Tokio 2020

Mo Katir, durante una revisión médica en la Universidad Católica de Murcia

Mo Katir, durante una revisión médica en la Universidad Católica de Murcia UCAM

Deportes TOKIO 2020

Mil ojos sobre Mo Katir: "Puedo hacer algo grande"

La gran sensación del atletismo llega a los Juegos tras romper los récords de España de 1.500, 3.000 y 5.000 en un mes

Un cambio en la técnica de carrera, una alimentación más cuidada, entrenamientos en altura y mucha disciplina. «No guardo ningún secreto», insiste Mo Katir en la Villa Olímpica de Tokio, donde en los próximos días debutará en unos Juegos con el sueño de seguir asombrando al mundo.

Padre marroquí, madre egipcia y piernas de gacela, Mohamed Katir El Haouzi (17/2/1998, Alcazarquivir, Marruecos) es uno de los nombres propios del atletismo en este 2021 después de pulverizar tres récords de España en un lapso de 33 días.

Este viernes empieza el atletismo y Katir debutará el 3 de agosto. En total, España tendrá 55 atletas

El 10 de junio estableció en Florencia la plusmarca de 5.000 metros ( 12:50,79 minutos, un mordisco de casi siete segundos), el 9 de julio en Mónaco hizo caer la mítica marca de Fermín Cacho en el 1.500 para ponerla en 3:28,76 minutos y cuatro días después en el mismo escenario rebajó el de 3.000 metros hasta los 7:27,64 minutos. «¡No escucho a nadie!», gritó tras cruzar la meta. Por qué lo grito prefiere no decirlo: «Lo guardo para mí y ya está».

La polémica con Isaac Viciosa

En Gateshead no escuchó a nadie, pero a su vuelta a España sí. «De momento es un atleta que pongo en cuarentena y quiero dejar unos meses para que transcurra todo, que certifique esas marcas en los Juegos Olímpicos y se confirme que está completamente limpio», señaló Isaac Viciosa, poseedor del récord de 3.000 hasta la irrupción de Katir, en una entrevista con Soy Corredor. Días después, Viciosa se retractó (porque también había lamentado que fuera un apellido marroquí el que le batiera) y pidió perdón, pero la duda sobre la limpieza de Katir ya estaba sobre la mesa.

Lo cierto es que la progresión de Katir, afincado en el pueblo murciano de Mula desde los cinco años, no ha seguido la lógica habitual del atletismo. Tiene 23 años y hasta hace bien poco era un desconocido para el gran público. En menos de un año ha rebajado casi 20 segundos su mejor marca de 3.000 metros, ocho la de 1.500 metros y otros ocho la de 5.000.

Sus 12:50,79 minutos en Florencia es la cuarta mejor marca del año en los cinco kilómetros, la única prueba en la que competirá en Tokio 2020 (el 3 de agosto tiene las series y la final será el 6 a las 14:00 hora española). Los únicos que han sido más rápidos este año han sido el noruego Jakob Ingrebigsten, el etíope Hagos Gebrhiwet y el canadiense Mohammed Ahmed.

  • Mo Katir, antes de partir hacia Tokio 2020, sus primeros Juegos Olímpicos
    • Compartir
    EFE/Kiko Huesca.

La precaución de Katir

«Vengo con unas marcas muy muy buenas, pero eso no quiere decir que pueda pillar chapa. Soy novato en unos Juegos y vengo a disfrutar de mi objetivo, que era atleta olímpico», señala nada más pisar la Villa Olímpica, donde tiene ahora varios días para aclimatarse al horario y al calor, aunque a lo segundo ya está acostumbrado.

Katir corre con unas zapatillas diferentes al resto, con clavos de sierra, más parecidas a las que usan los atletas de fondo

Porque nació en Marruecos y a los cinco años se mudó a Mula, un pequeño pueblo del interior de Murcia donde sol aprieta y bien. «Yo aquí me siento como si estuviera ahí en mi pueblo», comenta el atleta de 23 años. En el clima se parece, pero en el resto nada de nada. «Esto no es una carrera de un pueblo, son unas Olimpiadas, es muy difícil pillar una medalla. Quiero disfrutar al máximo y a lucharlo».

«Yo no guardo ningún secreto», insiste. «Trabajo duro, diario, descanso, nutrición. La gente que me conoce sabe que entreno muy muy fuerte y gracias a eso y a una buena mentalidad conseguí las marcas que he hecho. Voy con la conciencia tranquila y creo que puedo hacer algo muy grande».

Te puede interesar

Comentar ()