Los designios del algoritmo de Instagram son inescrutables. Y más todavía cuando eres una modelo negra de talla grande que quiere publicar fotos artísticas y reivindicativas en esta red social. Nyome Nicholas-Williams se enfrentó en agosto a la censura a imágenes en la que aparecía semidesnuda y puso en marcha la campaña #IWantToSeeNyome, en la que denunciaba que esta plataforma, propiedad de Facebook, discriminaba el contenido de las comunidades minoritarias al eliminar sus fotos o no posicionarlas, mientras que permanecían las de mujeres delgadas y blancas.

«Todavía existe un gran desequilibrio racial en el algoritmo por el que los cuerpos blancos son promocionados y no tienen que preocuparse de que censuren sus publicaciones, pero los cuerpos negros todavía tienen que justificar su presencia en la plataforma», afirmo Nicholas-Williams, conocida en la red social como @curvynyome, en una publicación. Por ello, pidió que Instagram asumiese la «responsabilidad de su sesgo social internalizado», así como que la red social hiciese «oficial» su «política de semidesnudez», porque «sólo entonces seremos escuchados y escuchados de verdad».

«Una imagen de mí, una mujer negra gorda, comenzó un movimiento mientras yo estaba siendo yo misma, pero esta soy yo, sin disculpas», escribió la activista de 28 años en un post similar al que desató la polémica. «Todos los días se pueden encontrar en Instagram millones de fotos de mujeres blancas muy desnudas y delgadas», expresó Nicholas-Williams, «¿pero una mujer negra gorda que celebra su cuerpo está prohibida? Fue impactante para mí. Siento que me están silenciando». Durante los siguientes días, cientos de seguidores de la modelo se unieron al movimiento #IWantToSeeNyome, en un momento en el que la campaña Black Lives Matter, que ganó gran relevancia gracias al seguimiento de los usuarios de redes sociales, estaba en su pleno apogeo.

«He publicado fotos de muchas más mujeres, mujeres blancas, que tenían [menos] ropa que Nyome que nunca fueron denunciadas ni eliminadas. Ésta fue la primera vez que me sucedió, y siguió sucediendo porque seguí volviendo a publicar las imágenes y se borraron», declaró para The Guardian la fotógrafa Alexandra Cameron. Nicholas-Williams, que lleva cuatro años trabajando como modelo, dijo al respecto en una de sus imágenes que no entendía las críticas a las fotografías en las que aparecía desnuda, porque «todos tenemos cuerpos y podemos optar por celebrarlos como queramos». «Las pinturas del Renacimiento se basaron principalmente en el cuerpo desnudo, ¡me encanta el arte, así que lo sé! ¿Cómo nos asusta tanto compartir nuestro arte y celebrar nuestros cuerpos sin que seamos sexualizados o sin que los demás nos juzguen? ¡Esto es arte, yo soy arte!», completó.

La plataforma, con más de mil millones de usuarios y 15.000 empleados trabajando en todo el mundo para buscar material prohibido, ha sido acusada en repetidas ocasiones de haber discriminado las publicaciones de la comunidad negra. En junio, el director ejecutivo, Adam Mosseri, reconoció la necesidad de analizar el «sesgo algorítmico» de Instagram y aseguró que estaba «escuchando las preocupaciones sobre si reprimimos las voces negras y si nuestros productos y políticas tratan a todos por igual».

Como, según escribió en su blog, «las palabras no son suficientes», la red social se comprometió a «analizar las formas en que nuestras políticas, herramientas y procesos impactan a las personas negras y otros grupos infrarrepresentados en Instagram». Gracias a la campaña impulsada por Nyome Nicholas-Williams, la fotógrafa Alexandra Cameron y la maquilladora Gina Martin, Facebook ha revisado sus políticas sobre desnudos en Instagram y a partir de este miércoles, tal y como informó la influencer, diferenciará entre lo que es celebración del cuerpo (por ejemplo, sostener el pecho desnudo) y pornografía (agarrar el pecho desnudo). Además, la plataforma ha lanzado una campaña propia, bajo el hastag #ShareBlackStories, para promover las voces negras.

View this post on Instagram

WE FUCKING DID IT!! @ginamartin @alex_cameron and I…we changed an Instagram policy! Look what happens when three women set out to change the world! We have put our heart and souls into this campaign and to see it come to fruition is insane! The observer newspaper (which is out today) has covered the campaign from the beginning and have written another article which highlights the hard work Gina, Alex and I have done (although it states they launched the campaign) this is in fact not the case as Gina, Alex and myself strategised for three months to ensure a change would happen. Hang tight for the full details of the policy change, as I will be detailing more information soon. We worked very hard on this and managed to get Instagram and @mosseri attention and there's still a lot of work to be done, as black plus sized women continue to be censored in many ways; and white women STILL tried to hijack and make it their campaign. There is of course a huge racial imbalance in the algorithm that still exists as white bodies are promoted and don't have to worry about censorship of their posts but black bodies still have to justify presence on the platform, this has also been brought to Instagrams attention! But when we put our minds to it… we can achieve literally ANYTHING!! I’d like to thank the 16 amazing humans that put their names to our open letter and that helped us push our campaign forward! The Instagram policy changes on the 28th, it outlines the difference between 'breast holding' or 'cupping' which is a celebration of body and 'breast grabbing' which is deemed to be pornographic, these images are censored to protect underage users but this policy change should allow them to better differentiate self expression/ art from pornographic content. Hopefully this policy change will bring an end to the censorship of fat black bodies. The last three have been absolutely wild to say the least but we move and move things we did! 🙌🏽💫

A post shared by Nyome Nicholas – Williams (@curvynyome) on