Centro de Desarrollo Rural de O Viso

Francisco en su casa de Lodoselo | Centro de Desarrollo Rural de O Viso

logo
La nueva vida de Fran: de las drogas en Barcelona al paraíso de Lodoselo

Sociedad

La nueva vida de Fran: de las drogas en Barcelona al paraíso de Lodoselo

Este gallego encontró un nuevo hogar gracias a una plataforma para repoblar el mundo rural y acabar con la España vacía

José Francisco Gil se marchó de Pontevedra a Barcelona con 22 años y aguantó una década. Más que suficiente. Cuando cumplió los 32 apenas pesaba 38 kilos y era drogadicto. La ciudad le había engullido. «Dije basta. Tomaba y vendía drogas y hacía muchas cosas malas. Un día me miré al espejo y me prometí cambiar», cuenta por teléfono a este periódico. Fran, como le conocen, buscó refugio en el campo gallego: pasó dos años viviendo en varios pueblos hasta que encontró un nuevo hogar en la localidad de Lodoselo gracias a un programa para acabar con la España vacía.

Fran se puso en contacto con el Centro de Desarrollo Rural de O Viso, en la provincia de Orense. Como muchas otras repartidas por toda la geografía española, esta asociación forma parte de la Confederación de Centros de Desarrollo Rural (Coceder), un banco de casas, tierras y negocios que tiene como principal labor repoblar el medio rural. La Coceder lleva años trabajando en ese objetivo y consiguió una subvención del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar para lanzar la  plataforma digital volveralpueblo.org. Activa desde la semana pasada, la web anuncia ya 407 casas, 102 tierras y una quincena de empleos en 18 provincias. Su misión no es sólo reducir el éxodo rural, sino promover el camino de vuelta: que la gente salga de las ciudades y regrese al mundo rural.

La ciudad es consumo, consumo y consumo. El pueblo es pasear, disfrutar la vida y relajarte«

«A mí la ciudad me lo quitaba todo y el pueblo me lo ha devuelto todo», arranca Fran, que tiene 36 años. «La ciudad es consumo, consumo y consumo. El pueblo es pasear, disfrutar la vida y relajarte. Esto es un paraíso. Cuando me harté, busqué por internet y acabé encontrando el centro de O Viso, que me ofreció el alquiler de una casa con opción a compra. Pago 150 euros al mes por una casa de dos pisos». El dueño del inmueble vive en Sudamérica y desde el Coceder se pusieron en contacto con él para explorar la posibilidad de que la vendiera o alquilara.

“Queremos que vengan nuevos pobladores”, explica el gerente de Coceder, Juan Manuel Polentinos. Su objetivo es localizar viviendas y terrenos en desuso y darles vida con gente que venga de la ciudad. Para ello, claro, las personas necesitan incentivos. El precio de la vivienda es uno de ellos. La posibilidad de encontrar un negocio, otro. Entre los empleos que oferta esta plataforma hay tiendas, bares, restaurantes o panaderías, pequeños comercios familiares cuyos dueños quieren traspasar para jubilarse. «El medio rural tiene atractivos y posibilidades. Hay que ver el medio rural en positivo y recuperar los saberes tradicionales y los temas sostenibles. Los recursos naturales están en un 99 por ciento en el medio rural y no es lo mismo que lo mantengan las gentes de aquí que las multinacionales», sostiene Polentinos.

Más de 3.000 localidades abandonadas

Desde hace décadas, los jóvenes huyen a las ciudades en busca de oportunidades y los pueblos, envejecidos, se van quedando mudos. La brecha entre la España urbana y la España rural cada día es más grande: según el Instituto Nacional de Estadística, actualmente hay cerca de 1.500 localidades con menos de 101 habitantes, cuando en 1996 la cifra era de 851.

España está compuesta por unos 8.100 municipios. Y si atendemos a los datos del informe de 2018 del Consejo Económico y Social de España, cerca del 80 por ciento de la población total está concentrada en apenas 700 localidades. Esto quiere decir que el 23 por ciento de la población vive en el 90 por ciento del territorio.

Además, los datos del INE indican que en 2016 había 3.225 núcleos de población en los que no vive nadie. Y un número más: los 7,9 habitantes por kilómetro cuadrado que viven en la zona conocida como la Serranía Celtibérica (1.632 municipios entre Castilla y León, Aragón, Castilla-La Mancha, La Rioja y la Comunidad Valenciana). Esta región y Laponia, en Finlandia, son los dos únicos territorios de la Unión Europea que registran densidades inferiores a 8 habitantes por kilómetro cuadrado.

Los problemas rurales entran en la campaña política

Con Santiago Abascal paseando a lomos de un caballo junto a Morante de la Puebla, Albert Rivera subido a un tractor por los campos de Guadalajara y el PSOE de Pedro Sánchez aprobando medidas contra el despoblamiento rural, está claro que la España del campo está cada vez más presente en la agenda política.

“El tema rural ha llegado por fin a la agenda política”, celebra Polentinos, de la Coceder. “Ha costado mucho y venimos alertando desde hace décadas. Ahora, gracias a la unión de muchas plataformas y a manifestaciones como la del domingo en Madrid, los políticos se están poniendo las pilas”. Más de 80 plataformas participarán este fin de semana en la concentración de la capital española, convocada  por “Soria Ya” y “Teruel Existe”. Será a las 12 de la mañana y saldrá desde la Plaza de Colón en dirección Neptuno.

Polentinos cree que la política tiene que tomar más cartas en el asunto. Su iniciativa con el banco de casas está bien, pero no será suficiente si no viene acompañada de políticas. «Podemos allanar el camino a gente que viva en grandes ciudades y quiera cambiar de estilo de vida. No es una solución, pero sí puede ser  un acompañamiento a unas medidas públicas».

Comentar ()