Sociedad

Cómo se aplica la nueva baja de paternidad a partir del 1 de enero

A partir del 1 de enero de 2020 comenzará aplicarse una de las ampliaciones de la nueva baja de paternidad, que entró en vigo el pasado mes de abril. Se amplían los tiempos, de ocho a 12 semanas, y cambia la forma en la que el padre deberá disfrutarlos. Esto es todo lo que tienes que saber sobre las nuevas normas del permiso de paternidad.

  • Permiso intransferible
    Este permiso, retribuido al 100%, será intransferible, por lo que si el padre no lo disfruta, no lo podrá ceder a la madre.
  • El primer mes de baja, ininterrumpido
    De las 12 semanas de permiso en 2020, las cuatro primeras deberá disfrutarlas de forma ininterrumpida inmediatamente tras el parto, de modo que los progenitores están obligados a simultanearlas. Esta imposibilidad de que los progenitores puedan turnarse ha generado críticas entre asociaciones y también en Unidos Podemos. Ante este hecho, el PSOE incluyó el compromiso de modificar «aquellas trabas actuales que dificultan la no simultaneidad» de estos permisos» en su propuesta de programa común progresista para las elecciones del 10N.
  • ¿Y las ocho semanas restantes?
    El segundo y el tercer mes podrán ser de disfrute interrumpido y ejercitarse desde la finalización del descanso obligatorio posterior al parto hasta que el hijo o la hija cumpla un año.
  • ¿Cómo se solicita?
    Para poder solicitar el permiso de paternidad, es necesario estar afiliado y dado de alta en la Seguridad Social. Además, se exige que el padre tenga cubierto un período de cotización de 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores a la fecha de inicio del período de suspensión o, alternativamente, 360 días cotizados a lo largo de su vida laboral, con anterioridad a la mencionada fecha.
  • En 2021, 16 meses de permiso
    Tal y como establece en el texto del real decreto, el permiso de paternidad se ampliará de forma progresiva: se elevó a ocho semanas en 2019; y se elevará a doce en 2020 y a 16 en 2021, igualándose así al de maternidad. Una vez equiparados, las seis primeras semanas posteriores al parto serán obligatorias e ininterrumpidas, y las diez restantes que tendrá cada progenitor serán a distribuir hasta que el bebé cumpla un año.
  • ¿Cuánto le costará al Estado?
    La ampliación del permiso de paternidad a 12 semanas en 2020 costará 336 millones de euros más al Estado, según los cálculos que el Gobierno incluyó en el Plan Presupuestario remitido el pasado 15 de octubre a Bruselas. Una vez implantadas las 12 semanas de permiso de paternidad en 2020, el coste global de este permiso y del de maternidad supondrán 705 millones anuales para el Estado. Otros 166 les costará a las compañías, como consecuencia de las cuotas empresariales. De hecho, el Gobierno ya cifró el coste la ampliación de abril de 2019 (de 5 a 8 semanas) en 252 millones. Se prevé que el gasto por estas prestaciones se eleve hasta los 1.107 millones de incremento en 2021 y hasta los 261 millones en relación a las empresas.

Más hombres que mujeres cobrando la baja

Hasta septiembre de 2019, se han registrado 120.973 prestaciones de primer progenitor (maternidad) y 150.750 de segundo (paternidad). Estas cifras se desprenden de la última estadística del Ministerio de Trabajo.

Tal y como reflejan estos datos, hay más hombres cobrando dicha prestación que mujeres, algo que se puede achacar a que ellos tienen mayores tasas de empleo y ocupación por lo que pueden cumplir los requisitos para acceder más fácilmente que las mujeres, según destacan desde UGT.

Por otro lado, el número de excedencias ha aumentado un 4,8 por ciento respecto a septiembre de 2018. En el caso de las percibidas por mujeres han crecido un 3,99 por ciento y en las de hombres un 12,12 por ciento.

Antes de 2007, cuando apareció por primera vez la baja de paternidad como tal, los padres sólo disfrutaban de dos días por el nacimiento de su hijo

El permiso de paternidad tiene una trayectoria más reciente que el de maternidad. Apareció por primera vez en la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres, que lo definía como «un derecho individual y exclusivo del padre, que se reconoce tanto en los supuestos de paternidad biológica como en los de adopción y acogimiento».

Hasta entonces, los derechos del padre quedaban recogidos por el artículo 37b del Estatuto de Trabajadores, aprobado y publicado en el Boletín Oficial del Estado por primera vez en 1980. Reconocía el derecho del padre a dos días, que eran ampliables a cuatro en caso de «fallecimiento, accidente o enfermedad graves, hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización que precise reposo domiciliario, de parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad».

Te puede interesar

Comentar ()