La Policía Nacional ha detenido en Barcelona a un hombre que se hizo pasar por un niño para «conquistar» por Internet a una niña de 11 años de San Fernando (Cádiz), que accedió a seguir los «retos» que le marcaba para conseguir imágenes de ella de alto contenido sexual.

La Policía también ha imputado en este caso a un menor de la misma localidad que la víctima que difundió en distintas redes sociales las imágenes de la niña.

De hecho, según fuentes policiales, la alerta saltó cuando la niña se dio cuenta de que este menor, conocido suyo, había difundido en redes sociales y de mensajería fotos y vídeos de ella de alto contenido sexual que había enviado a una persona con la que tenía una relación por Internet.

Al conocer los hechos, los padres de la pequeña acudieron a la Comisaría de San Fernando (Cádiz) para explicar que una persona desconocida había solicitado a su hija realizar «retos» de carácter sexual por Internet mediante la función Stories de Instagram, red social especializada en subir fotos y vídeos cortos que desaparecen a las 24 horas de su publicación.

Antes de llegar a estos «retos» esta persona conversaba con la niña de cosas normales, para después derivar la conversación a un contenido sexual «cada vez más subido de tono», explica la Policía en una nota de prensa.

Una vez enviadas las imágenes, el receptor utilizaba otra red social dedicada a la creación y edición de estos vídeos para posteriormente utilizar una aplicación de mensajería instantánea y así compartir imágenes y vídeos en círculos de pedofilia.

Las imágenes llegaron de vuelta a San Fernando y un menor las compartió también en sus redes sociales, hasta el punto de que la propia niña se enteró de que estaban circulando.

Una vez que los padres conocieron los hechos y los denunciaron en la comisaría de San Fernando, los agentes comenzaron a trabajar para localizar los perfiles de estas redes y a los usuarios de los teléfonos móviles que habían solicitado e intercambiado las imágenes y los vídeos.

Pese a que los números de teléfonos no pertenecían a los autores de los hechos, los agentes lograron identificar al ciudadano peruano con domicilio en Barcelona que había conseguido las imágenes de la niña y al menor de edad residente en San Fernando (Cádiz) que recibió y difundió las imágenes de la pequeña.

Los agentes intervinieron sus móviles, que están siendo sometidos a un análisis exhaustivo.

Una vez finalizado el atestado policial, la diligencias en las que se acusa a ambos de delitos contra la libertad e indemnidad sexual de una menor han sido remitidas a las Fiscalía de Menores de la Audiencia Provincial de Cádiz y a un juzgado de instrucción de Barcelona. EFE