Cómo son los votantes más fieles del PSOE? ¿Cuántos son? ¿Dónde viven? ¿Qué preocupaciones tienen? El sociólogo Ignacio Urquizu los conoce muy bien. Acaba de publicar ¿Cómo somos? Un retrato de la gente corriente (Deusto). El perfil sociológico de 10 millones de españoles que, según el sociólogo, son determinantes para que Pedro Sánchez gane las elecciones. En este grupo al que Urquizu, ex diputado del PSOE, ha denominado “gente corriente” y ha delimitado desde las ciencias sociales, se encuentra el núcleo duro del votante socialista. Un ciudadano de centro izquierda, muy ideologizado, inmune al PP, a Vox y a Podemos. Y muy difícil de manipular ni con fake news, ni con noticias de verdad.

Lo primero que preguntamos a Urquizu es cómo ha definido y delimitado esa gente corriente en su aproximación sociológica. “Lo que he hecho ha sido usar criterios socioeconómicos para definir a la persona corriente. Es la más extendida en la población, porque es la más numerosa. Es la que se sitúa en el centro en la escala socioeconómica y la que, además, ocupa la posición mediana. Es decir que hay tanta gente a su izquierda como su derecha”. Explica a El Independiente el autor. Según su análisis, este grupo ocupa en centro izquierda dentro de la escala ideológica de la sociedad española.

Y continúa: “Es gente que se define así misma como obrero cualificado, que trabaja en el sector servicios, en la restauración o en la construcción y que gana entre 900 y 1200 euros. Mayoritariamente vive en ciudades entre 10.000 y 50.000 habitantes y tiene estudios medios bajos. Como mucho han hecho secundaria y, mayoritariamente, son mujeres y su edad media es de 46 años”.

Según la investigación de Urquizu, el conjunto de la población es más conservadora que este hombre corriente, ellos están ligeramente más a la izquierda. “Son el grupo social donde únicamente ha ganado históricamente el Partido Socialista, indistintamente de lo que pase a nivel nacional o regional, siempre el Partido Socialista es el más votado por este grupo”. explica. “Lo que se ha notado en los últimos años es que la sociedad española se ha hecho más conservadora y eso, en este grupo, no se ve, no se han hecho tan conservadores como el resto de la población”.

Un voto determinante

Si los ciudadanos de este parte de la población no salen a votar, el partido socialista pierde los comicios. “Es el núcleo más amplio de la sociedad con 10 millones de población y es muy importante en las elecciones. Esta población no llega al 30% pero si le sumas los obreros no cualificados alcanza el 50%. Se notan mucho en las elecciones porque son muchísimos”, asegura Urquizu. ¿Se quedará este grupo en casa el día 28 de abril? “En estas elecciones este grupo aparece muy activo en las encuestas”.

Según el sociólogo estos 10 millones de españoles son de ideología y valores firmes. Las elecciones son clave para reforzar sus ideas ya que las campañas en nuestro país suelen ser muy ideológicas. “Los partidos enfocan las campañas pensando en esta gente en los que su motivación última es la ideología, importa mucho más que la gestión”, asegura.

El Ministerio de Justicia ha encargado dos informes relativos a Memoria Histórica para trabajar en la próxima "legislatura y media".

El Ministerio de Justicia ha encargado dos informes relativos a Memoria Histórica para trabajar en la próxima «legislatura y media». EUROPA PRESS

Memoria Histórica

Uno de los factores que podría servir de agente movilizador de este grupo de población para decantarse con el voto al PSOE es la Memoria Histórica. Frente a las críticas que recibe Pedro Sánchez, principalmente por la derecha, por la exhumación del dictador y la reactivación de la Ley de Memoria histórica para sacar miles de muertos de las cunetas, este grupo poblacional es muy sensible al tema.

la Memoria histórica tiene una carga emocional muy poderosa pero lo que tiene es un argumento ideológico de peso

“De todos los grupos que hay en España son los que tienen más familiares en el bando republicano y, además, lo que también se observa es que son la gente que con más silencio y dolor ha vivido todo ese pasado familiar. Es en uno en los que menos se ha hablado en casa de estos temas. La Memoria Histórica es muy sensible, está muy presente y, seguramente, es lo que explica que tengan un lazo emocional con la izquierda mucho más fuerte que otros grupos sociopolíticos y económicos”, considera el sociólogo.

Según explica Urquizu la memoria histórica tiene una carga emocional muy poderosa, pero lo que principalmente contiene es un argumento ideológico de peso, “porque tiene que ver con una cosmovisión de la política y del país”.

Inmune a otros partidos y fuera de los medios

El grupo que ha estudiado el sociólogo se mantiene muy fiel al PSOE. “Es un grupo que se le resiste al PP, es el núcleo duro del PSOE. Pero ni Podemos en sus mejores momentos se ha conseguido penetrar de manera significativa en la intención de voto de este grupo social. Vox en la última encuesta reflejada en el libro que de diciembre de 2018 sólo alcanza al 1%”.

El grupo socioeconómico al que hace referencia Urquizu en los medios sale caricaturizado.

La razón por la que Urquizu ha hecho este libro es “para hablar de gente de la que se habla muy poco. Se habla mucho de los millennials y se habló de los indignados, pero no de la gente corriente y cuando se habla de ellos es de manera ridícula. Cuando se trata a la gente que vive en un barrio como Carabanchel sale reflejado como el hijo yonki de la limpiadora y el camarero que es de extrema derecha. Y no es así se habla mal de ellos o no se habla”, asegura el sociólogo que apunta a los medios como relatores de la realidad.

La ideología es un gran antídoto ante las fake news

“Los medios de comunicación soléis reflejar mucho las estrategias de los policías, habláis de lo que es hace un partido, cada partido tiene su noticia, su página, y se centra en un relato de cada partido. Pero eso no significa que hables de lo que la gente le interesa, habla de lo que al partido le interesa”.

Otro aspecto destacado de su relación con la comunicación es que, como considera Urquizu, a este grupo de la población no le afectan las fake news. “Es un elemento que sobrevaloramos, es verdad que esta gente lee pocos periódicos, y se informa especialmente por la televisión, pero es verdad que cuando uno elige cómo informarse suele tener en cuenta su ideología. La ideología es un gran antídoto ante las fake news porque te hace pasar de la información cuando no encaja en tu mundo y aunque tú recibas una noticia falsa, si dice lo contrario a lo que tú piensas, lo más normal es rechazarla. Esto está muy estudiado. uno acepta o rechaza las informaciones, sean verdaderas o falsas, en función a su ideología.