Cartel de la película Mario

Cartel de la película Mario pathe.nl

Sociedad

Deporte sin reglas de género

La lucha por un deporte sin discriminación por orientación sexual e identidad

Está a punto de comenzar un partido de tenis en las instalaciones de un polideportivo madrileño. Amigos y familiares de ambos oponentes se aglutinan en las gradas para animarles. Antes de que los participantes salten a la pista, un hombre del público le roba un beso a uno de los tenistas, su novio. Justo en ese momento, se oye a alguien exclamar desde la grada: «¿Por qué tienen que hacer eso? Hay niños delante».

En un mundo ideal, el deporte no tendría que usar «etiquetas» y tampoco sería necesario crear equipos que integren a personas atraídas por los de su mismo sexo, o que su identidad de género no se corresponda con su documentación. Esto implicaría que el deporte sería libre de discriminación, insultos y acoso.

Pero la realidad es muy distinta. Asociaciones LGTBI+ crean cada día equipos que reúnen a miembros del colectivo que simplemente quieren jugar sin ser acosados. El director de Fuera de juego, documental sobre la invisibilización de la homosexualidad en el fútbol, Richard Zubelzu, indica que estos clubs «cumplen una función reivindicativa y otra que implica sentirse seguro». Estas iniciativas ponen en contacto a personas discriminadas por su condición que, además, quieren hacer deporte en un entorno seguro.

Yo quiero que mañana se me conozca como Alba Palacios, una chica más”

Algo que diferencia a estos equipos LGTBI+ de otros es que puede sumarse cualquier persona, incluso heterosexuales, que son igualmente «bienvenidos», tal y como indica Juan Luis Pérez, Vicepresidente de la asociación Deporte y Diversidad.

A pesar de esta invitación a las personas atraídas por miembros del sexo opuesto, el deporte LGTBI+ pretende ser un espacio dedicado a miembros del colectivo: «Para mi, deporte LGTBI significa integración, diversidad, que todo el mundo pueda practicar la actividad que le gusta sin ningún tipo de rechazo social, ni por su género sentido ni sexualidad», apunta Alba Palacios, primera trans federada en fútbol en España.

Orgullo LGTBI Madrid 2019

Orgullo LGTBI Madrid 2019 Amnistía Internacional

Además de las competiciones a nivel local que puedan organizar los equipos LGTBI, este 2019 tendrán lugar en Roma los EuroGames, un evento multi-deportivo impulsado por la EGLSF (Federación Europea de Deportes Gays y Lesbianas). Los EuroGames son el resultado de un deseo de combinar la competencia deportiva con la lucha contra la discriminación por motivos de orientación sexual e identidad de género.

Es importante que  a estas iniciativas se sumen las federaciones y el Consejo Superior de Deportes, para que así se normalice la salida del armario de los jugadores. Sin embargo, la realidad es muy distinta, ya que nadie acaba de aprobar una ley contra la LGTBIfobia, normativa que se ha echado atrás con la entrada de Vox en el Senado: «Están creciendo los delitos de odio, cada año hay más denuncias y los políticos que están entrando actualmente en los ayuntamientos y pactando no parecen muy a favor de la causa», destaca Zubelzu.

Qué supone ser LGTB en el fútbol

El deporte profesional ha ido muy por detrás de la realidad social, ya que la apertura y visibilización han llegado antes a otros ámbitos. Dentro del mundo del deporte, hay algunas disciplinas que han avanzado más lentamente, como es el caso del fútbol. «Estas dificultades son debido a los propios intereses económicos, publicitarios y de los equipos, que han sofocado los intentos de los jugadores de salir del armario», destaca Juan Luis Pérez.

Si un futbolista del Real Madrid sale del armario, puede que le echen”

La disciplina mundialmente conocida como fútbol mueve unas sumas de dinero no aptas para mortales, y esto provoca que los jugadores teman que una marca deje de patrocinarles tras su salida del armario. Dentro de este miedo, cabe señalar la existencia de equipos como Real Madrid, que cuentan con marcas como Emirates que pertenecen a países afamados por legalizar la pena de muerte a la gente del colectivo. «Si un futbolista del Real Madrid sale del armario, puede que le echen», sentencia Richard Zubelzu. Es por ello que muchos profesionales de este deporte, aprovechan para hacer pública su homosexualidad una vez que han puesto punto y final a su carrera, como es el caso del alemán Thomas Hitzlsperger.

En 2018 se estrenó una película LGTBI llamada Mario, que sigue la historia de dos jóvenes futbolistas, y, en su presentación, el director comentó que había contactado con cinco jugadores de la Bundesliga -competición alemana de fútbol- que se consideraban gays. De los cinco, uno de ellos confesó que había recurrido a una novia falsa, «lo que demuestra la tremenda presión que tienen los futbolistas, que se ven obligados a inventarse una vida», indica Juan Luis Pérez.

Cartel de la película Mario

Cartel de la película Mario pathe.nl

Una forma de acoso que tienen que soportar los miembros del colectivo son los insultos que les lanzan aficionados. El público tiende a llamar a los jugadores o jugadoras trans  por su nombre de nacimiento, y su intención es atacar. Alba Palacios hace especial hincapié en la educación, considera «muy importante normalizar la que es una realidad». Cualquier espacio debería ser seguro para un deportista, «yo quiero que mañana se me conozca como Alba Palacios, una chica más».

Trans hormonados

La tenista Martina Navrátilová declaró hace no mucho que las personas trans que practican deporte «hacen trampa», lo que generó muchas críticas. La propia tenista se retractó después. Además, anunció que se estaba informando y que está envuelta en un documental que instruye acerca de este tema.

Dentro del mundo del deporte, hay jugadores que tienen una importante ventaja física que les viene dada de forma natural. Rafael Nadal, por ejemplo, juega con la mano izquierda, lo que supone una ventaja son respecto a sus rivales, la mayoría diestros. Sin embargo, las «personas trans no tienen privilegios, de hecho, suelen tener desventajas», indica Juan Luis Pérez. En caso de que una persona que haya nacido con genitales de hombre comience a hormonarse, sus niveles de testosterona pasarían a ser más bajos. En este proceso de transición se dan una serie de cambios que anulan cualquier ventaja competitiva.

En el caso de Alba Palacios, una mujer que se está hormonando por no querer que «en mi organismo haya testosterona», esta pasaría a tener un nivel físico igual que el resto de sus mujeres, lo que le ayuda a «sentirse una más».

Quizá más de uno se pregunte qué problemas puede tener una persona trans que quiera profesionalizarse. En cuanto un jugador o jugadora desee competir a nivel nacional, este tendrá que identificarse con el DNI. «En caso de que lo tengas, puedes jugar sin ningún tipo de problema», indica Palacios. De hecho, la propia Alba es actualmente miembro del conjunto Las Rozas CF, donde ha recibido un trato por parte de sus colegas de lo más positivo: «Las mujeres me tratan como si fuera una más en el vestuario, y es algo que se agradece».

 Referentes dentro del colectivo

Javier Raya

Javier Raya EP

«Billie Jean King no es solo una luchadora, sino que colocó los cimientos de la competición de mujeres más potente del mundo», indica Juan Luis Pérez. A los que no les suene el nombre de Billie Jean King, es importante que sepan que está considerada como una de las mejores jugadoras de tenis de la historia. Tras abandonar su carrera como deportista, se estrenó como autora con la publicación del libro La Batalla de los Sexos, título que se llevó al cine. Es igualmente reconocida por su papel en la creación de la WTA, la competición de tenis femenino que aglutina a fenómenos globales como Naomi Osaka, Serena Williams o María Sharapova.

Billie Jean King es una mujer abiertamente homosexual que tuvo que enfrentarse a una serie de problemas que no evitaron que «se creara un circuito profesional de mujeres que triunfan y dan ejemplo a deportistas, vengan de donde vengan», señala Juan Luis Pérez. La labor de la tenista ha sido reconocida por parte del US Open, torneo de Nueva York que la homenajeó poniéndole su nombre a una de las pistas principales.

Además de Billie Jean King, el mundo del deporte cuenta ahora con más visibilidad gracias a figuras como Víctor Fernández y Carlos Peralta, jugadores de waterpolo que hace poco protagonizaron una imagen para el suplemento del El Mundo en la que aparecen besándose. Esto se asemeja a lo que hizo el diario francés L’Equipe hace unos meses, que sacaba en portada a dos deportistas de élite que se besaban. Más allá de que los deportistas LGTBI+ necesiten referentes por su profesión y orientación, hay personas como Víctor Fernández a los que recurren otros «para que este les de consejos», indica Zubelzu.

 Están creciendo los delitos de odio, cada año hay más denuncias y los políticos que están entrando actualmente en los ayuntamientos y pactando no parecen muy a favor de la causa»

Antes se ha señalado que los deportistas tienden a hacer pública su homosexualidad después de colgar las botas. Sin embargo, Javier Raya es un patinador olímpico que salió del armario antes de profesionalizarse. Para Richard Zubelzu, esto es más sencillo, ya que, el patinaje «es un deporte minoritario, por lo que no le ha supuesto ningún problema».

El deseo incombustible de cambiar las cosas que siente el colectivo parece no conocer límites, sin embargo, algunos como Alba Palacios, desearían vivir en un mundo en el que exista simplemente el deporte, en el que, cualquier miembro de la sociedad pueda practicar fútbol , tenis o baloncesto sin miedo al rechazo, «sueño con un deporte que no requiera de etiquetas», concluye la futbolista.

Comentar ()