El número de fallecidos en la residencia pública Reina Sofía de Las Rozas, una de las más grandes de la Comunidad de Madrid, supera ya el medio centenar durante el mes de marzo, aseguran trabajadores del centro a Europa Press. Hasta el pasado miércoles, los datos recopilados por el Gobierno regional contabilizaban oficialmente 11 decesos, aunque según la plantilla de la residencia la cifra real superaba la veintena de fallecimientos.

Durante el pasado fin de semana, precisan trabajadores del centro, otras 15 de personas murieron en esta residencia con medio millar de plazas, muchas destinadas a dependientes, y gestionada por la Agencia Madrileña de Atención Social (AMAS).

Hasta la semana pasada, la residencia aseguraba a los familiares que tenía la pandemia «bajo control» porque apenas eran cinco los casos de coronavirus comprobados. Sin embargo, la dirección del centro confirmaba el pasado viernes a Europa Press que 34 ancianos habían sido trasladados a módulos de aislamiento, aunque no aclaraba si se les había realizado la prueba para ratificar el contagio.

Durante este fin de semana, desde la residencia se aseguraba a familiares de los residentes que el hospital de referencia, el Puerta de Hierro de Majadahonda, no estaba recogiendo las pruebas para analizar los resultados, y que por esa razón se desconocían los casos de contagio en el centro. Algo que niegan desde el hospital público.

Fuentes del Puerta del Hierro garantizan a Europa Press que el hospital ha proporcionado todos los test que ha pedido la residencia, con la que mantiene un contacto permanente. También que recoge posteriormente las pertinentes pruebas para analizarlas. Además, el hospital ha mandado personal médico a la residencia para reforzar la atención clínica ante la sucesión de bajas en este centro, que se cuentan por decenas.