Sociedad

La explosión del baloncesto 3x3: "Es más físico, dinámico, rápido y adrenalínico"

Aitana Cuevas, jugadora de la selección española de 3x3, pelea por un balón durante el torneo del viernes en Madrid

Aitana Cuevas, jugadora de la selección española de 3x3, pelea por un balón durante el torneo del viernes en Madrid El Independiente

En 2021 los Juegos Olímpicos de Tokio fueron los primeros en acoger el baloncesto 3×3 como modalidad olímpica. Ese fue el momento clave para que el que ya era en ese momento uno de los deportes urbanos más practicados del mundo iniciara el camino hacia la profesionalización. «Fue un empujón fuerte. El 3×3 está ahora en un momento de expansión total. En Europa está creciendo mucho, y aunque en España está yendo un poco más lento también se está desarrollando a todos los niveles, tanto profesionales como de cantera», explica Rodrigo Toro, director de Elite 3×3, el primer club madrileño de este deporte. 

Las reglas del 3×3 son muy simples. Los partidos duran diez minutos, se juegan en media cancha de baloncesto y con una sola canasta. Cada equipo tiene tres jugadores en pista y, normalmente, otro de reserva. Las posesiones duran doce segundos, y cada vez que un equipo gana el balón debe salirse fuera de la línea de 6,75 para poder atacar. Los tiros desde fuera de la línea valen dos puntos, y los que se encestan desde dentro valen uno. Si un equipo consigue llegar a veintiún puntos antes de que acaben los diez minutos gana automáticamente el partido.

«Hay muchísimo más espacio en el 3×3 que en el 5×5. Es más físico, dinámico, rápido y más adrenalínico», afirma Aitana Cuevas, que desde 2016 es jugadora de la selección española de 3×3, con la que ha ganado dos platas y un oro en los campeonatos de Europa y ha quedado cuarta del mundo. «Puedes montar equipos con menos jugadores. En el 5×5 necesitas entre ocho y diez, pero aquí con tres o cuatro puedes jugar. Los tiempos y el espacio son muy diferentes, pero luego es muy trasladable al 5×5. Lo único que nos falta ahora mismo es romper la barrera y empezar a tener referencias en este deporte», añade Moisés, otro jugador habitual de esta modalidad de baloncesto.

Con el objetivo de darle al 3×3 un empujón definitivo, este viernes el club dirigido por Toro organizó el primer torneo oficial senior mixto FIBA de Madrid, que tuvo lugar en el pabellón del colegio Corazonistas. Una competición que, por primera vez, repartía puntos en función de los resultados, que posteriormente contabilizarán para el ranking FIBA (que funciona de manera parecida al que utiliza la ATP en el tenis). Era, como explica Toro, «una manera de profesionalizar el evento». Y fue un éxito, porque se presentaron 16 equipos, con un total de 64 jugadores, que agotaron las plazas disponibles. Además hubo actividades paralelas a la competición para animar el ambiente, como un concurso de triples, sorteos y una exhibición del campeón de España de BMX, Varo Hernández.

«La mayoría de torneos no son mixtos, se suelen segmentar por sexos. Pero este hemos querido hacerlo así para que se viera que el 3×3 es un deporte accesible e igualitario», explica Toro. «Personalmente para mí es positivo que sea mixto. Jugar contra chicos me hace tener que esforzarme más porque el físico de un hombre es mejor. Te hace tener que ir más al límite. Además, a nivel general muchas veces las chicas no nos apuntamos a este tipo de torneos, así que acaban por no organizarse. Al ser mixto tenemos muchas más opciones de poder jugar más torneos», asegura Cuevas. 

A día de hoy en España es muy raro encontrar jugadores que solo compitan en modalidad de 3×3. Lo habitual es que estén en equipos de 5×5 y cuando llegue la temporada de torneos 3×3 comiencen a entrenar para llegar preparados. Cuevas es la excepción, porque es la única jugadora femenina del país que compite únicamente en el formato de 3×3. Ella misma explica las razones: «Tomé la decisión porque llevaba mucho tiempo compaginando las dos modalidades. Y además tengo mi empresa y mi trabajo. No me daba la vida, así que elegí lo que más me gustaba, que era el 3×3».

Aún hay mucho desconocimiento. Se asocia al 3×3 como un deporte de verano

Moisés

El primer club de Madrid

«Elite 3×3 lo creamos dos amigos que amamos el baloncesto. Nos empezó a interesar esta modalidad y vimos que tenía tirón, así que quisimos crear una estructura profesional en Madrid. En ese momento no había nada parecido aquí, así que nos lanzamos. El pasado verano ya competimos con dos equipos profesionales, uno masculino y otro femenino», explica Toro. Y añade: «Tenemos jugadoras como Cecilia Muhate, que también es jugadora de la selección española de 3×3, o María Espín, que es capitana de Estudiantes». 

Actualmente, mientras se desarrolla el proceso de profesionalizar este deporte, el 3×3 ya tiene varias competiciones fijas en el calendario, algunas de ellas organizadas por la propia Federación Española de Baloncesto (FEB), que tiene un circuito profesional en verano y una liga en invierno. Aunque Toro considera importante destacar que «no es competencia directa de la FEB, porque las entidades privadas pueden organizar también sus eventos, torneos y circuitos».

«Aún hay mucho desconocimiento. Se asocia al 3×3 como un deporte de verano», afirma Moisés. Para cambiar eso, este 2023 puede ser clave, porque es año clasificatorio para los Juegos Olímpicos de París en 2024, donde la selección española de 3×3 tiene la opción de competir. «Cuentan todos los puntos y torneos para poder clasificarse. Está la opción de ir directos o jugar un preolímpico si no lo consigues. Este es el verano más importante», concluye Alba. 

Te puede interesar

Comentar ()