La pandemia del Covid-19 hizo impidió que multitud de procesiones de nuestra geografía salieran a las calles. Con ello, el confinamiento vivido durante el pasado 2020 hizo que los pasos de diferentes cofradías no pudieron ser exhibidos. El coronavirus ha modificado muchas de nuestras tradiciones, y por consiguiente, la Semana Santa. En este sentido, con las medidas sanitarias pertinentes, muchas hermandades han abierto sus puertas reinventando así un momento muy vivido por los fieles.

La Real Federación de Hermandades y Cofradías de Semana Santa de la ciudad de Granada detalla a El Independiente que, a pesar de no poder salir a hacer la penitencia, esta se puede hacer dentro de las iglesias. Asimismo, explica cómo muchos templos han acondicionado sus espacios con entradas y salidas delimitadas, acotado aforos, puesto expendedores de gel hidroalcohólico y personal que realiza toma de temperatura en el acceso al recinto. «A pie de calle hay colas inmensas, un montón de gente esperando. La fila subía por todo San Pedro desde Plaza Nueva», indica una portavoz.

Me da pena que muchas personas se pierdan estos dos años una experiencia que nunca se olvida»

hermandad de san isidoro, sevilla

La sensación de tristeza y alegría se entremezclan. Muchos feligreses se muestran contentos ya que este año se pueden acudir a venerar las imágenes a las que tanto arraigo les tienen. Mientras que por otra parte, no se puede comparar con toda la atmósfera que envuelve al salir de un paso —algo que no sucede desde hace ya dos años—. En esta línea, desde la Hermandad de San Isidoro exponen que «no se puede comparar con el año pasado, pero por lo menos se puede celebrar». «Me da pena que muchas personas se pierdan estos dos años una experiencia que nunca se olvida», detallan desde la congregación.

  • Una imagen de un Cristo crucificado
    • Compartir
    Europa Press

A pesar de que otros años muchos pasos no pueden salir en procesión por la lluvia, desde esta cofradía sevillana subrayan el «esfuerzo» que se ha hecho este año. «Casi no hemos podido venir este año a la hermandad, por lo que hemos movido mucho contenido en nuestras redes sociales. Así pueden participar todos los hermanos y hermanas», exponen a El Independiente. En esta línea, la Hermandad Sacramental y Carmelitana de los Gitanos de Madrid, ha montado dos altares «extraordinarios» para las imágenes de Nuestro Padre Jesús de la Salud y María Santísima de las Angustias.

La situación actual lo impide

La catedrática en epidemiología por la Universidad Europea de Valencia, Patricia Guillem, indica a este periódico que «las medidas que están tomando las hermandades y cofradías son suficientes». «Hoy por hoy la celebración de la Semana Santa de forma tradicional es totalmente imposible», indica. «Aunque las procesiones sean al aire libre, tantas personas no pueden compartir un mismo espacio». Junto con las medidas pertinentes, la experta recomienda controlar las colas que se formen en las entradas a las iglesias y limitar la duración de la visita.

  • El interior de una iglesia y personas con mascarillas por Semana Santa
    • Compartir
    Europa Press

A día de hoy cada comunidad autónoma establece unas medidas diferentes en horarios y aforos para la celebración de misas. Según recoge Revista Ecclesia, en Andalucía el aforo está limitado al 30 % y el cierre de los templos es a las 22:00 horas. En Castilla-La Mancha se permitirá la asistencia a lugares de culto siempre que no se supere un 33 % de la capacidad. Sin embargo, la Comunidad de Madrid detalla que los templos han de cerrar a las 21:00 horas y se establece el 50 % de aforo.

Sin un paso que levantar

Alejandro Suarez, prioste segundo de la Hermandad de los Gitanos de Madrid, explica que el altar de su congregación ha sido adornado con flores y todos han ayudado a ello. «Teníamos ganas de tener algo, ya que el año pasado se vivió todo en soledad. De algún modo u otro ahora sí que podemos celebrarlo e ir a la Iglesia del Carmen», asevera Suarez. Asimismo, ya sus pasos salían en procesión todos los miércoles santo para este año han programado una eucaristía a la misma hora con la visita especial del cardenal.

Muchos cofrades sentimos que nos han quitado algo que se vive de forma muy intensa»

Como costalero, explica que echa de menos el esfuerzo que supone romper la rutina para hacer los ensayos con sus hermanos para levantar el paso. «Son momentos llenos de fraternidad para preparar el día grande», asegura. Además, muchos cofrades están visitando unos a otros los diferentes altares montados en las diferentes cofradías de Madrid. Por su parte, Julio Ávila, hermano de San Bernardo y La Macarena en Sevilla, subraya el «inmenso vacío». «Muchos cofrades sentimos que nos han quitado algo que se vive de forma muy intensa», confiesa. «No estás acostumbrado a pasear por una ciudad en la que prácticamente no hay nada».

El también costalero en la Hermandad de la Trinidad de la Lanzada, asegura que «en cuanto pase todo esto» va a volver a retomar todas las tradiciones con «muchas ganas». «La cuaresma es algo que se vive de forma muy especial, es un momento en el que se rompe tu rutina para ir a los ensayos», observa. «De una forma u otra sales de tu vida normal, ves a amigos y gente que nunca ves el resto del año». Según sus propias palabras, Julio expone que la Semana Santa se «ha reducido a muy poco».

Actividades alternativas

Por su parte, muchos ayuntamientos han programado actividades alternativas con temática centrada en la Semana Santa. Por ejemplo, el Ayuntamiento de Sevilla ha organizado una exposición callejera con 60 fotografías de las cofradías de la ciudad entre los años 20 y los 80 del siglo XX. Las instantáneas retratan a distintas hermandades, niños y mujeres de mantilla que se desarrollan en este mismo enclave. Se ofrece así un acercamiento al universo cofrade así como a la geografía urbana y humana de estas épocas en esta zona de la ciudad.

  • Exposición fotográfica de Semana Santa en Sevilla
    • Compartir
    Europa Press

Asimismo, el Ayuntamiento de Málaga, ha preparado un amplio programa de Semana Santa ajustado a la actual de pandemia. Junto al protagonismo de la música procesional, habrá recreaciones teatrales, rutas cofrades, visitas a parroquias y hermandades que han abierto sus puertas para venerar a los titulares de las cofradías. Además, las nuevas tecnologías y las redes sociales, tendrán un lugar especial en celebraciones religiosas en los que los usuarios podrán interactuar. A pesar de la situación actual provocada por el Covid-19, no impide mantener el espíritu vivo.