario será de un 10% y un 30% y, en palabras del director, «este tijeretazo en el sueldo de 2020 solo afectará por ahora a los jefes y jefas del periódico, que somos quienes más cobramos. No descarto que tengamos que asumir recortes aún mayores, pero nuestra prioridad es evitar que las personas con los sueldos más bajos de la redacción se vean afectadas por la situación».