Tres incendios forestales, dos de ellos ya controlados, han arrasado en Ourense cerca de 850 hectáreas, mientras que sigue activo el fuego declarado el pasado jueves en Hellín (Albacete) y estabilizado el originado en el sur de la localidad cacereña de Cachorrilla.

Ourense es la zona más afectada por el fuego y allí permanecen activos los tres incendios forestales iniciados en los últimos días, que han quemado casi 850 hectáreas, según los cálculos provisionales de la Xunta.

El que más preocupa en estos momentos es el incendio forestal que se inició en la tarde del viernes en el ayuntamiento de Monterrei (en el sur de Ourense), que afecta ya a unas 450 hectáreas, aunque las autoridades no temen que el fuego pueda llegar hasta los núcleos habitados de A Salgueira.

Este viernes se solicitó la colaboración de la Unidad Militar de Emergencias (UME) ante la proximidad del foco a zonas habitadas, pero la Consellería de Medio Rural ha desactivado ya la medida preventiva.

El alcalde de A Salgueira, José Luis Suárez, ha explicado a Efe que «todavía se pueden ver muchos pequeños focos que siguen activos, por lo que habrá que estar pendientes por si se reactivan», aunque reconoce que los vecinos han recuperado temporalmente cierto sosiego, al ver que sus casas están fuera de riesgo.

El fuerte viento en la zona sigue dificultando las labores de control de un incendio que ha cambiado varias veces de dirección y Suárez apunta que el avance ha sido muy rápido, tanto que llegó a conformarse un frente de casi tres kilómetros entre los núcleos de Flariz y Medeiros, con riesgo para A Salgueira.

Monterrei cuenta con gran implantación vitivinícola y legado histórico y artístico y muchos viñedos del lugar han quedado gravemente dañados por el fuego.

En las tareas de extinción trabajan un técnico, 11 agentes, 21 brigadas, 18 motobombas, 7 helicópteros y 9 aviones, así como pesonal de la UME.

Monterrei no es el único foco de incendios forestales en la provincia de Ourense.

En Viana do Bolo se ha controlado el incendio que empezó este jueves en la parroquia de Vilardemilo y que comenzó en cinco focos diferentes al atardecer, lo que ha llevado a las autoridades a pensar que fue provocado de forma intencionada. La superficie quemada provisional es de 250 hectáreas.

Allí trabajan 1 técnico, 16 agentes, 44 brigadas, 20 motobombas, 8 helicópteros y 8 aviones.

Por último, en Verín permanece controlado desde ayer por la tarde el foco de la parroquia de Queirugás, que afecta unas 144 hectáreas.

Para acabar con este fuego trabajan 1 técnico, 16 agentes, 30 brigadas, 14 motobombas, 10 helicópteros y 9 aviones.

Por su parte, en Hellín (Albacete) se han declarado este sábado dos nuevos incendios forestales, aunque ambos han sido de pequeñas proporciones y ya controlados -uno de ellos extinguido-, pero todavía sigue activo el que afecta a Agramón, una de las pedanías de este municipio albaceteño.

Este fuego se declaró el pasado miércoles y quedó controlado el jueves, aunque todavía no ha podido ser extinguido, y ha quemado ya a unas 274 hectáreas de terreno forestal arbolado, según las estimaciones del Gobierno regional.

Los dos nuevos incendios han afectado a terrenos cuyo mapa forestal está catalogado como agrícola, uno de ellos en un paraje situado junto a la carretera de Liétor y el otro en la pedanía de Isso.

En la localidad cacereña de Cachorrilla, el Plan Infoex ha controlado ya el fuego originado este sábado en una zona de dehesa, y en su extinción han trabajado medios aéreos y terrestres.

Han actuado dos helicópteros, cuatro retenes, dos camiones y un bulldozer, así como dos agentes del Medio Natural y una vez estabilizado y controlado, varias unidades se mantienen en el lugar para rematar el incendio. EFE