Copa Mundial de Fútbol Qatar 2022 Copa Mundial de Fútbol Qatar 2022

Deportes

Argentina se mete en la semifinal gracias a las paradas del Dibu Martínez en los penaltis

Nahuel Molina (2-i) de Argentina celebra un gol con Lionel Messi a Holanda

Nahuel Molina (2-i) de Argentina celebra un gol con Lionel Messi a Holanda EFE

El portero de Argentina, Emiliano ‘Dibu’ Martínez ha metido a Argentina en las semifinales del Mundial de Qatar gracias a dos paradas prodigiosas en la tanda de penaltis. Holanda y Argentina han acudido al desempate desde los 11 metrso después de que los de Van Gaal se hayan repuesto al 0-2 que había conseguido Argentina y han logrado empatar con un doblete de Weghorst, el segundo de ellos en el descuento.

La carrera de Messi por emular a Maradona continúa. El ’10’ ha vuelto a ser derteminante para que su equipo lograse el objetivo con un gol y una asistencia, aunque el nombre que recordarán los argentinos por encima de ninguno en estos cuartos de final será el del Dibu Martínez, que ha detenido dos penaltis en la tanda definitiva.

La tensión en Lusail, también escenario de la gran final, marcó una primera mitad en la que el juego se sucedía en todas las partes del campo menos las áreas. Holanda y Argentina se tanteaban como dos pesos pesados, ya que un golpe en los cuartos de final de un Mundial puede ser definitivo, aunque se produzca a los cinco minutos del partido. La selección europea daba sensación de ser superior a los puntos, sin embargo, Argentina contaba con el comodín, capaz de sacar un directo a la manínbula que noqueara a la Orange. El derechazo no llegó de Messi, que «solo» se limitó a dar una asistencia mágica que Molina redondeó con calidad. Messi dribló a Aké con una finta de cintura, arrancó y cuanto el mundo pensaba en una apertura a la izquierda, el genio de Rosario puso un pase sútil a su derecha para la llegada de Molina, que con un gran control sorteó a Blind y finalizó con la puntera ante la salida de Noppert.

El estadio, abarrotado de argentinos, vibraba con el gol, y Molina, cuyas lágrimas escapaban de sus ojos, se lanzaba emocionado a los brazos de Messi, compañero e ídolo nacional.

El combinado holandés salió del vestuario dispuesto a resquebrajar el entramado táctico argentino, que parecía inquebrantable y con el paso de los minutos se mostraba cada vez más firme. El plan de los de Scaloni pasaba por aguantar y matar la eliminatoria en una salida a la contra. Y así -casi- fue. En una irrupción de Acuña por la izquierda Dumfries cayó en la trampa y cometió un penalti torpe, inapropiado de un encuentro de este calibre. Con 20 minutos por delante Messi no perdonó y batió a Nopper para poner el 0-2. Todo parecía hecho, pero Van Gaal agitó la coctelera y zarandeó a Argentina, algo que hasta ese momento no había sucedido.

La entrada de Weghorst y Luuk de Jong alteró el guion y los balones comenzaron a volar sobre el área del Dibu Martínez. Una de esas pelotas la cazó con suficiencia Weghorst, que cabeceó al fondo de la portería un centro de Berghuis. Argentina confió todas sus posibilidades a un repliegue conjunto en torno a su portería, lo que enterró su victoria dentro de los 90 minutos.

Un error del defensor del Real Betis Germán Pezzella provocó una falta en el balcón del área. El partido estaba en el descuento, las pulsaciones se disparaban y Holanda amenazaba con un lanzamiento directo de su máximo goleador en Qatar, Cody Gakpo. La mano de Van Gaal marcó la diferencia en ese momento. Cuando todos se ponen nerviosos, cuando lo fácil era probr un disparo, la pizarra de Van Gaal entró en juego y Weghorst mandó el partido a la prórroga con un tanto que significaba el 2-2.

Los 30 minutos extra no decidieron nada. Argentina acaparó el dominio del balón y gozó de las ocasiones, la más clara en pies de Enzo Fernández, que estrelló su disparo en el palo. Además, en una secuencia de saques de esquina que tuvo varios intentos de Enzo Fernández y Pezzella, así como un tiro de Lautaro después de una buena maniobra que repelió Noppert. Igual que en el Croacia-Brasil del turno de tarde, el Holanda-Argentina recurrió a los penaltis para decidir cuál de los dos equipos pisaría las semifinales, la Argentina de Messi o la Holanda de Vaan Gal.

La agraciada fue la Argentina de Messi y del Dibu Martínez, que se destacó como el hombre decisivo en la tanda con dos paradas. Todos los lanzadores argentinos excepto Enzo Fernández fueron letales desde los 11 metros. La ventaja conseguida con las dos paradas de Martínez fue demasiado para Holanda, que vio como el lanzamiento de Lautaro certificaba su eliminación del Mundial de Qatar.

Argentina luchará con Croacia por un puesto en la final el próximo martes 13 de diciembre a las 20.00 horas.

Te puede interesar

Comentar ()