Deportes

Mbappé seguirá en el PSG y Griezmann regresa al Atlético de Madrid

Cierra el mercado de fichajes más loco de los últimos años: Messi, Cristiano, Ramos y Griezmann cambian de camiseta, mientras que Mbappé y Haaland, las grandes perlas, no se mueven de sus clubes

El astro francés Kylian Mbappé, antes de un partido con el PSG.

El astro francés Kylian Mbappé, antes de un partido con el PSG. EUROPA PRESS

El mercado de fichajes más extraño y delirante de los últimos años ha concluido a las 00:01 de este miércoles 1 de septiembre con Kylian Mbappé en el Paris Saint-Germain. El club parisino no ha aceptado ninguna de las ofertas que ha puesto el Real Madrid encima de la mesa, la última de 2oo millones de euros.

Sobre la misma bocina se ha firmado una operación a cuatro entre Chelsea, Atlético, Barcelona y Sevilla que ha terminado con Antoine Griezmann de regreso en el club rojiblanco como cedido, Saúl en el Chelsea y Luuke de Jong en el Barcelona.

El traspaso de Camavinga ha movido más dinero que los fichajes de Messi, Cristiano y Ramos»

Se acaban así dos meses en los que ocurrió de todo, movimientos además totalmente inimaginables en mayo. Lionel Messi puso fin a toda una vida en el Barcelona porque el club no podía pagarle y se juntó en el PSG a Sergio Ramos, que abandonó el Santiago Bernabéu por la puerta de atrás. En el club parisino estarán también Neymar y un Mbappé que ha sido el protagonista del culebrón del verano hasta el último minuto.

Muchos aficionados madridistas esperaban que Florentino Pérez sacara un conejo de la chistera como en los tiempos del Pitina II, pero el jeque del PSG, Nasser Al-Khelaifi, lo tenía claro: no vendería a Mbappé por mucho que el delantero pueda firmar por otro club el 1 de enero y gratis. Ahí estará esperando el Real Madrid y seguramente alguna novia más que quiera seducir al francés.

El club blanco sí anunció un fichaje sobre la bocina, el de un Eduardo Camavinga, mediocentro francés de 18 años, por el que pagará 40 millones. Esa cifra es prácticamente el doble que la suma de los traspados de Messi, Ramos y Cristiano Ronaldo. Los dos primeros llegaron libres al PSG, mientras que el tercero se fue de la Juventus al Manchester United, el club en el que explotó hace ya más de una década, por 15 millones más ocho en variables.

  • Griezmann celebra un gol con el Atlético en 2019, antes de fichar por el Barcelona
    • Compartir
    Oscar J. Barroso / AFP7 / Europapress

    El regreso de Griezmann al Wanda

Quien no ha cambiado de camiseta es el noruego Erling Haaland, que continuará una temporada más en el Borussia Dortmund. Con 21 años recién cumplidos y unas cifras goleadoras de escándalo, no tardará en salir de ahí para protagonizar uno de los fichajes más caros de la historia y llenar de paso el bolsillo de su agente, Mino Raiola.

Los bolsillos que parecen estar vacíos son los del Barcelona. Tras no poder retener a Messi, al que dejó irse libre un año después de haber podido sacar más de 100 millones con el visto bueno del argentino, el club azulgrana ha visto cómo varios de sus jugadores se han tenido que bajar el suelo para poder inscribir a Memphis Depay, Eric García y Sergio Agüero, los fichajes.

Y en el último suspiro del mercado ha cedido a Griezmann al Atlético de Madrid, uno de sus rivales directos por el título liguero, y en su lugar llega De Jong. La operación estuvo en el alambre porque el acuerdo Saúl-Chelsea, el que provocó el efecto dominó, llegó cuando ya se había cerrado el plazo en España. Sin embargo, Sevilla, Barcelona y Atlético habían enviado la documentación en tiempo y forma.

El movimiento es muy difícil de comprender desde un punto de vista deportivo y más después de lo que ocurrió la temporada pasada con Luis Suárez, cuando el uruguayo se marchó gratis al equipo del Cholo Simeone para ser clave en el título de Liga. La cesión de Griezmann contempla también una opción de compra de 40 millones. El Barcelona pagó el triple en 2019.

Algo así sólo se explica desde el complicadísimo momento económico que vive el Barcelona. Sin Griezmann, libera la ficha más cara que tenía el vestuario. Pero pierde a otro puntal. Hace dos años su tridente era Suárez-Messi-Griezmann. Ahora será Depay-Agüero-Braithwaite.

Te puede interesar

Comentar ()