El pívot del Urbas Fuenlabrada Bassala Bagayoko se convirtió este domingo en el jugador más joven en debutar en la Liga Endesa, al hacerlo con 14 años y 227 días, superando así a Ricky Rubio, que debutó cuando tenía 14 años y 359 días.

Bagayoko entró en la historia de la ACB en el derbi contra el Real Madrid, a los siete minutos de encuentro, cuando saltó al parqué del Pabellón Fernando Martín. Las muchas bajas llevaron a Josep María Raventós a contar con varios canteranos.

Bagayoko, con el dorsal 76 a la espalda, se estrenó con un mate tras rebote ofensivo que difícilmente olvidará. El ímpetu del niño, con más de 2.05 metros de altura pese a que cumplirá 15 años en septiembre, le llevó a cometer dos faltas al intentar taponar dos acciones ofensivas del Real Madrid.

El pívot, nacido en Bamako (Malí), que ya deslumbró en la Minicopa Endesa de 2019 con el CB Canarias, está militando en el equipo de la Liga EBA del club del ‘Fuenla’, competición en la que está promediando 8,6 puntos, 8 rebotes y 14,6 de valoración por partido en uno de los mejores equipos de la competición pese a su edad.

Bagayoko, ágil, agresivo bajo los aros, rápido para correr toda la pista y con una gran envergadura, llegó a Fuenlabrada desde el Baloncesto Alcalá. Y su cortísima carrera hasta ahora está muy marcada por el Real Madrid. Además de su debut como profesional, el mejor partido de su vida también lo disputó contra la cantera blanca, en noviembre de 2019, cuando le endosó 52 puntos con 13 años y la camiseta del Alcalá.