El Juzgado de lo Penal de Zamora ha condenado a un hombre a nueve meses de prisión y cuatro años de inhabilitación para la tenencia de animales por partirle el cráneo a su perra y arrastrarla de la bola de remolque de su coche aún con vida. La condena ha sido acordada con la Fiscalía tras haber admitido los hechos, que se remontan hasta agosto de 2017.

La asociación Defensa Animal Zamora, que ha ejercido la acusación dentro del procedimiento, ha explicado cómo los hechos fueron destapados por casualidad. Según su relato, dos voluntarias acudían a un aviso en un pueblo de la provincia cuando «se encontraron con un coche que circulaba por delante arrastrando a un perro».

Tal y como revelan desde la asociación, el vehículo se detuvo y de él se bajó un varón que soltó al animal y «lo lanzó a la cuneta de varios metros de profundidad». Acto seguido, las voluntarias llamaron a la Guardia Civil y trataron de recuperar el cuerpo de la perra, «una mastina que aún respiraba» y que presentaba «la cara destrozada».

Tras rescatar al animal de la cuneta, las voluntarias de Defensa Animal Zamora llevaron a la perra a urgencias veterinarias, donde «fue imposible» salvarle la vida «dado que le habían partido el cráneo antes de atarla a la bola del vehículo».

La condena, para la asociación, ha resultado «escasa», aunque sus responsables sí han valorado que «hace unos años, ni si quiera habría sido juzgado». Desde Defensa Animal Zamora, además, han animado a la ciudadanía a «denunciar» los casos de maltrato.