Hace un año, Serena Williams abandonaba obligada la pista central de Wimbledon llorando, lesionada y desconsolada. La leyenda estadounidense no ha vuelto a competir desde entonces y al borde de los 41 años los tambores de la retirada suenan cada vez más fuerte. Pero Serena Williams no quiere aparcar la raqueta. A partir del 27 de junio reaparecerá sobre la hierba de Londres en busca de algo insólito.

«SW y SW19. Es una cita. 2022. Nos vemos ahí. Vamos”, escribió el martes en su cuenta de Instagram junto a una imagen de sus zapatillas blancas sobre el césped. La cita, claro, es Wimbledon: SW son sus iniciales y SW19 es el código postal del barrio de Wimbledon. Poco después, la organización del torneo anunciaba que le otorgaba una invitación.

Serena Williams, que el 26 de septiembre cumplirá 41 años, lleva sin competir los últimos doce meses, desde la lesión que le obligó a retirarse en Wimbledon 2021. Ha caído al puesto 1.208 del ranking de la WTA y hace unos pocos meses rompió con el entrenador Patrick Mouratoglou. La lógica invita más a pensar en el retiro que en el regreso, pero Serena Williams hace ya mucho tiempo que, como Nadal, no se guía por lo racional.

Si no, no se explica que ganara en 1999 su primer Grand Slam y que ahora quiera ganar uno más. Tampoco se explicaría que tenga 23 grandes en sus vitrinas, a tan solo uno del récord absoluto -femenino o masculino- de la australiana Margaret Court. O que haya estado 319 semanas -casi seis años- como número uno del ranking.

Antes de intentar el asalto a Wimbledon a partir del 27 de junio, la norteamericana tomará contacto con la hierba la próxima semana en el torneo de Eastbourne, donde competirá en dobles junto a la tunecina Ons Jabeur.

A por el récord de Margaret Court

Serena Williams ha ganado siete veces Wimbledon, otras siete el Abierto de Australia, seis en el US Open y tres más en Roland Garros. En total, son 23 grandes, el último de ellos en Australia 2017, cuando se llevó el torneo estando ya embarazada. Desde entonces, ha llegado a cuatro finales (Wimbledon 2018 y 2019) y US Open (2018 y 2019) y ha perdido las cuatro. Se ha quedado siempre a las puertas de igualar el récord de Margaret Court.

La australiana fue una leyenda en los 60 y los 70, cuando ganó once Aus Open, cinco Roland Garros, tres Wimbledon y otros cinco US Open para sumar 24 Grand Slam. Ninguna mujer y ningún hombre han llegado a semejante cifra desde entonces.

Ahora Serena Williams vuelve a la carga: si lo consigue, será además la tenista más veterana de la historia en consagrarse en Wimbledon. Tras un año sin competir, siendo madre y luchando contra tenistas que podrían ser sus hijas.