La Dirección General de Consumo del Ministerio de Consumo ha retirado del mercado dos modelos de mascarilla. Dentro de esta especificación entran, en primer lugar, las mascarillas higiénicas Disposable Protective Mask de la marca Tonqchen Wexin Labor Protection, puesto que, aunque en su envase se indique que se trata de un producto antivírico, en su interior no está la documentación que justifique esta propiedad, lo que «es un riesgo evidente para la salud», informa FACUA.

Consumo ha retirado, en segundo lugar, las mascarillas Premium Disposable Face Mask modelo JL-1-CE, cuya marca es actualmente desconocida, por, nuevamente, la falta de certificación que justifique su capacidad de filtrar bacterias que anuncia a la hora de comprarlo. También informa que dispone propiedades de una EPI, como el marcado CE, algo que tampoco documenta debidamente para justificar su autenticación.

Por su parte, FACUA recomienda a quienes hayan podido adquirir estas mascarillas que se abstengan de utilizarlas y acudan al establecimiento donde las adquirieron para su devolución.