Deportes

Nadal se clasifica a la final de Roland Garros tras la lesión de Zverev

El alemán se tuerce el tobillo y abandona la pista en muletas después de tres horas de un tenis sensacional | Nadal buscará el domingo su 22º Grand Slam ante el croata Marin Cilic o el noruego Casper Ruud

Rafael Nadal se ha clasificado para una nueva final de Roland Garros después de que el alemán Alexander Zverev se retirara al final del segundo set tras torcerse el tobillo derecho cuando el marcador era de 7-6 (10-8) y 6-6 para el español.

Nadal jugará el domingo su final de Grand Slam número 30

Nadal y Zverev estaban deleitando a los 15.000 espectadores de la Philippe Chatrier con una exhibición tenística y cuando el partido se iba al tie break de la segunda manga, tras más de tres horas, el alemán apoyó mal el tobillo en una derecha y tuvo que abandonar la cancha en silla de ruedas entre gemidos de dolor. A los pocos minutos, volvió a la pista en muletas para anunciar que se retiraba entre el aplauso cerrado de la grada. No fue para menos, porque el partido fue un espectáculo a pesar de las durísimas condiciones de calor y humedad.

«Para mí estar en la final de Roland Garros otra vez es un sueño, sin ninguna duda, pero al mismo tiempo acabar así… He estado en la sala con Sascha antes de que volviera y verle llorar es muy duro, le deseo lo mejor«, indicó Nadal todavía sobre la tierra batida. «Estoy muy triste por él porque estaba jugando un torneo increíble. Es un gran compañero en el circuito y sé lo que está luchando por ganar un Grand Slam».

Nadal, a por la décimo cuarta copa en París

Trece veces campeón sobre la arcilla parisina, Nadal se enfrentará el domingo a las 15:00 al noruego Casper Ruud, que venció en la segunda semifinal al croata Marin Cilic por 4-6, 6-4, 6-2 y 6-2. Si gana, levantará su décimo cuarta Copa de los Mosqueteros y su vigésimo segundo Grand Slam, con el que ampliará su ventaja con Novak Djokovic y Roger Federer, empatados a 20.

Nadal, que hoy cumplía 36 años, se clasificó para su trigésima final de Grand Slam, la décimo cuarta de ellas en París, donde hasta el momento ha ganado todas las que ha disputado.

Nadal sudó como pocas veces en una pista de tenis, con el termómetro rozando los 30 grados y una humedad del 80%

Un primer set de 93 minutos

A diferencia del partido de cuartos de final ante Novak Djokovic, cuando salió enchufadísimo desde el minuto uno, Nadal tuvo que remar ante Zverev desde el inicio tras ceder su saque en el primer juego. Fue el alemán el que entró mandando en un partido que se jugó con el techo cerrado por la lluvia. Entre la humedad, la temperatura y que no corría el aire por el techo,la pista fue casi un horno. Pocas veces se ha visto sudar así a Nadal en una pista.

Entrenado por el español Sergi Bruguera, doble campeón en París, el alemán tiene en el revés su gran arma, pero el haber estado a las órdenes de David Ferrer y ahora de Bruguera le ha dado un impulso tremendo a su derecha. Ahora es un jugador temido por ambos lados y este viernes se lo dejó claro a Nadal.

El número tres del ranking jugó un primer set sensacional, de sus mejores en tierra batida, pero ni por esas se lo pudo llevar. Y eso que llegó a estar 6-2 arriba en el tie break, pero Nadal metió un par de puntos marca de la casa para salvar la situación y se llevó el set con un 10-8.

Con Nadal, y más en tierra, y más en París, conviene no dejar pasar nunca una oportunidad. Perder la primera manga de semejante forma, desperdiciando cuatro bolas de set, no fue sin embargo ninguna losa para el alemán, que aprovechó una lluvia de breaks para ponerse en ventaja en el segundo parcial.

Había que frotarse los ojos, sí, porque Nadal encajó cuatro breaks consecutivos. Y había que frotárselos de nuevo para ver que ni por esas podía estar tranquilo Zverev. El germano sacó con 5-3 a su favor, pero no pudo cerrarlo y cuando todo apuntaba a un tie break de infarto, se torció el tobillo en un apoyo y tuvo que decir adiós.

Te puede interesar

Comentar ()