El sacerdote valenciano Ricardo Díaz de Rábago ha fallecido este pasado sábado en el hospital de Manises (Valencia) a sus 81 años, tras una larga enfermedad.

Díaz de Rábago fue titular durante 45 años de la parroquia Nuestra Señora de la Misericordia, de la localidad alicantina de Banyeres, perteneciente a la diócesis de Valencia.

En la misma parroquia, este domingo a las 17.30 horas el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, presidirá la misa exequial por su eterno descanso. Posteriormente, sus restos mortales recibirán sepultura en el cementerio de su localidad natal, Cullera, donde están enterrados sus padres, según ha detallado el Arzobispado de Valencia en un comunicado.

Ricardo Díaz de Rábago recibió la ordenación sacerdotal en Moncada en 1965 y su primer destino pastoral fue como vicario parroquial de San Mauro y San Francisco de Alcoi, donde estuvo entre los años 1966 y 1974, cuando fue designado párroco de Nuestra Señora de la Misericordia de Banyeres, de la que ha sido titular hasta 2018, aunque siguió un año más como párroco ‘in solidum’.

En estas cuatro décadas ha sido también arcipreste en distintas etapas, profesor en el Instituto de Banyeres, miembro del Consejo Diocesano de Pastoral de la diócesis y miembro del Consejo Presbiteral.

Díaz de Rábago estaba jubilado desde 2019, año en que cesó de párroco ‘in solidum’ de Banyeres.