Copa Mundial de Fútbol Qatar 2022 Copa Mundial de Fútbol Qatar 2022

Sociedad

ENTREVISTA | Paolo Rondelli, excapitán regente de la República de San Marino

"El activismo LGTBIQ+ es más necesario que nunca, pero dentro de las instituciones"

Paolo Rondelli, excapitán regente de la República de San Marino

Paolo Rondelli, excapitán regente de la República de San Marino

Desde que la FIFA asignó oficialmente en 2010 la celebración de la copa del mundo de fútbol a Qatar, las polémicas relacionadas con este evento en un país que no respeta los derechos humanos y en el que los trabajadores viven en un régimen de esclavitud y la homosexualidad es castigada con penas de cárcel y hasta con la aplicación de la pena de muerte, no han hecho más que acrecentarse. Polémicas que, estando ya sumergidos de lleno en su celebración, han continuado arreciando día tras día. Por esta razón, me alegra enormemente haber conseguido entrevistar en estas fechas a Paolo Rondelli, en vísperas de su viaje oficial e institucional a Qatar.

Paolo Rondelli, de 59 años, fue designado el pasado 1 de abril como uno de los dos capitani reggenti de la Serenísima República de San Marino, una de las más pequeñas del planeta y también la más antigua del mundo. Un nombramiento muy relevante porque ha podido desempeñar su cargo de jefe de Estado en el Gran Consejo General de la Republica como primer jefe de Estado abiertamente homosexual LGTBIQ+ del mundo.

Paolo ha sido embajador durante muchos años en Estados Unidos y es activista y firme defensor de los derechos de las personas LGTBIQ+ desde siempre, habiendo trabajado muchos años en el Arcigay de Rimini.

Aunque Rondelli es el primer jefe de estado LGTBIQ+ conocido, en otros países hay también jefes de gobierno gay, como Xavier Bettel, primer ministro de Luxemburgo, o Ana Brnabić, primera ministra de Serbia. Su nombramiento ha tenido un gran impacto social y mediático y el Arcigay Rimini dijo que esperaba que Italia siga el ejemplo de San Marino «desde este camino de progreso y derechos civiles».

San Marino introdujo el reconocimiento legal para parejas del mismo sexo en 2016. Este fue un paso significativo para este Estado, donde la homosexualidad se castigaba con penas de cárcel hasta 2004. San Marino es una de las pocas ciudades-estado de Europa que sobreviven hasta nuestros días, junto con Andorra, Liechtenstein y Mónaco.

Pregunta-. ¿Cómo se sintió en aquel inolvidable día en el que fue elegido como primer jefe de Estado abiertamente homosexual en gobernar un país?

Respuesta-. Fue un día histórico, que me llenó de alegría y orgullo. Cómo puedes imaginar, ser el primer jefe de Estado ‘oficialmente’ gay es un gran honor. Aunque, Euprepio, tengo que decirte que quizás ha habido otros jefes de Estado antes que yo y no nos hemos enterado porque estaban encerrados en sus armarios de hipocresía.

P.- Hasta el año 2004, en San Marino se podía ir a la cárcel por ser gay. ¿Cómo ha sido este recorrido que os ha llevado a las uniones civiles y a tener un jefe de Estado abiertamente gay?

R.- Ha sido un recorrido bastante largo. Personalmente mi viaje empezó en 2019 cuando fui elegido diputado del partido RETE en el parlamento con un pasado importante de activismo en el Arcigay después de muchos años siendo embajador en Estados Unidos y luego en la UNESCO en París. He trabajado siempre en el ámbito de la cultura con responsabilidades importantes de liderazgo en diferentes instituciones. En todos estos años de servicio público me he construido una profesionalidad importante y también una respetabilidad a nivel profesional. Además, se me ha reconocido siempre un gran activismo en materia de derechos civiles y humanos pero siempre desde las instituciones, intentando cambiando las cosas desde dentro del ‘poder’.

Tras el final de mi mandato en la UNESCO empecé a frecuentar el partido RETE Movement, muy activo en temas relativos a derechos civiles. En este partido, en el que soy presidente en la actualidad, me llegó esta candidatura algo inesperada que acepté con orgullo y responsabilidad. En realidad, no esperaba que me eligieran en las elecciones, sin embargo, tuve unos resultados fantásticos. Para hacértelo breve, me dieron la Presidencia de la comisión de Exteriores y Seguridad, responsabilidad que sigo ejerciendo. Y lo más relevante, fui nombrado Capitano Reggente junto a Óscar Mina. En San Marino se gobierna en dos con iguales derechos y necesitando siempre el acuerdo para poder tomar decisiones. Un cargo que dura seis meses. Gobernamos como si fuéramos uno y teniendo una concentración de poder y unas funciones enormes. Prácticamente todos los poderes del Estado, legislativo, ejecutivo y judicial, están en nuestras manos.

P.-. ¿Cómo pueden gobernar dos personas al mismo tiempo?

R.- Bueno, no creas que es fácil estar siempre en sintonía. En mi caso, gobernado con Óscar Mina, nos respetamos mucho y hemos trabajado realmente bien, dividiéndonos las responsabilidades, a nivel de preparación, y luego decidiendo siempre juntos. Creo que la cosa ha ido muy bien, por lo menos a juzgar por los resultados conseguidos.

P.- ¿Ha disfrutado de la experiencia? ¿Le ha hecho feliz?

R.- La verdad es que ha sido una experiencia muy dura pero rica en satisfacciones. Además del día a día, he podido vivir grandes eventos como la inauguración de los Juegos del Mediterráneo y estar presente en los funerales de la Reina Isabel II, representar a mi país en la ONU y en otros grandes organismos internacionales. Sinceramente, una experiencia extraordinaria. A nivel de asuntos internos quiero destacar la reforma de la Justicia y, especialmente, la conquista de haber conseguido que el aborto ya no sea delito en San Marino. Imagina que San Marino, junto con Malta y el Vaticano, eran los únicos tres países europeos donde el aborto era delito. Yo fui una cara visible, uno de los pocos hombres, en trabajar muy duro para que en el referéndum ganara el sí, y por fin ha salido a la luz una ley fantástica. No solo quiero destacar que el aborto ya no está penado, sino que es una ley extraordinaria en materia de educación sexual en las escuelas y la gestión de la sexualidad para las personas minusválidas. Estoy muy orgulloso de haber sido yo quien firmara esta ley.

P.- ¿Le ha cambiado la vida ser jefe de Estado de San Marino?

R.- Bueno, la verdad es que los comienzos fueron algo accidentados. De repente recibí la llamada de una periodista que decía que tenía en sus manos algunas fotos mías desnudo. La verdad es que fue alucinante. Le contesté que no consideraba de interés público mi trasero y que, si tanto le interesaba mi desnudo, podía enviarle una foto no solo de mi trasero sino también de la parte frontal. Además le dije que soy naturista desde siempre y que no tenía nada de lo que esconderme. Ahí se acabó este episodio desagradable. Puse un post en Facebook con la misma foto y la tarjeta de socio de la asociación naturista. En el mismo periodo se murió mi padre y ha sido muy, muy doloroso. Incluso el hecho de ir a ver a mi padre al hospital ha sido complicado. La vida privada se resiente mucho y no te acostumbras fácilmente a ser acompañado permanentemente por guardaespaldas.

Ha sido un periodo duro también para mi pareja y mis amigos. Es evidente que pierdes mucha libertad de movimientos, pero a cambio he vivido emociones únicas.

P.- ¿Le gustaría tener puestos de igual responsabilidad en el futuro?

R.- La verdad es que no mucho. Lo que me interesa es seguir influyendo cada vez más. Trabajar para tener una sociedad cada vez mejor.

P.- Aunque sea político de San Marino, no puedo evitar preguntarle sobre la situación política italiana. En las últimas elecciones generales en Italia ganó Giorgia Meloni y ahora mismo tenemos un gobierno de derecha y extrema derecha en Italia, algo que ha asustado no solo a muchos italianos sino también a la Unión Europea. Ya sabemos lo que ha pasado con los gobiernos de extrema derecha en Hungría y lo que han representado para  los derechos humanos los gobiernos de Bolsonaro, Trump y otros populistas de extrema derecha. ¿Crees que en Italia puede haber un retroceso importante en materia de derechos humanos, civiles y especialmente en relación a las personas LGTBIQ+?

R.- Euprepio, yo creo que en Italia, incluso antes de la llegada de Meloni al poder, la defensa y lucha por los derechos de la comunidad LGTBI no ha brillado para nada. En realidad, todo está bastante parado y especialmente si hablamos de derechos para las personas trans y de lucha contra la transfobia. Se han hecho progresos tímidos en el pasado, pero ahora todo está detenido. Le diría que hay más progresos en la sociedad que en la política. Mucho me temo que en este momento veremos un gobierno mucho más interesado en la economía que en los derechos de las personas.

P.- ¿Podría explicarme por qué en Italia está costando tanto que las personas LGTBI consigan la verdadera paridad de derechos, cosa que se ha logrado en muchos países?

R.- El problema son los políticos. En Italia el Parlamento está lleno de gays en el armario. Prefieren vivir en la hipocresía y buscar sexo fuera de su casa mientras mantienen su vida burguesa y falsa. Son justamente estos gays reprimidos los más peligrosos y reaccionarios. Los que para taparse promueven políticas conservadoras en contra de los intereses de los ciudadanos.

P.- Esto pasa también en otros países donde, más que verse mal la homosexualidad, lo que se quiere es que no sea pública. Hemos visto muchos escándalos en varios países. Es decir, no pasa nada con ser gay, pero encerrados en los armarios. Rusia es un ejemplo. ¿Hay solución a tanta hipocresía?

R.- Creo sinceramente que el activismo es y ha sido clave para conseguir derechos. Sin embargo, en muchas ocasiones creo que se ha trabajado de una forma más reaccionaria que estratégica. Están muy bien los ‘Prides’, los desfiles, las luchas duras y muy ruidosas, pero se necesita mucha más unidad y estrategia para conseguir avanzar y conquistar derechos. Hacer política desde dentro de la política permite, a veces, conseguir más resultados que con una lucha más ruidosa, pero con objetivos menos claros. La protesta está bien, pero para conseguir cosas hay que hacer política. Mira lo que ha conseguido haciendo política Monica Cirinnà, es un ejemplo claro de lo que te estoy contando.

P.- Hablando de hipocresía y de cinismo. ¿Qué opina del Mundial de Fútbol en Qatar? Se trata de un país donde ser gay está sancionado hasta con la pena capital y un Mundial en el que, si no respetas las reglas y paseas con la bandera arcoíris, te pueden encarcelan hasta 11 años. Donde ser mujer es no tener casi derechos y en el que ha habido 6.500 muertos en las obras de construcción de los estadios. Obreros que han trabajado en régimen de semiesclavidud.

R.- Vamos a ver, me pilla con la maleta en mano saliendo para Doha para participar a la ceremonia inaugural de la Copa del Mundo. Ya sabe que el fútbol es un deporte donde, desafortunadamente, ser homosexual está muy mal visto y en el que hay ejemplos de jugadores que han tenido que cambiar de equipo y de país por ser homosexuales y por no poder seguir tapando la verdad. Ha habido pocos ejemplos de ‘outing’ en este deporte. Hay un ejemplo en Milán de un famoso futbolista que ha decidido cambiar de ciudad de forma repentina porque los rumores sobre su homosexualidad eran cada vez más explícitos. En fin. La realidad es que en el fútbol femenino, sin embargo, hay muchos casos de mujeres lesbianas que no tienen ningún problema en hacer pública su sexualidad. Yo creo que el fútbol masculino tiene un gran problema con la masculinidad, con el ser macho. La realidad es que en el fútbol las lesbianas han sido un ejemplo mientras que los gays siguen encerrados, en su mayoría, en sus armarios.

P.- Hay deportes que son también muy masculinos y mucho más rudos que el fútbol, cómo el rugby, donde estas tonterías se han superado hace mucho.

R.- Tiene razón, de hecho, uno de los outing más sonados en el mundo del deporte fue en Reino Unido. Gareth Thomas, excapitán del equipo gales de rugby, una verdadera leyenda en este deporte, anunció públicamente su homosexualidad y después fue agredido brutalmente. Sin embargo, su ejemplo fue extraordinario y marcó un camino muy importante para todos los jóvenes. Yo creo que en el fútbol hay muchos gays en el armario, demasiados. La FIFA por el momento ha hecho muy poco y la UEFA, poco a poco, va poniendo en marcha iniciativas para que la diversidad sea una realidad. Sin embargo, estamos muy lejos de conseguir una normalización en este sentido. ¡Una pena!

En relación con Qatar y toda su área geográfica hemos perdido una gran ocasión para progresar de verdad hacía la aceptación de la diversidad sexual. La FIFA debería haber exigido algún progreso en este sentido. No lo ha hecho, es evidente que los petrodólares son más importantes.

P.- Cómo ex jefe de Estado, ¿No le parece que deberían ser los países los que obligaran a la FIFA a tomar una decisión firme en relación con estos temas relacionados con los derechos humanos?

R.– Los Estados deben fortificar las políticas anti discriminación para que los comités olímpicos se unan en esta lucha. No vale la excusa de que en la mayoría de los países hay igualdad total. Ni en Italia, ni España y ni en el resto de países supuestamente civilizados hay igualdad real. Fíjate cómo viven los homosexuales en los pueblos pequeños, en las aldeas, etcétera. Necesitamos seguir luchando para que la discriminación sexual sea erradicada completamente de nuestra sociedad, para empezar en nuestros países. Y tenemos la responsabilidad de luchar para que no exista ni un solo país de los cincuenta que quedan donde ser homosexual sea un delito. Por no hablar de los catorce donde te puede ahorcar o tirar por un barranco por ser gay.

P.- ¿Qué culpa tienen en esta situación las religiones en general y la católica de forma específica en Italia y España?

R.- Creo que no se puede generalizar. Por ejemplo, en Italia, hay muchas diócesis donde se preparan parejas homosexuales a conciliar su vida sexual con el ser católico. Sin embargo, sigue habiendo una parte de la iglesia que no quiere oír hablar de abertura y que no está preparada para escuchar los mensajes que hemos recibido en los últimos años por parte del Papa.

P.- Hablamos de populismo. Usted ha trabajado muchos años como embajador en Estados Unidos. ¿Cómo ve la deriva populista de ultraderecha por parte de los políticos americanos y de la ciudadanía? ¿Cómo es posible que el aborto haya vuelto a estar prohibido en mitad del país?

R.- Yo acabo de volver de los Estados Unidos, donde he sido observador internacional en un equipo conformado por mucha gente que ha viajado por todo el país para vigilar que todos los protocolos de seguridad del voto fueran respetados. En el informe hemos dejado claro algunas actitudes populistas inaceptables de algunos políticos.

También en este caso estamos viviendo una situación muy televisiva. Los Estados Unidos en los últimos años han cambiado muchísimo. La política es un auténtico espectáculo retransmitido por las televisiones donde hay financiadores privados que han inyectado dos billones de dólares en las elecciones y otros novecientos millones en las manos de tan sólo diez personas. Esto nos dice que hay una influencia enorme de pocos empresarios para imponer ideas precisas y populistas. En realidad, estamos hablando de una democracia manipulada por los medios, las redes sociales y estos empresarios. Un verdadero lavado de cerebros dirigido por los dólares. Hay un riesgo enorme que esta manera de comprar política y democracias se traslade a Europa.

Lo que me alegra mucho es que los candidatos populistas de Trump, que han gastado una locura de dinero, han perdido casi todos. Es decir que algo se mueve y esto me hace estar tímidamente optimista.

P.- Volviendo a usted, Paolo, después de esta etapa de Capitano Reggente de San Marino, ¿qué proyectos tiene?

R.- Yo soy un mánager de la cultura y todos mis sueños están encaminados hacia ella. Crear un polo de museos que ponga todavía más en el mapa a San Marino. Que la cifra de más de dos millones de turistas al año siga creciendo. A la vez, espero que podamos progresar en el objetivo de conseguir una ley que tutele y proteja a los trans. También me interesa mucho trabajar en los tratamientos sanitarios para el final de nuestras vidas y también en la eutanasia. Morir sin sufrir tiene que ser un derecho.

Perdí mi padre hace pocos meses, gracias a Dios sin sufrir mucho. Pero pasando horas a su lado me he preguntado constantemente qué hubiera pasado si su muerte hubiera sido un calvario de días, meses o años.

P.- ¿Cree que sigue siendo necesario el activismo en el colectivo LGTBIQ?

R.- Creo que el activismo es más necesario que nunca, pero necesitamos que se haga activismo dentro de las instituciones.

Te puede interesar

Comentar ()