Las tres espeleólgas que no salieron de la cueva cántabra de Coventosa a la hora prevista han sido localizadas en buen estado en el interior de la cavidad, de la que saldrán esta tarde. Han sido halladas por el equipo que entró por la boca de Cueto y se espera que estén fuera de la gruta en dos horas y media o tres, ha informado a Europa Press el alcalde de Arredondo, Leoncio Carrascal.

El dispositivo de búsqueda de las tres espeleólogas atrapadas en la cueva de Cueto-Coventosa, en el municipio cántabro de Arredondo, esperaba que el equipo de rescate que está dentro de la cavidad pudiera completar el recorrido en torno al mediodía y dar noticias del estado de las mujeres. De momento, un primer equipo entró por la boca de Coventosa y, tras seis horas, regresó sin encontrar a las espeleólogas, de entre 40 y 50 años y residentes en Cataluña, que se adentraron en la cueva este sábado.

El segundo equipo, que entró a la una de esta madrugada por la boca de Cueto, ha sido el encargado de informar del descubrimiento después de completar el recorrido de la cueva, en lo que espeleológos experimentados tardan unas doce horas, según ha explicado a Efe la técnico de guardia de Protección Civil del Gobierno de Cantabria Carmen Magaña.

Se pararon para ser rescatadas

Las tres espeleólogas se habían desorientado durante el recorrido por la cavidad de 6,7 kilómetros de longitud y se pararon a la espera de ser rescatadas. Así lo ha detallado en rueda de prensa uno de los espeleólogos que ha participado en el operativo de emergencia, José Antonio Santander, quien las ha encontrado «más o menos a mitad del recorrido desorientadas y agotadas por no dormir».

«Intentaron seguir pero no estaban seguras del camino correcto y han hecho bien en detenerse, porque hubiera sido peor continuar sin tener clara la ruta», ha explicado Santander, quien ha asegurado que en su situación él hubiera hecho lo mismo. Y ha asegurado que cuando han llegado los rescatadores, las mujeres se han alegrado de verles y han recibido el «abrigo y comida caliente» que llevaban los espeléologos, entre ellos el propio Santander.

Una vez que han sido localizadas, las tres mujeres, dos vecinas de Barcelona y otra de Castellón, han continuado el camino por su propio pie llevando, incluso, «sus propios petates» con la ayuda de los rescatadores hasta el exterior de la cueva.

La alerta inicial la dio este domingo un compañero de las tres mujeres al ver que no habían recogido los equipos de neopreno que les habían dejado en la entrada de Coventosa, como habían acordado, para que pudiesen atravesar los lagos que hay dentro de la cueva. A partir del aviso, a las diez de la noche se montó un dispositivo de búsqueda formado por tres personas que entraron por la boca de Cueto y otros cuatro expertos que lo hicieron por la de Coventosa.