La Ertzaintza ha detenido al presunto asesino de su mujer y su hija en Abanto-Zierbana (Bizkaia) tras localizarle en unos trasteros de Portugalete en estado seminconsciente después de que intentara suicidarse ingiriendo pastillas, han informado este miércoles fuentes de la policía vasca.

El crimen se ha cometido en el interior de la vivienda familiar, un adosado en el barrio Sanfuentes de Abanto-Zierbena, hacia la una del mediodía.

Allí la Ertzaintza ha encontrado muertas con signos de violencia a la madre, de 54 años, y a la hija, de 24, y ha comenzado una investigación para tratar de localizar al marido y padre, al que se consideraba el principal sospechoso.

En el dispositivo de búsqueda la Ertzaintza ha acudido a varios lugares frecuentados por el sospechoso en Santurtzi, donde tenía una inmobiliaria, y en la colindante localidad de Portugalete, donde le ha hallado finalmente en el interior de unos trasteros a las cuatro y media de la tarde.

El sospechoso, de 60 años, ha sido localizado semiconsciente después de haber ingerido una gran cantidad de pastillas

El hombre, de 60 años y llamado Faustino, ha sido encontrado en estado seminconsciente tras haber ingerido una «gran cantidad» de pastillas, presuntamente para intentar suicidarse.

Debido a su estado, ha sido trasladado a un centro hospitalario, donde permanece custodiado hasta que su estado permita el traslado a dependencias policiales.

El detenido era dueño de una inmobiliaria y también se había dedicado a la construcción, como su padre, según han comentado los vecinos de Sanfuentes.

Los vecinos, «asombrados»

Aficionado al gimnasio, unos vecinos le han definido como un hombre «muy raro» y «un poco especial», mientras que de su mujer han dicho que era «una bella persona».

En el bar Kantxantxara, al que iba varias veces todos los días, un cliente ha señalado que Faustino era «raro pero correcto» y que los fines de semana acudía al local con su mujer y, a veces, con la hija. Otro ha comentado en el bar a los periodistas que, últimamente, «se le veía raro pero no como para darle mayor importancia».

Otros vecinos de la pareja se han mostrado «asombrados» por lo sucedido en una familia que llevaba unos quince años residiendo en una vivienda pareada de un barrio que tiene unos dos mil habitantes.

De confirmarse la naturaleza machista del crimen, la mujer del ahora detenido sería la víctima mortal número 16 de la violencia de género en lo que va de año en España (la 1.049 desde 2003), y la primera en el País Vasco desde 2018. Su hija, también asesinada, no figuraría en la estadística porque no es menor.