Sociedad | Sucesos | Violencia de género

Piden 30 años de cárcel por violar a su hijastra menor de edad

Las violaciones, que se sucedieron en su residencia de La Laguna (Tenerife), derivaron en el embarazo de la menor

Varias personas participan en una concentración feminista en la Plaza de la Candelaria en repulsa por "todos los feminicidios" en Santa Cruz de Tenerife, Tenerife, Islas Canarias (España).

Varias personas participan en una concentración feminista en la Plaza de la Candelaria en repulsa por "todos los feminicidios" en Santa Cruz de Tenerife, Tenerife, Islas Canarias (España).

La Fiscalía Provincial de Santa Cruz de Tenerife pide una pena de 30 años de cárcel para un hombre por violar, en la vivienda en la que convivían en el municipio de La Laguna, a la hija menor de edad de su pareja, quien quedó embarazada.

Los hechos se iniciaron cuando el acusado, que está en prisión provisional comunicada y sin fianza, comenzó a entrar en el dormitorio de la menor para realizarle tocamientos mientras se masturbaba, actos que repetía casi a diario.

El sumario recoge que a los tocamientos le sucedieron la agresión sexual con penetración, con una frecuencia de dos y tres veces semanales pese la negativa de la menor.

«No quiero, vete, déjame», le decía al acusado, y no ejercía más resistencia por miedo a ser agredida. «No digas nada porque tu madre no te va a creer, me va a creer a mí», solía advertirle el presunto agresor. Como consecuencia de estas agresiones sexuales, la menor quedó embarazada.

A medida que avanzaba la gestación y ante el temor de que la madre no la fuera a creer, la menor comentó que se había quedado embarazada de un compañero de instituto. A partir del sexto mes, comenzó a dormir con su hermana, también menor de edad, por lo que las agresiones sexuales cesaron.

Un mes después de dar a luz, el hombre, tras amenazar a su hijastra de que si decía algo le quitaría a su hija, volvió a entrar en la habitación y continuó con las agresiones sexuales con penetración una o dos veces a la semana. La menor confesó, meses después, los hechos a su madre, que presentó denuncia ante la Policía Nacional.

La Fiscalía señala que los hechos son constitutivos de un delito continuado de agresión sexual, con acceso carnal a menor, por el que pide 15 años de prisión y diez años de libertad vigilada con prohibición de acercarse a la víctima. Asimismo, el presunto agresor deberá participar en programas formativos de educación sexual y será inhabilitado durante 20 años para empleos que tengan relación directa con menores.

El juicio se celebrará el próximo lunes en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife a las 11.00 horas.

Te puede interesar

Comentar ()