Desde María Pombo a Berryuca, cómo los influencers consiguen que la salud mental no sea tabú

María Pombo en 'El Hormiguero' Atresmedia

Salud | Sociedad | Vida Sana

Desde María Pombo a Berryuca, cómo los influencers consiguen que la salud mental no sea tabú

A pesar del prejuicio que todavía existe en la sociedad, Berry Berryuca, Carolina Iglesias o Daniel Valero ejemplifican cómo abordarlo de forma natural

El pasado mes de noviembre María Pombo, la influencer más destacada de nuestro panorama, confesó en ‘El Hormiguero’ que acudía al psicólogo. En el programa de Antena 3 detalló que uno de los motivos por los que iba es por la presión que le generaba «tener que crear contenido obligatoriamente». «Creas contenido siempre, 24 horas, no hay descanso», confesaba.

Hablar de salud mental en público o en ciertos contextos contextos sociales continúa siendo un tema tabú. A pesar de ello, no es extraño escuchar de la boca de algún conocido que acude a psicoterapia, o que, por ejemplo, va de forma puntual al psiquiatra. Al margen de los titulares que acaparó Pombo, muchos influencers ya hablaban de forma natural sobre, por ejemplo, sus citas con el psicólogo a través de historias de Instagram.

Con ello consiguen acercar a sus seguidores esta realidad que forma parte de sus vidas. Según Vicente Prieto, vocal de la junta de gobierno del Colegio de Psicología de Madrid, es importante que se hable con toda la libertad del mundo «para romper el estigma» que existe. «Los profesionales intentamos que se vea con total normalidad», sostiene.

Prieto insiste en que se ha generado «mucha ignorancia, miedo y extrañeza» en la sociedad respecto a personas diagnosticadas de, por ejemplo, trastornos bipolares, depresión o con episodios de ansiedad. Asimismo, advierte cómo este tipo de tipo de mensajes en ocasiones pueden llegar a banalizar lo que se entiende por salud mental. «El exceso de información de estas personas, que no son expertas, puede perjudicar a las personas que verdaderamente necesitan un tratamiento adecuado», detalla.

«Delicado» a la vez que «importante»

Berry Berryuca, influencer y YouTuber, asegura a El Independiente que las sesiones con su psicóloga siempre le han ayudado «en muchos aspectos» de su vida. «Varias personas me escriben pidiéndome ayuda o consejo sobre cómo controlar la ansiedad, qué hacer cuando estás triste o cómo superar una relación tóxica», afirma. Asimismo, asevera que en vez de acudir a ellos como referentes, se «debería de acudir a un experto».

  • Desde María Pombo a Berryuca, cómo los influencers consiguen que la salud mental no sea tabú
    • Compartir
    Manuel Carcelén

No somos psicólogos, no tenemos ni las herramientas ni las medidas para aconsejar más allá de como lo haría un amigo o colega»

berry berryuca, influencer y youtuber

«No somos psicólogos, no tenemos ni las herramientas ni las medidas para aconsejar más allá de como lo haría un  amigo o colega», subraya. Por este motivo decidió «normalizar» que acudía a terapia en vez de lanzar «mensajes confusos». El feedback que recibe por parte de sus seguidores difiere. Junto con agradecimientos, otras veces Berry ha sido sujeto de críticas.

Menciona cómo una seguidora llegó a espetarle que «tenía la piel muy fina» por «mandar muy rápido a terapia». Consciente su papel —con un público adolescente de 13 a 17 años—, intenta «tener cuidado» sobre lo que habla. «Mi intención no es normalizar la ansiedad ni la depresión, pero sí su tratamiento y superación y eso se consigue con trabajo personal y de la mano de profesionales», asegura. «Creo fielmente que las próximas generaciones vienen con una inteligencia emocional y un conocimiento de ellos mismos que será muy positivo. Ir a terapia no es de ‘locos’, es de cuerdos».

Generar una imagen constante

Vicente Prieto, portavoz del Colegio de Psicología de Madrid, asegura que muchas veces los influencers tienen que hacer frente a la gestión de una imagen que «tiene que estar constantemente alimentada». «Hay muchas personas que se ven desbordadas, además esto generalmente sucede en muy poco tiempo», detalla. «Se ven con ansiedad, dificultad en sus relaciones, altibajos emocionales o inseguridades que hacen que no puedan actualizar su perfil».

  • Desde María Pombo a Berryuca, cómo los influencers consiguen que la salud mental no sea tabú
    • Compartir
    EP

Daniel Valero, YouTuber y activista LGTB, detalla que «es un machaque absoluto» y algo para «lo que nadie está preparado». «La gente te despersonaliza hasta el punto que no es consciente lo que es ser blanco de presiones, críticas, o una comunidad que piensa que tienes un compromiso con ellos», relata. «La única forma que tienes para lidiar con ello es acostumbrarte y cerrar las redes, dar una vuelta y pensar que es algo que sucede, pero que no hay nadie que te esté gritando a la cara».

Necesario de transmitir

Carolina Iglesias, conocida bajo el pseudónimo ‘Percebesygrelos’, comenzó a hablar de salud mental en su canal de YouTube hace unos años. «Cuando retomé mi psicoterapia vi que me ayudaba mucho, además en mi entorno familiar y de amigos es algo bastante normalizado», afirma. «Pensé que si lo decía, mucha gente de la que me sigue se planteaba esta opción al ver en redes a alguien cercano».

  • Desde María Pombo a Berryuca, cómo los influencers consiguen que la salud mental no sea tabú
    • Compartir
    @vicovang

Me daría más vergüenza tener problemas y no resolverlos»

carolina iglesias, percebesygrelos, youtuber

Más allá de mencionarlo a través de sus historias de Instagram, le parece «necesario» transmitir esa parte de su vida «al igual que si vas al médico cuando te duele la cabeza». «Hay gente que me escribe y me dice que les he animado mucho», detalla a El Independiente. Por otra parte, también referencia cómo gente de su entorno le ha llegado a confesar que es algo que les daría «vergüenza» hablar ya que lo consideran algo «muy privado». «Me daría más vergüenza tener problemas y no resolverlos», confiesa la YouTuber.

La gallega subraya la falta de recursos que existe actualmente en la sanidad pública de cara a recibir psicoterapia. «Muchas personas terminan recurriendo al sector privado porque les urge, no pueden esperar semejante lista de espera», asevera Carolina Iglesias. Por su parte, en uno de los episodios de su podcast ‘Estirando el chicle’ —junto con Victoria Martín— aborda de una forma más detallada su experiencia personal con la salud mental.

Motivos más que «suficientes»

Daniel Valero, también conocido como Tigrillo en YouTube, confiesa que cuando empezó a hablar sobre salud mental y detalló que acudía a una psicóloga, le llegaron muchas dudas por parte de sus seguidores. «Me preguntaban sobre su situación y si yo la consideraba lo suficientemente grave como para ir o no al psicólogo», detalla. «Si piensas que tienes algún motivo para ir a psicoterapia, es que tienes que hacerlo, y si no, también».

  • Desde María Pombo a Berryuca, cómo los influencers consiguen que la salud mental no sea tabú
    • Compartir
    Andrea Hurtado

Hay que normalizar el hecho de acudir a un profesional, es algo que te puede salvar la vida»

Daniel valero, youtuber y activista lgtb

Al igual que Berryuca, es consciente del perfil de su comunidad —mayoritariamente personas LGTB—, algo por lo que pueden sufrir situaciones que repercuten directamente en su salud mental. «Cargamos una mochila de rechazo, negación, el haber sido víctimas de bullying o comportamientos homófobos. De ahí que se vean más perfiles con depresión o ansiedad», asegura. «Hay que normalizar el hecho de acudir a un profesional, es algo que te puede salvar la vida».

Te puede interesar

Comentar ()