Agentes de la Guardia Civil de Alicante investigan la muerte de una galga que vivía junto a su camada atada con una cadena dentro de un maletero de un coche viejo en un domicilio de Xixona, según han confirmado fuentes del instituto armado.

La denuncia fue efectuada por la asociación de animales de la localidad el pasado fin de semana y, posteriormente, por un colectivo andaluz que se dedica a la protección y conservación de dicha especie. Ambos colectivos habían puesto en conocimiento del Ayuntamiento y el SEPRONA la situación en la que se encontraban los animales.

La protectora animalista ‘Galgos del Sur’ hizo una publicación en redes sociales el pasado lunes, 7 de diciembre, en la que solicitaba una «intervención urgente» ante la posibilidad de que el dueño «hubiera matado a los animales».

Asimismo, el colectivo andaluz había denunciado también, a través de un comunicado, que la perra, tras haber dado a luz cachorros, se encontraba atada con una cadena dentro de un maletero de un coche viejo en condiciones «higiénico-sanitarias lamentables». Por ello, pedían una actuación «urgente» al SEPRONA al considerar que la vida de los canes «corría peligro».

Al respecto, fuentes municipales han informado a Europa Press que el mismo lunes, agentes de la Policía Local se personaron en la vivienda para interesarse por el estado de la perra y los cachorros. El dueño les trasladó a los efectivos que los animales habían muerto «envenenados» días después de nacer.

En concreto, el hombre matizó a los agentes que la perra había fallecido tres días después de tener a los cachorros. A raíz de la versión del dueño, la Policía ha trasladado el caso al SEPRONA de la Guardia Civil y ha abierto diligencias por un posible delito de maltrato animal.

En la misma línea, tanto la protectora andaluza como la protectora de Xixona han confirmado a Europa Press que se personarán como acusación popular si la investigación acaba en sede judicial y se decide abrir un proceso penal contra el dueño.

El Ayuntamiento ha condenado lo ocurrido y ha asegurado que «siempre se ha actuado» ante los casos de maltrato animal, al igual que ha estado en contacto directo con los colectivos animalistas para «abordar la situación».