Sociedad

Ataque en aguas de Barbate: "Estuvimos rodeados de 15 orcas una hora"

Ataque de una orca en el Estrecho de Gibraltar.

Ataque de una orca en el Estrecho de Gibraltar. E. I.

“Estuvimos rodeados de quince orcas atacándonos durante una hora”. Así relatan los navegantes M. y P. el escalofriante acontecimiento que vivieron a bordo de su velero en las aguas del Estrecho de Gibraltar; en concreto, a 15 millas de Barbate (Cádiz).

M. y P. -prefieren reservar su identidad- se encontraban en el séptimo día de su viaje entre las Islas Azores y Barcelona, cuando el pasado jueves 12 de agosto, a las 10 de la noche, frente a la costa de Barbate sufrieron las embestidas de quince orcas que arrancaron a mordiscos la parte inferior de su timón dejándoles sin gobierno de la embarcación.

Estos incidentes de ataques de cetáceos vienen produciéndose desde el verano pasado cuando se registraron varios en Finisterre (Galicia). No obstante, según la información de La Voz de Cádiz, desde el pasado marzo se han registrado más de 60 incidentes ataques de estos cetáceos en el litoral de Cádiz, especialmente entre las zonas de Zahara de los Atunes y Tarifa. En concreto, en aguas de este popular municipio veraniego se han registrado diez ataques a veleros en la última semana.

La pala del timón del velero dañada por las orcas.
La pala del timón del velero dañada por las orcas. E. I.

Eran las 22:00 horas, hacía buen tiempo, el mar estaba tranquilo pero la noche era cerrada mientras M. y P.  navegaban a 15 millas de la costa de Barbate. “Aparecieron quince orcas, dos de ellas especialmente grandes, de unos 7 u 8 metros; el resto más pequeñas, probablemente eran las crías. Entonces atacaron el timón y de inmediato empezaron a morderlo, lo arrancaron, se llevaron más de la mitad. Ahí perdimos el gobierno de la embarcación. Luego continuaron jugando con el barco, lo tocaban todo el rato y así estuvieron una hora sin parar”, señala uno de los navegantes. Y lo hace ya con relativa tranquilidad pero aún bajo estado de shock al relatarlo desde la terraza de la Taberna del Melli en Tarifa, a escasos metros del puerto donde está reparándose su embarcación en el varadero.

Estado original de la pala del timón del velero.
Estado original de la pala del timón del velero. E. I.

“Nosotros lo primero que hicimos fue ponernos los chalecos de seguridad, al haber perdido el gobierno del barco y no tener ya timón. Llamamos a Salvamento Marítimo, y nos indicaron los pasos a seguir, aunque ya sabíamos el protocolo y lo habíamos llevado a cabo minutos antes”, relatan. “El reglamento dice que hay que apagar el motor, parar toda la electrónica y las luces del barco, y por último, dejar encendido la VHS, la radio del barco para poder llamar, así como tener disponible un teléfono móvil”.

Destacan que durante la terrorífica hora rodeados de orcas, pudieron certificar una especie de modus operandi de los depredadores. Las dos más grandes emitían un ruido, “dando instrucciones a las pequeñas”, según narran, y en ese momento las pequeñas arremetían contra el barco. Así durante toda una hora, se iban y luego volvían. Como si las orcas grandes estuvieran enseñando a las pequeñas a atacar, reflexionan.

Pasamos mucho miedo durante esa hora. Estábamos rezando con el chaleco salvavidas puesto. Y pensábamos que podíamos perder el barco, y por consiguiente la vida”

En todo momento, estuvieron en contacto vía radio y móvil con Salvamento Marítimo. Por eso insisten en alabar la profesionalidad del equipo de Salvamento de Tarifa, con su capitán Israel al frente, quienes en cuestión de 35 minutos llegaron al punto exacto donde se encontraban estos náufragos frente a Barbate.

La propia patrulla de Salvamento les explicó que en la última semana habían rescatado 10 veleros entre Barbate y Tarifa. No obstante, por ahora, según los registros oficiales, no se ha producido ningún herido. Las orcas destrozan la pala timón, lo que deja al barco sin gobierno, situación que siendo ya peligrosa, se agravaría notablemente si las condiciones meteorológicas no fueran óptimas, como por fortuna tuvieron esa noche del 12 de agosto M. y P.

“Pasamos mucho miedo durante esa hora. Estábamos rezando con el chaleco salvavidas puesto. Y pensábamos que podíamos perder el barco, y por consiguiente la vida”, rememora el propietario del velero. Cuando llegaron los operarios de Salvamento Marítimo, se cercioraron de que la zona estaba despejada, una vez las orcas ya se habían ido, y procedieron a remolcar el velero hasta el puerto de Tarifa.

El precio por este tipo de rescates asciende a 350 euros la hora, y en este caso tardaron cuatro horas en completar la operación desde que salió el equipo de Salvamento de la costa hasta que les encontraron y los remolcaron a puerto.

El capitán del barco, de origen brasileño, lleva 30 años navegando por todo el mundo y afirma que nunca había tenido un incidente así. Creen que hay un problema con los veleros, ya que, a pesar de seguir las normativas que indican las autoridades (límite de entre dos y 15 millas), estos barcos continúan encontrándose con ataques de orcas. En cambio, en barcos pesqueros, según Salvamento Marítimo de Tarifa solo ha habido un ataque aislado y en concreto a una sola embarcación.

El capitán del barco, quien ha trabajado con tiburones años atrás, afirma que a pesar de su fama son animales más buenos que las orcas, ya que a estas les gusta ver el sufrimiento de otros animales. Las orcas deciden atacar a las embarcaciones, sin interacción previa de los barcos, y en palabras de los navegantes, “si las orcas te ven, da igual lo que hagas o sigas el protocolo, ellas seguirán hasta que quieran, a pesar de tener el motor y luces apagadas”.

Con su testimonio quieren recalcar que la seguridad es lo principal. Para ellos, la clave fue tener en óptimas condiciones el VHS (la radio) y el móvil. Y, por supuesto, la profesionalidad de Salvamento Marítimo: «Nos sentimos protegidos por ellos en todo momento».

Te puede interesar

Comentar ()