La Policía Local de Sitges y los Mossos, se encuentran investigando una batalla campal ocurrida en la madrugada del domingo en el centro de la localidad, en la que decenas de jóvenes se enzarzaron a patadas, puñetazos y empujones, no muy lejos de la zona que aglutina los principales locales de ocio nocturno, informa El Periódico. La intervención policial detuvo momentáneamente la pelea, pero se reanudó hasta en dos ocasiones en calles aledañas. Los enfrentamientos se saldaron con dos heridos, pero sin ningún detenido, aunque la policía está identificando a los participantes gracias a los vídeos que han encontrado en redes sociales.

El inspector jefe de la Policía Local de Sitges, Rafael Pino, indicó a la Agencia Catalana de Noticias, que no se baraja que la trifulca tenga causas racistas u homófobas. Sin embargo, insistió en que la investigación sigue abierta y que espera que alguna de las víctimas denuncie a los agresores. De momento, la Policía Local y los Mossos reforzarán la vigilancia en el centro de Sitges, para que no se repitan estos episodios en los fines de semana venideros.

Rafael Pino lamenta que estos sucesos se hayan convertido en el «modus vivendi» de estos jóvenes. «Deberíamos ir a la causa del problema, más que a la reacción. ¿Qué está pasando que la juventud, en la situación de alarma sanitaria en la que nos encontramos, está en una zona de ocio y está peleando ? «, se pregunta antes de animar a hacer una» reflexión «social y pedir más implicación de los padres de los jóvenes.