Copa Mundial de Fútbol Qatar 2022 Copa Mundial de Fútbol Qatar 2022

Deportes

La marca España que triunfa en el Mundial de Qatar, de las luces a la limpieza

Un responsable qatarí simula una táctica de España en los vestuarios de uno de los estadios. FRANCISCO CARRIÓN

España se enfrenta este martes a Marruecos en los octavos de final del Mundial de Qatar. No es la selección la única que se la juega. A diario las empresas españolas contribuyen a un torneo polémico que, en mitad de todas las controversias, avanza hacia el día D, el 18 de diciembre. Y no son pocos los materiales y servicios «made in Spain».

De las luces que iluminan los estadios hasta la limpieza medioambiental de las instalaciones. La conexión entre ambas es España, la procedencia de algunos de los materiales y servicios que hacen posible el Mundial de Qatar. “Las luces de los estadios son manufacturadas por Philips pero son todas suministradas desde sus fábricas de España”, señala a El Independiente Saud Abdulaziz Abdul Ghani, el ingeniero que ha diseñado la refrigeración de los estadios.

Tres de los ocho estadios de Doha donde se celebra el torneo fueron ideados en Madrid, en las oficinas de Fenwick Iribarren Architects, un estudio fundado por los arquitectos Mark Fenwick y Javier Iribarren en 1990. Además del 974, construido a base de contenedores de mercancías, también llevan su firma Al Thumama y el Education City, donde precisamente se disputa a las 16.00 de este martes el partido contra el país magrebí.

Aficionados qataríes en el estadio de Al Rayan. EFE

Revestimientos y metro

“Han diseñado los estadios y han participado también en la supervisión de la construcción de otros”, comenta Abdul Ghani, al corriente de la implicación española en el primer campeonato de la FIFA en tierras árabes, discutido por los derechos laborales de los migrantes que levantaron los estadios -la organización acaba de reconocer “entre 400 y 500 muertos- y la situación de minorías como la homosexual.

Junto a las moles de cemento y las luces que alumbran cada uno de los partidos, España también aporta un enjambre de pequeñas y medianas empresas, en algunos casos con experiencias previas en este pequeño país cuya extensión es similar a la de la Región de Murcia y una población de 2,8 millones de habitantes. “De España también procedían los encargados del trabajo geotécnico y algunas de las compañías que se encarga de la limpieza medioambiental, como la retirada del amianto”, detalla el ingeniero.

En el estadio de Al Rayan, uno de sus directores reconoce que la piel de toro ha sido el origen de parte de los materiales empleados en la construcción de unas instalaciones que se ubican en un estadio demolido. “Hemos empleado materiales de revestimiento llegados de España así como pintura para marcar el suelo y las paredes”, desliza a pie de pista, en conversación con este diario. “Lo derribamos porque no cumplía los requisitos pero hemos reutilizado el 80 por ciento del antiguo estadio”, advierte.

Al Rayan se halla a un paso de una de las paradas de metro, también con ADN español y una inversión de 36.000 millones de dólares. Sener, una empresa privada española dedicada a la ingeniería y la tecnología fundada en 1956, ha firmado los diseños de los talleres y cocheras del metro de Doha así como de las estaciones elevadas o la ingeniería del tranvía de Lusail. OHL también participó en un consorcio internacional encargado de la construcción de dos estaciones del metro.

Amplia presencia de empresas españolas

Del aeropuerto a hospitales

En los últimos años las compañías patrias se han adjudicado jugosos contratos para la construcción de grandes infraestructuras del país. Así, Acciona a través de sus distintas unidades de negocio construye dos desaladoras de agua de mar; gestiona hospitales y centros de salud; diseña exposiciones en el Museo de Arte Islámico de Doha u ofrece servicios de consultoría para organismos públicos y privados. Ferrovial, por su parte, gestiona las instalaciones del aeropuerto internacional de Doha, en plena expansión. La operaciones de la multinacional que preside Rafael del Pino incluyen el complejo de la terminal de pasajeros, los salones, el hotel, las tiendas, las zonas VIP, el edificio de catering o las carreteras y accesos. 

Las empresas españolas llevan años instaladas en el país y gozan de buen crédito entre la exigua población local. En su viaje reciente a Qatar para asistir al primer partido de la selección, el rey Felipe VI se reunió con representantes de algunas de las compañías, entre ellas, Acciona, Applus, FCC, Técnicas Reunidas, la propia Sener, LaLiga, SACYR, Iberdrola, Grupo Dani García, Padel Club o Integra Agricultura. 

El boom que representó el Mundial alentó el desembarco de empresas españolas ligadas principalmente a la construcción. “Las infraestructuras necesarias para la celebración del torneo han incluido la construcción de ocho estadios, varios hoteles, carreteras, espacios públicos y otras infraestructuras, por un coste estimado de 200.000 millones de dólares”, indican desde la oficina comercial de España en Doha.

Los responsables de los negocios españoles en Qatar aseguran que “la salida de constructoras e ingenierías españolas del país, así como la importancia de las inversiones de Qatar en grandes empresas españolas -especialmente en los sectores de distribución minorista, prensa, financiero, energético y residencial- están equilibrando la balanza comercial”. España se ubica en el puesto 17 de los proveedores de Qatar, con un 1,7% del total. Más de 3.000 nacionales españoles residen en el país.

España se ubica en el puesto 17 de los proveedores de Qatar, con un 1,7% del total

El comercio entre España y Qatar aumentó en 2019 hasta los 1.308 millones de euros, a pesar de la caída de las exportaciones españolas. En 2020, por las consecuencias del Covid-19, el comercio bilateral se redujo a 742 millones de euros, alcanzando los 365 millones las exportaciones españolas a Qatar y los 377 millones de euros las importaciones desde el país árabe. El año pasado, según las autoridades españolas, se ha registrado una recuperación hacia las cifras previas a la pandemia, con el comercio rozando los 990 millones de euros, con un aumento de las exportaciones de Qatar en más de un 40%, motivadas por las exportaciones de hidrocarburos y el aumento de su valor en plena crisis energética por la guerra en Ucrania.

En su visita de estado a Madrid, el emir de Qatar, el jeque Tamim bin Hamad Al Zani, anunció un auténtico maná de dólares, hasta 5.000 millones (unos 4.700 millones de euros), que circularán directamente hacia el capital de firmas españolas en sectores que Doha, con una de las mayores rentas per cápita del planeta, considera estratégicos. Su estrategia pasa por el impulso de la producción agrícola y ganadera, en aras de la independencia alimentaria; las energías renovables; y la creación de las condiciones climáticas para su crecimiento, un campo en el que España es líder.

Te puede interesar

Comentar ()