La Guardia Civil ha denunciado a un joven de 28 años por presunto expolio de objetos históricos en la provincia de Burgos ya que, con la ayuda de un detector de metales había desenterrado once monedas antiguas y cuatro piezas de adorno.

Según ha informado la Guardia Civil de Burgos en un comunicado recogido por Europa Press, el Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil investigaba desde hace tiempo, a raíz de la publicación de una información en un medio de comunicación, el hallazgo de objetos históricos con el empleo de un detector de metales.

Las fotografías de las monedas y piezas encontradas con este aparato fueron expuestas y comentadas en una conocida red social, que fue analizada.

Las pesquisas practicadas han descartado que su procedencia fuera producto de una expoliación «profesional» o que los objetos fueran destinados a su comercialización. También se ha conocido que las prospecciones se realizaron en una finca de la provincia de titularidad familiar y no en un yacimiento o zona arqueológica catalogada, si bien la situación de ésta era cercana a un yacimiento ya clasificado.

Así, identificaron y localizaron al autor, que ha sido denunciado por infracción al Patrimonio Histórico Español por expolio de objetos históricos con un detector de metales en zona no protegida, sin haber comunicado los hallazgos.

Se han recuperado once monedas, algunas de notable antigüedad a falta de confirmación, así como un busto de Cristo en peltre, un botón de uniforme, una cadena y un anillo contemporáneo. Los objetos serán depositados en el Museo Provincial de Burgos para su catalogación.