Un inspector de la Policía Nacional ha aceptado este martes una condena de un año de prisión por agredir, vestido de paisano, al fotoperiodista Jordi Borràs en Barcelona en 2018.

La abogada de Borràs, Carla Vall, ha explicado en un tuit recogido por Europa Press que la condena incluye la obligación de que el policía haga un curso de prevención de violencias y otro de defensa de los derechos humanos.

Borràs ha contado también en un tuit que el policía «ha aceptado que fue una agresión por motivos ideológicos» y le indemnizará con 7.000 euros, y para la sentencia de conformidad el policía ha retirado la acusación contra Borràs, al que inicialmente denunció por supuestamente agredirle.

Fuentes de la Policía consultadas por Europa Press han explicado que, como toda condena penal, llevará aparejada otra de administrativa en el seno del cuerpo.

Los servicios jurídicos del cuerpo aún tienen que de evaluar la sentencia para concretar qué tipo de sanción aplican al inspector.