Sociedad | Violencia de género

La mujer asesinada en Córdoba, víctima oficial número mil de violencia machista

Ana Lucía Silva fue encontrada muerta junto a su presunto agresor, que estaba en libertad condicional tras una condena por asesinato de su expareja.

Pancarta contra la violencia de género que dice: "No más violencia contra las mujeres"

Pancarta contra la violencia de género. EFE

El Gobierno ha confirmado que el asesinato de una mujer este viernes en Córdoba es un caso de violencia de género, por lo que el número de víctimas mortales a manos de sus parejas o exparejas desde el año 2003 se eleva a 1.000, según se recoge en la estadística oficial.

Junto al cuerpo de la mujer, también fue hallado el de su presunto agresor, que era su pareja, en una vivienda de Córdoba capital donde se registró un incendio. Ambos presentaban heridas de arma blanca y el hombre, al parecer, estaba en libertad condicional tras una condena por asesinato de su expareja en un municipio de Cádiz al principio de la década del 2000.

Precisamente debido a que el crimen tuvo lugar antes del año 2003, esta mujer no está contabilizada como víctima oficial por parte de la Delegación del Gobierno para la Violencia de Género. Fue desde ese año cuando se empezaron a contabilizar este tipo de crímenes machistas con vistas a la aprobación, un año más tarde, de la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género.

Según estas cifras, la media es de 60 asesinatos cada año y el ejercicio con más víctimas mortales fue 2008, con 76 mujeres asesinadas, seguido de 2010, con 73; y el que menos, el año pasado, cuando se registraron 47. En lo que va de 2019, la cifra asciende a 25.

Según los datos oficiales, la mayoría las víctimas contabilizadas en el registro oficial –entorno al 70%– no había denunciado a su presunto agresor, teniendo en cuenta que el dato sobre denuncias se incorporó en 2006. En lo que va de año, solo tres habían acudido a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

La primera en incorporarse a este recuento fue Yaneth, una extranjera de 28 años que fue arrojada desde un segundo piso por el que era su novio en la localidad malagueña de Fuengirola el 7 de enero de 2003. La última en incluirse ha sido la mujer asesinada el pasado viernes en Córdoba.

Ellas son la primera y la última en una estadística poblada de historias de mujeres cuyo único rasgo en común es precisamente su condición femenina. De hecho, son varias las asociaciones feministas que en reiteradas ocasiones han destacado que este tipo de violencia contra las mujeres «se ha cobrado más vidas que el terrorismo de ETA». Las víctimas mortales a manos de la banda terrorista ascienden a 853 en sus 40 años de historia, según cifras del Ministerio del Interior confirmadas a Europa Press.

Comentar ()